Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Pie de atleta: infección en los pies por hongos

27/05/2010 22:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Causas, incidencia y factores de riesgo.Contagio.Síntomas.Tratamiento.Recomendaciones. Expectativas.Complicaciones.Situaciones que requieren asistencia médica.Prevención

PIE DE ATLETA: INFECCIÓN EN LOS PIES POR HONGOS

Es una infección en los pies provocada por hongos y su denominación médica es tiña podal; puede durar por poco o mucho tiempo y reaparecer después del tratamiento.

Causas, incidencia y factores de riesgo

El cuerpo alberga normalmente una variedad de microorganismos, entre ellos, bacterias y hongos, algunos de los cuales son útiles para el cuerpo; mientras que otros pueden multiplicarse rápidamente, bajo las condiciones apropiadas, y causar infecciones.

El pie de atleta ocurre cuando un tipo particular de hongo crece y se multiplica (especialmente entre los dedos de los pies) o menos comúnmente, en las manos.

De las infecciones micóticas conocidas como infecciones por tiña, el pie de atleta es la más común. Suele presentarse al mismo tiempo que otras infecciones micóticas de la piel, tales como la dermatofitosis (usualmente contagiosa y superficial de pelos y uñas) y la tiña inguinal (afecta los genitales).

Estos hongos proliferan en zonas cálidas y húmedas. El riesgo de desarrollar la afección se incrementa si:

se usa calzado cerrado, especialmente recubierto con plástico;

la humedad en los pies se mantiene durante períodos prolongados;

sudoración abundante;

una lesión menor en las uñas o en la piel.

Contagio

Es contagioso y se transmite por contacto directo o por zapatos, calcetines y superficies de piscinas o duchas.

Síntomas

El área afectada por lo general está roja y con picazón y el síntoma más común es la piel agrietada, en escamas y que se desprende entre los dedos de los pies. Es posible sufrir la sensación de quemadura o picadura y a veces pueden observarse ampollas, supuración o costra.

Además de los dedos de los pies, los síntomas del pie de atleta a menudo se muestran en talones, palmas de las manos y entre los dedos de las manos.

Si el hongo se disemina hacia las uñas, éstas pueden presentar decoloración, engrosamiento e incluso desmoronamiento.

Tratamiento

Se administran medicamentos antimicóticos tópicos de venta libre para controlar la infección, ya sea en polvo o en crema, que usualmente contienen clotrimazol, miconazol o tolnaftato.

Una vez que se resuelve el problema, se debe continuar con la medicación de 1 a 2 semanas –luego de que la infección haya desaparecido- para evitar su recurrencia.

Recomendaciones

Se deben mantener los pies limpios y secos, especialmente entre los dedos.

Lavar bien los pies con jabón y agua y secar el área completamente y con mucho cuidado, al menos dos veces al día.

Usar medias limpias de algodón y cambiarlas, al igual que los zapatos, lo más frecuentemente posible para mantener los pies secos.

El pie de atleta casi siempre responde bien al cuidado personal, aunque es factible que se repita.

Las infecciones crónicas o severas, que no responden al cuidado personal durante 2 a 4 semanas, al igual que el pie de atleta que se reitera a menudo, precisan un tratamiento posterior.

Es factible la receta de medicamentos antimicóticos más fuertes, entre los cuales se hallan: el ketoconazol o terbinafina.

Los antibióticos son necesarios para las infecciones bacterianas secundarias que surgen además del hongo (por ejemplo, por rascarse).

Expectativas

Las infecciones van de leves a severas, persisten o recurren, pero generalmente responden bien al tratamiento, lo que no supone que se requieran medidas preventivas y medicamentos a largo plazo.

Complicaciones

Recurrencia del problema

Infecciones cutáneas bacterianas secundarias como la celulitis

Linfangitis (inflamación de los vasos linfáticos)

Efectos secundarios sistémicos de los medicamentos

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe acudir al médico inmediatamente si:

el pie está hinchado y caliente al tacto, especialmente si tiene líneas rojas, ya que estos son signos de una posible infección bacteriana; otros signos son pus u otro tipo de secreción y fiebre;

la persona padece de diabetes y desarrolla pie de atleta;

si los síntomas no desaparecen dentro de un mes de utilizar medidas de cuidados personales.

Prevención

Se deben seguir estas medidas:

secar completamente los pies después de bañarse o nadar;

usar sandalias u ojotas en los baños y piscinas públicas;

cambiar los calcetines o medias lo más seguido posible para mantener los pies secos; mínimo, diariamente;

utilizar talcos antimicóticos o de secado como medida preventiva, en caso de que la persona sea propensa a este problema, o se exponga de modo constante a áreas en donde se sospecha la presencia de hongos (como los baños públicos);

usar zapatos bien ventilados y preferiblemente hechos de un material natural como el cuero; se recomienda alternar el uso de los zapatos a diario, de tal manera que cada par se puede secar completamente mientras se usan otros;

evitar los calzados con revestimiento de plástico.

Fuentes:

Habif, TP. Clinical Dermatology. 4th ed. St. Louis: Mosby; 2004.

Long SS, Pickering LK, Prober CG, eds. Principles and Practice of Pediatric Infectious Diseases. 2nd ed. New York, NY: Elsevier,


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
5961
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.