Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecuabuzos escriba una noticia?

El pez leòn me ataco

09/02/2011 21:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Vaya susto el mío, y mire hacia un lado y luego al otro, y nadie se había percatado de lo ocurrido, estábamos tan solo a 12 metros de profundidad ya que era el primer buceo de la excursión, y apenas habíamos empezado la excursión

HISTORIA DE BUCEADORES

(Experiencias que te pueden salvar la vida)

Archivo No. 3: El Pez Leòn

El pez león (Pterois volitans) es un pez de arrecife original del Indo-Pacifico que por alguna razón no establecida claramente llego al mar Caribe para quedarse. Hay muchas especulaciones con respecto a su llegada, desde que fue traído hacia algún acuario como una especie exótica y que debido a un huracán termino en el mar, o que fue introducido a propósito por personajes que habiendo perdido su comercialización, irresponsablemente lo enviaron al mar. Lo cierto es que esta aquí y al no tener predadores naturales, y el hecho de que los potenciales predadores no lo han identificado como presa, se han reproducido incontrolablemente convirtiéndose en el archienemigo número uno de los buceadores recreativos del Caribe.

Objetivamente es un pez muy hermoso, con sus bandas negras y blancas que se asemejan a una cebra o en una fase naranja, es ideal para fotos durante excursiones subacuáticas. Cuenta con aletas caudales y dorsales que lo asemejan a un pequeño pavo real, especialmente cuando las abre para aparentar mayor tamaño e impresionar a los intrusos o quizás sea un despliegue territorial o sexual aun no bien explicado. Los extremos de estas aletas tienen terminaciones parecidas a las agujas quirúrgicas, y en las que alojan el veneno utilizado para protegerse de potenciales enemigos. Quizás su carnavalesco semblante muy similar a las garatas brasileñas simplemente nos advierten de su potencial peligro.

Se dice que los mero guasa y morenas verdes son sus potenciales predadores; pero como en la zona el animalito es una nueva especie, no lo han identificado como presa potencial, o tal vez sea simplemente que la sobrepesca del mero, y la ausencia hoy en día de suficientes especímenes grandes que sean capaces de engullirlos no hay un control seminatural. Hay buceadores que se atreven a decir que la morena verde los atrapa y traga, envenenándose ella mismo y muriendo; de allí que el número de ellas se esté reduciendo y en las cavernas donde antes ellas reinaban, hoy haya un nuevo rey.

No son pocos en el Caribe los interesados en controlar esta amenaza. Algunos lo apodan pacman; ya que está muy quieto y de repente comienza a comer todo lo que se le aparece en el camino como larvitas, y peces jóvenes del arrecife, desplazando muchas especies que podrían comenzar a escasear creando otros problemas ecológicos como el crecimiento excesivo de las algas de los corales.

Ya se han probado algunos métodos de erradicación, sin embargo el mar es tan extenso y relativamente los esfuerzos conservacionistas son tan pequeños. En Utilla se ha desarrollado pequeños arpones para su caza, y se promueve su consumo por medio de posters educativos que incluyen instrucciones específicas para su preparación. En Taganga, Caribe Colombiano se incentivaba la captura por medio de un pago de alrededor de 6 dólares por pez, y que era patrocinado por una universidad local.

Entre las formas de captura se encuentra la recolección de individuos a través de una bolsa plástica transparente, la cual debe ser lo suficientemente grande para poder atraparlos. Este método y otros se encuentran publicados en el internet en YouTube. Estos videos lo hacen parecer como una tarea muy fácil. La realidad es que el león es muy astuto y no se deja atrapar fácilmente. Cuando el animal se siente acorralado n una actitud defensiva abre sus aletas en actitud desafiante y se lanza unos pocos centímetros hacia adelante para inyectar su veneno y de desanimar al buceador.

Trabajando en Taganga para un centro de buceo local, empecé a analizar los métodos para la erradicación de este bicolor pez intruso. La primera técnica elegida fue la de la bolsa plástica, por su sencillez aparente. Se lo probó en la isla Aguja, y en diferentes sitios de buceo, pero siempre se necesitó la ayuda de otro buceador para obligar a los peces a ingresar a la bolsa.

Cuando el animal se siente acorralado n una actitud defensiva abre sus aletas en actitud desafiante y se lanza unos pocos centímetros hacia adelante para inyectar su veneno y de desanimar al buceador

Al principio estuve muy entusiasmado y contento por estar apoyando a la conservación del lugar. En el Parque Natural Tayrona específicamente en Gayraca, la playa del amor se convierte en el escenario d muchos Safaris de Buceo. De allí para la Roca del Ahorcado, La piedra del Toro, El Barrilete, Barlovento o la Punta de Ash, hay mucha cercanía y por esto el gusto de los extranjeros que visitan la zona y disfrutan de estos tours ofrecidos por empresas como Calipso Dive School.

En mi último safari que incluiría a 15 buceadores divididos como de costumbre en grupos de acuerdo a su experiencia y nivel de buceo. Los principiantes desde la orilla o enaguas pocos profundas se dedicaron a trabajar sus habilidades de buceo; mientras tanto los avanzados se dedicarían a sus inmersiones en sitios un poquito más complicados en cuento a las condiciones. Allí estaba a cargo de un grupo de seis buzos colombianos, mientras Omar quien era otro compañero instructor se hacía cargo de los alumnos de advanced open water.

Ambos grupos saltamos juntos en Barlovento y nos dedicamos a recorrer el sitio de buceo, pero mi entusiasmo me traiciono, ya que había colocado una funda plástica en el bolsillo de mi chaleco o mejor dicho mi compensador de flotabilidad, y mientras recorría el lugar decidí atrapar un pececillo. El ejemplar era el más grande que había visto, y la bolsa era relativamente pequeña, mientras que los buceadores estaban encantado observado las maravillas del arrecife, estaba yo enfocado el en pez león.

En el afán verde me arriesgué en solitario a acorralar a mi ejemplar, el cual me enfrento y a pesar de mis inútiles intentos no se dejaba atrapar, y al contrario me miraba de frente y abriendo sus aletas caudales y y dorsales en momentos avanzaba hacia adelante. Contaba con mi bolsita plástica y unos guantes de neopreno de 5mm desgastados; y decidí lanzarme con la bolsita hacia el predador, el mismo que cual toro envistiendo al torero me pincho la mano. El dolor fue fuerte ya que una espina había atravesado el guante y alcanzó mi dedo anular. El guante había hecho su trabajo de protección pero fue insuficiente para detener la picadura.

Vaya susto el mío, y mire hacia un lado y luego al otro, y nadie se había percatado de lo ocurrido, estábamos tan solo a 12 metros de profundidad ya que era el primer buceo de la excursión, y apenas habíamos empezado la excursión. La cabeza me daba vuelta llena de pensamientos “carajo la Cage” y “ahora me voy a accidentar en esta inmersión” “me muero”. Discretamente guarde la funda plástica y a me presionaba la mano con fuerza evitando que el veneno se propague por el resto del cuerpo. Esperando por síntomas continúe la inmersión, y tratando de no descender demasiado me puse a buscar el otro grupo, el cual me tomo unos minutos en alcanzarlo.

Cuando me encontré con Omar escribí un mensaje en mi pizarra “pilas que un hijo de p…. pez león me pico en la mano”, mientras que no me quedaba más que morder el bocado de mi regulador con fuerza y lamentarme por mi impertinencia. Continuamos la inmersión, y terminé con un dolor agudo en medio cuerpo, y como que se me adormitaba el brazo y la pierna. De inmediato nos dirigimos al campamento, el dedo estaba súper hinchado. Puse la mano en agua caliente y durante las siguientes dos horas el dolor y la hinchazón cedieron.

Hoy en día trabajo con una pequeña vara y una maya; con cuidado se acorrala el pez y se lo coloca dentro. Hay que tener cuidado con su manipulación, y transporte hasta la embarcación. Día a día recuerdo lo ocurrido y trato de ser más cauto y no realizar el trabajo mientras estoy realizando una excursión y lo recomendable seria realizarlo al final de la inmersión o dedicarse solo a su captura.

En Utilla se ha desarrollado pequeños arpones para su caza, y se promueve su consumo por medio de posters educativos que incluyen instrucciones específicas para su preparación


Sobre esta noticia

Autor:
Ecuabuzos (5 noticias)
Visitas:
6244
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.