Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Prensa Libre Valenciana escriba una noticia?

El petróleo, eje de una disputa de muy alto nivel

28/10/2010 16:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Pese a que año tras año la producción mundial de petróleo viene incrementándose entre 1 y 2% anual (y la de gas natural al 3%), no ha habido prácticamente descubrimientos importantes de petróleo en los últimos veinte años en ninguna región del mundo

Ricardo Osvaldo Rufino mir1959@live.com.ar

La prensa internacional, particularmente la que responde a los grandes poderes económicos, ha estado ocultando “cuidadosamente” la novena visita oficial del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a la República Islámica de Irán, que se está concretando en estos momentos y donde conjuntamente con su par Mahmud Ahmadineyad intentan estrechar y ampliar la creciente relación bilateral.

Ambos mandatarios coinciden en considerar a esta relación de alto valor estratégico, y pretenden que la misma se consolide como una especie de punta de lanza de lo que denominan el “eje antiimperialista”.

Ahora bien, un análisis responsable de la cuestión no puede prescindir del siguiente interrogante: ¿qué es lo que la prensa internacional está encubriendo?

Las escasas informaciones conocidas aseveran que, durante esta visita del mandatario sudamericano, se prevé la formación de una sociedad conjunta entre ambos países para el transporte marítimo de crudo, que permitirá a Venezuela vender más de medio millón de barriles de petróleo en Europa y Asia. Asimismo, en el encuentro se planteará la posibilidad de que Caracas invierta en el yacimiento petrolífero de "South Pars", considerado el más rico del mundo, y del que las grandes multinacionales se han retirado debido a las sanciones que pesan sobre Irán por su programa nuclear.

Ubiquemos el tema en perspectiva: así observa la situación el economista y periodista Walter Graciano en su obra “Nadie vio matrix”: “Pese a que año tras año la producción mundial de petróleo viene incrementándose entre 1 y 2% anual (y la de gas natural al 3%), y aumenta la eficiencia en el uso de ambos, no ha habido prácticamente descubrimientos importantes de petróleo en los últimos veinte años en ninguna región del mundo, excepto la cuenca de Santos, en Brasil. De esta manera, aunque la producción continua ampliándose en el Golfo Pérsico, ha comenzado a descender en una vasta cantidad de países. En medio de esta situación, el principal perjudicado es Estados Unidos, que tocó su techo de producción en 1970 y hoy importa cerca del 65% de todo el petróleo que consume. Se estima que ese porcentaje deberá seguir subiendo año tras año hasta llegar al 100 por ciento”.

Esta afirmación desmiente rotundamente la opinión de numerosos analistas especialistas en temas energéticos, que señalan que todo el problema se reduce a la falta de inversión en áreas clave de la exploración petrolera, en busca de nuevos yacimientos. Gracias a las prestaciones de la tecnología moderna, ahora se sabe que una vasta mayoría de la superficie mundial no cuenta ya con reservas aptas para la explotación. Sencillamente no existen. De aquí en adelante, entonces, viviremos un preocupante problema energético. Estamos hablando de petróleo y gas: el 75% de la energía que hoy se utiliza en el orbe.

Consciente de esta realidad, el sector dominante de los Estados Unidos (liderado por los magnates del petróleo) ha mostrado un virulento afán por apropiarse del centro de la escena en el escenario internacional del mundo petrolero. Su interés, sus acciones, en pos de intervenir o amenazar a países donde se sabe, a ciencia cierta, que hay “oro negro”, no representa entonces una casualidad. A mi criterio, Irán y Venezuela, totalmente percatados de esta intención estadounidense consistente en apoderarse de estos recursos esenciales para el movimiento productivo del planeta, pergeñan ahora la estrategia de conformar una especie de polo de poder alternativo. “Unidos somos más fuertes, más fuertes podremos estar en condiciones de enfrentar con mayor posibilidad el ánimo hegemónico de Estados Unidos”. Esa es la idea rectora que los moviliza. Esa aspiración de la República Islámica de Irán y Venezuela (legítima desde el punto de vista de la defensa de los intereses en el ajedrez mundial) es lo que intentan ocultarnos los medios de comunicación que responden al gran poder internacional que, como se sabe, tiene su sede en el “Gran país del Norte” y sucursales en otros sitios de la aldea global.


Sobre esta noticia

Autor:
Prensa Libre Valenciana (108 noticias)
Visitas:
2874
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.