Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Los perros de rescate que trabajan en Nepal perseguían el rastro de vida y olfateaban la muerte

07/05/2015 11:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Varios equipos de todo el mundo acudieron a Nepal con los perros de rescate de diversas razas. Tenían asignadas zonas según directrices de las Naciones Unidas hicieron una labor difícil de describir

Al aeropuerto de Katmandú han llegado en las semanas posteriors al terremoto equipos de rescate de todo el mundo. Grupos de salvamento de Noruega, Malasia, Singapur o Bélgica son algunos de los últimos que se han instalado en el campo que Naciones Unidas, a través del On-Site Operations Coordination Centre (OSOCC), tiene ubicado en una explanada junto a la pista de aterrizaje.

Entre ellos se encuentra el K-9 de Creixell, una ONG de rescate sita en Cataluña con miembros españoles, portugueses y brasileños. El equipo es sencillo: cinco voluntarios y cinco perros. Han llegado ultimamente a la capital nepalí aunque algunos de los animales se ha extraviado en el tránsito en Estambul, donde se encuentra a salvo.

David Mercadé, que lidera el grupo, no paraba quieto. Quería empezar ya, consciente de que, cuando se trata de rescates, cada minuto cuenta. Y desde su llegada, después de que se abrió la tierra en Nepal, han pasado ya muchos minutos. Demasiados, cuentan los menos optimistas. Los de Creixell esperan inquietos a que desde el OSOCC les destinen una zona y si no lo hacen, irán a buscarla por su cuenta.

El trabajo del equipo lo explica Nuno Vieira. "Nosotros marcamos los puntos que huelen los perros". Unos caninos persiguen el rastro de vida y otros olfatean la muerte. "Es muy importante que el perro aprenda a distinguir la diferencia de esos dos olores". Si hay vida, hay ladrido. Si se ha llegado demasiado tarde, el perro raspará para indicar el lugar. Así lo han hecho en 13 terremotos por todo el mundo, como el de Turquía en 2011 o el de Pakistán en 2013.Y ahora le toca el Nepal

No saben cuánta gente han salvado porque después de marcar siguen su camino. "El olor puede venir de varios metros bajo los escombros y excavar puede tardar horas", cuenta Nuno, que anda preocupado últimamente porque su perro, Koi, no come bien. Los del K-9 de Creixell se coordinan con otros equipos de rescate o con el Ejército para que vayan detrás cavando en las indicaciones.

Los ladridos son la señal de que un enterrado alienta vida. Si no la hay el perro raspará en la tierra húmeda

Gorkha, el epicentro

Los equipos de rescate están siendo destinados a zonas remotas, incluso fuera del valle central, una vez Katmandú vuelva poco a poco a la normalidad. Muchos se dirigen a Gorkha, al oeste de la capital, donde el seísmo causó estragos. La iniciativa la lleva el Ejército nepalí. El uso de helicópteros militares y privados está agilizando los rescates, pero todavía hay muchas zonas a las que nadie ha accedido y sus habitantes están desesperados.

En la capital, muchos comercios han abierto hoy y el tráfico es fluido en las calles, volviendo a una rutina que empezó hace días. Usar el claxon vuelve a ser una forma de vida en esta ciudad. Pero el precio de los bienes básicos, como los alimentos, se está encareciendo rápidamente.

Las réplicas del seísmo parece que se atenuando pero miles continúan viviendo bajo las carpas en plena calle o en los soportales de los edificios

A primera hora de la mañana, la policía  tuvo un enfrentamiento con grupos de nepalíes que querían abandonar la ciudad. Miles de personas esperaban antes del amanecer para coger autobuses que las autoridades les habían prometido. Pero, según contaron testigos a los medios, los vehículos no aparecieron, lo que condujo a la ira colectiva.

En el segundo día de luto nacional, la cifra de muertos oficial se acerca a los 8.000. Naciones Unidas calcula que 8.000 personas resultaron heridas y unos ocho millones se han visto afectados por el seísmo. Las organizaciones que trabajan sobre el terreno coinciden en señalar que el verdadero reto es llegar a las zonas más inaccesibles, las que ahora mismo sufren las peores condiciones post-terremoto.

Precisamente, el grupo de voluntarios Bomberos Sin Fronteras ha partido esta mañana hacia Gorkha desde Katmandú. Son 12 miembros, la mayoría andaluces, y dos perros. Los 14 tienen un único propósito: encontrar vida bajo los escombros.

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1593 noticias)
Visitas:
4969
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.