Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Los perros ecólogos, un cambio de oficio en pro de los biólogos y la fauna salvaje

22/02/2011 18:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los rastreadores iban tras los alijos de drogas y los criminales. Hoy son los mejores ayudantes de los biólogos y los animales en vías de extinción

Maggie, un Labrador negro, era una perra de caza. Ahora serpentea a través de los pastos en una pradera verde profunda, levantado de vez en cuando su nariz olfateando el aire. Por último, ha logrado su objetivo: los restos de excrementos de un lince.

Maggie ha sido entrenada como perro de detección, en la organización “Perros de Trabajo para la Conservación”, una entidad sin fines de lucro que proporciona canes perros para la investigación y gestión de la fauna silvestre. Se ha vuelto ecólogo.

Estos caninos se están convirtiendo en herramienta indispensable para los biólogos de acuerdo con Aimee Hurtado, directora asociada y co-fundadora del “Grupo de Trabajo para la Conservación”, con sede en Three Forks, Montana (EEUU).

"Si alguien en el mundo estaba empleando perros para esta labor y de esta manera, yo lo hubiera sabido.", afirma Hurtado. Pero la verdad que al perro, hasta ahora se le dedicaba a perseguir alijos de droga, explosivos, tareas de rescate, rastros de criminales. O para la caza. Nada más.

En los últimos años, sin embargo, ha surgido el perro ecológico. Ha habido tantos nuevos proyectos de conservación de la naturaleza en la década y a nadie se le había pasado pora la imaginación que el perro era, en realidad, el mejor ecólogo. Hurtado no puede hacer un seguimiento de todos los que hay en su entorno. Su organización de perros para otros trabajos y sus guías ya se han reciclado para ayudar sólo a los investigadores de campo a partir del 2012.

"Los perros tienen un sentido fenomenal del olfato", explicó Sam Wasser, director del Centro de Biología de la Conservación en la Universidad de Washington en Seattle.

"Los perros son capaces de ayudarnos a encontrar estos objetivos ecológicos con mucho menos trabajo para los biólogos", dijo Reed.

Perros-scat de detección pueden ser entrenados para localizar prácticamente cualquier tipo de estiércol.

"Ahora estamos utilizando [la técnica] en una variedad muy amplia de especies", dijo Wasser, incluyendo pumas, jaguares, armadillos, zorros, e incluso ballenas.

Por las pistas dejadas por todos los animales y gracias al ADN, muchos canes asilvestrados o dedicados a la caza son más útiles al hombre que antes

Durante cuatro años, Wasser ha tenido perros de detección a bordo de barcos en Puget Sound para ayudarle a encontrar excrementos de la ballena asesina. Anteriormente, el perro seguiría a una sola ballena a la vez, ahora sigue a varias. El seguimiento de cerca a los animales in situ se hace con el fin de que los residuos no se hundan antes en el océano. Sin embargo, dijo que el perseguir a las ballenas tan cerca es estresante como dar caza a todos los animales. Con los perros, Wasser puede hacer un seguimiento de las ballenas y detectar múltiples muestras fecales a más de un kilómetro de distancia.

"A menudo, cuando estamos fuera de muestreo no vemos al animal en absoluto", agregó Wasser. "no se puede reducir a números la cantidad de tensión que uno pone en cada animal."

Scat no es lo único para enumerar en que se emplean los perros de detección de la vida silvestre. Los perros por ejemplo han sido entrenados para olfatear las capas regurgitadas manchadas por búhos después de sus comidas, así como de muchos animales en peligro de extinción o plantas invasoras. Ningún animal vivo escapa a su hocico. Caninos de “Perros de Trabajo para la Conservación” recientemente viajaron a Hawai para ayudar a la búsqueda de caracoles terrestres no nativos e invasores que los conservacionistas estaban tratando de erradicar, dijo Hurtado.

Si los perros están en busca de scat, caracoles, o las malas hierbas invasoras, el proceso de formación del perro es el mismo. “Vida Silvestre” recluta los perros de detección y los suele tener que rescatar de refugios, jaulas o perreras, aunque luego resulte que no todos sirven. Por su reciente estudio, Reed reunió cerca de 300 perros asilvestrados, pero sólo “Maggie” dio, al final, la talla. Hurtado observa que la elección de los perros de detección debe estar enfocada, en que tengan gran energía, y estén deseosos de complacer a su amo. Pero, sobre todo, deben estar obsesionados con su juguete favorito que es la búsqueda y después de localizar algo que sirva al biólogo de turno. Al final el perro espera ser recompensado.

El proceso de formación puede llevar tres o cuatro meses. Una vez que los perros están al tanto de las bases, pueden ser entrenados para localizar los olores específicos para diversos proyectos.

Ellos aprenden a reconocer el olor muy rápido una vez que conocen el juego", dijo Hurtado.

"Para los perros, dijo Reed, todo lo que hacen es realmente un juego. Aunque según los investigadores, los caninos toman en serio la conservación.

Ha trabajado con perros detectores de rastros de animales desde 1997.

Wasser dijo que el scat, por ejemplo, contiene un gran acervo de información genética. Los científicos pueden identificar a un animal en particular mediante la extracción de ADN de una muestra de estiércol. Los investigadores son capaces de utilizar esa información para realizar un seguimiento de la salud y el rango de cada miembro de una población.

Los excrementos de animales también contienen hormonas que revelan detalles de la salud nutricional del animal, estado reproductivo, e incluso el funcionamiento de su sistema inmunológico. En muchos casos, el scat incluso contiene rastros de toxinas que puede tener el animal que ha sido expuesto a alguien o algo en su entorno. Y tener una idea de éste.

"Todo esto es una muestra de [scat]", dijo Wasser. El poder de este método es algo extraordinario”.

Sin embargo, con el fin de recoger toda esa información, lo primero es encontrar restos de estiércol. Los perros, poseen un olfato de gran alcance. Son mucho mejores en la localización de excrementos que los humanos, que confían sólo en sus ojos, dijo Sarah Reed, la investigadora de la Universidad de Colorado y la “Wildlife Conservation Society”. Reed y Hurtado publicaron un estudio de perros de detección de vida silvestre en la última edición del Diario de Manejo de Wildlife.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1227 noticias)
Visitas:
11140
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.