Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Kire Simons escriba una noticia?

Perlas Discográficas. "Younger Than Yesterday" The Byrds. Columbia (1967)

20/01/2011 18:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El álbum que pasó a la historia por consagrar a McGuinn, Crosby, Hillman y Clark como una potente banda a nivel mundial. Aunque no obtuvo el triunfo comercial de público que sí obtuvo en críticas en su día

Después de dos años de triunfo en las listas mundiales con sencillos como Mr Tambourine Man (1965), Turn Turn Turn! (1965) ó Eight Miles High (1966) -extraídos de los respectivos albums editados durante ese período-, la banda californiana The Byrds tenía la difícil misión de mantener el prestigio obtenido con un nuevo trabajo en el nuevo año 1967.

Gene Clark, que había sido el principal compositor del grupo durante los dos primeros años de éxito de The Byrds, dejó la formación poco antes de la publicación del LP Fifth Dimension en el verano de 1966. El miedo a los vuelos y la extrema timidez que padecía Clark, le alejaron finalmente de un proyecto pop ya mundialmente famoso, con compromisos para actuaciones en cada rincón del globo. Los cuatro miembros restantes: los guitarristas Roger McGuinn y David Corsby; el bajista Chris Hillman; y el batería Michael Clarke tenían la difícil tarea de empezar de cero y reinventarse como formación pop, asimilando las nuevas tendencias en la música y lidiar con los altibajos que suponen encajar el éxito mundial y mentalizarse de hacer lo posible por no bajarse de ese carro.

Año 1967, temporada musicalmente dorada por excelencia. Año de explosión de grupos como The Doors (que triunfaban con su primer álbum y el sencillo “Light My Fire”), The Jimi Hendrix Experience, que hizo furor también con su primer trabajo “Are You Experienced?”; Love, con el inolvidable “Forever Changes” o el Buffalo Springfield de Neil Young y Stephen Stills con su “Buffalo Springfield Again”. A esta avalancha de artistas locales hay que sumarle todos los grupos ingleses responsables de la “British Invasion” en los Estados Unidos, como The Who, The Kinks, The Hollies y, por supuesto, The Beatles y su Sgt Peppers´ Lonely Hearts Club Band: el mayor éxito en el conocido como “verano del amor”.

En una época en la que, como explicamos en el anterior apartado, la competencia en el seno del panorama pop era descomunal, allí estaban McGuinn y compañía dispuestos a conservar el buen nombre que se habían forjado The Byrds con sus tres primeros discos de larga duración: Mr Tambourine Man (primavera de 1965), Turn Turn Turn! (diciembre de 1965) y Fifth Dimension (julio de 1966). Dos años (65-66) de trabajo continuado en los que demostraron una gran productividad musical, sin contar las interminables giras, que les llevaron a rodar por todo el mundo. A lo que sigue la marcha de Clark, que deja la batuta del grupo a la pareja McGuinn-Crosby; dos personalidades destinadas a chocar, lo que ocurriría a finales del 67 de forma irreversible. Mas este tema lo trataremos más tarde. Había, en consecuencia, un agotamiento físico y mental considerable. Era necesario, sin embargo, encontrar tiempo y energías para reponerse y estar a la altura de las circunstancias. Y esto The Byrds lo sabían bien. No les faltaba la ambición, y conocían la importancia del grupo para el rock estadounidense y mundial. Ellos habían inventado el folk-rock de la mano de Bob Dylan y estaban dispuestos a mantener su estatus de mejor banda norteamericana del momento.

Talento y ganas no faltaban. Sobraban las ideas y la sed de innovación y experimentación. Estamos en plena euforia de la psicodelia, y The Byrds ya habían aportado su granito de arena con “Eight Miles High”, considerada, dicho sea de paso, la primera canción psicodélica por excelencia, o por lo menos de manera oficial. Vetada de muchas emisoras internacionalmente –aunque sobre todo en Estados Unidos- por sus supuestas referencias a drogas alucinógenas de la época, como el célebre LSD. Aunque esto último sería desmentido por los propios Byrds durante la promoción del LP Fifth Dimension en verano de 1966, alegando que el tema estaba inspirado en el vuelo de la banda a Inglaterra para iniciar su primera gira por tierras británicas.

Finalmente, y tan ávidos de trabajo fresco y calentito como presionados por la compañía discográfica, The Byrds se encerraron en los estudios de Columbia el 28 de noviembre de 1966. El proceso de grabación duró un total de 11 días. La última toma de la última pista tuvo lugar el 8 de diciembre. Como novedad destacable, cabe resaltar la emergente vena compositora del bajista Chris Hillman, aportando cuatro temas y medio al nuevo disco. Al mismo tiempo, terminaba de explotar creativamente un David Crosby pletórico, más experimental que nunca, acompañado de un innovador McGuinn, que perfeccionaría su técnica instrumental con la famosa Rickenbaker de doce cuerdas, que ya lo había convertido en uno de los mejores guitarristas del mundo. Todo ello sumado a una canción escrita por Bob Dylan, daría como resultado el álbum Younger Than Yesterday, la última creación de The Byrds.

McGuinn aportó, como decimos, innovación y lucidez musical al nuevo trabajo del grupo. Fue responsable de la cara A del primer sencillo extraído del álbum: “So You Want To Be A Rock´n´Roll Star”; la pieza que a su vez abre el long-play y que actúa así como toma de contacto en la escucha del mismo. Co-escrita por Hillman, de este tema destaca su bajo vibrante, cercano a los ritmos indúes y al estilo de la cítara (o sitar) del gurú Ravi Shankar. Una estructura amena y contundente, en cuya parte central además figura la colaboración instrumental de Hugh Masekela, con su inconfundible trompeta.

De pronto nos encontramos con “Have You Seen Her Face”; una auténtica ráfaga de aire fresco, cuya fuerza y vigor genuinamente veraniego nos sitúan en primera línea de playa en Malibú. La guitarra solista de McGuinn luce en todo su esplendor en este temazo que bien pudo haber sido el hit estival del momento en la costa oeste americana. No lo sería, sin embargo, para decepción de Hillman y compañía.

Seguidamente escuchamos “CTA-102”, un original experimento de McGuinn y Hillman cercano a las inquietudes del primero sobre el espacio exterior y la astronomía. La cuarta pista es nada menos que “Renaissance Fair”, firmada por Crosby-McGuinn. Un tema onírico y surrealista, compuesto por Crosby durante el año 1962, tras asistir a un acto cultural renacentista; de lo mejor del disco. Combina perfectamente las guitarras y una brillante línea de bajo de Hillman, que enfatiza el feeling que transmite la canción.

Llega el quinto tema del disco: “Time Between”, donde Chris Hillman se explaya transformando la primera letra que escribió en toda su vida (fue en los tiempos de formación de bluegrass). De nuevo nos trae frescura con una desenfadada melodía country-pop. Aquí colabora por primera vez Clarence White a la guitarra solista. White, que se convertiría en Byrd aproximadamente año y medio más tarde, dejaba su primera impronta en el grupo con esta aportación instrumental.

Entonces arribamos al sexto tema, el que cierra la cara A del álbum: “Everybody´s Been Burned”. Otra aportación de David Crosby. Un elegante y oscuro ejercício que bien puede ser imaginado en una película de cine negro, con una nueva gran línea de bajo a cargo del señor Hillman y un solo de guitarra de lujo de McGuinn. Esto por supuesto liderado por la aterciopelada y fogosa voz de Crosby, que bien recuerda a una de esas cantantes de cabaret de algún club nocturno de Chicago. “Everybody´s” fue cara B del sencillo “So You Want To Be a Rock´n´Roll Star”.

Se abre la cara B de Younger Than Yesterday con el torbellino “Thoughts And Words”, de Hillman. Conceptualmente, muy en la línea del anterior tema. Una canción sobre amor tormentoso y tragedia, caos y falta de comunicación. Justo lo que les ocurría a The Byrds en aquella época. Las tensiones en el seno del grupo eran cada vez mayores. Si no había suficiente con el tira y afloja entre McGuinn y Crosby por la supremacía creativa en The Byrds, de pronto llega Chris Hillman e invade el nuevo álbum de la banda con composiciones suyas. Y si hay un tema en Younger Than Yesterday que refleje fielmente este caos en el corazón de la banda, esa es “Thoughts and Words”; un tema psicodélico, con un bajo turbulento y unas guitarras cargadas de loops obra de Roger McGuinn. Una perla. Y para muchos: la mejor canción de Christopher Hillman en toda su trayectoria con The Byrds.

Avanzamos hacia el ecuador final del disco. Y topamos de bruces con una curiosa pieza: “Mind Gardens”. Escrita por David Crosby, en la parte instrumental sólo encontramos una guitarra acústica con distorsiones y continuados loops como los que escuchásemos en Thoughts And Words. En cuanto a la letra, se trata de Crosby metido de lleno en un experimento de imagineria surreal, sumido por completo en la psicodelia y lo que ésta aportaba: alucinación y escapismo.

Vuelve la luz sobre la densidad de una atmósfera a ratos cargada. Esta vez para mostrarnos la única versión en Younger Than Yesterday de un tema de Bob Dylan: “My Back Pages”. Como diría McGuinn en 1967: “Es una canción sobre la sabiduría que se adquiere gracias a la experiencia”. Un tema cristalino e incluso un tanto pueril que, da la impresión, traslada al grupo a la infancia, en busca de la fantasía y la imaginación perdidas en la edad adulta. “My Back Pages” fue el segundo sencillo extraído de este álbum.

Torna en la décima canción un tema del cándido Chris Hillman. “The Girl With No Name” aúna el surrealismo metafórico de la época psicodélica –la chica sin nombre- con un desenfadado country and western que hace regresar a Hillman a sus raíces country. Ésta, junto a “Time Between”, supondrían el debut de la fusión del pop-rock con el country. Una fusión de la que, de nuevo, The Byrds serían protagonistas y en gran parte responsables.

Younger Than Yesterday quedará para la historia como uno de los mejores discos de pop-rock de los sesenta, pese a no gozar en su tiempo de todo el favor del público

Cerramos Younger Than Yesterday con “Why”. La que fuera en su momento cara B de “Eight Miles High”, fue en realidad grabada con la intención de ser publicada como integrante del anterior álbum: 5D ó Fifth Dimension, de 1966, como antes citamos. Muchos consideran la original “Why” del single “Eight Miles High” como una versión superior a la editada para Younger Than Yesterday, dada la mayor espontaneidad y visceralidad de la primera. Estimamos que, en realidad, ambas versiones lucen diferentes atractivos, y que, si bien la versión del single es más espontánea, la nueva edición aporta mayor limpieza y exactitud instrumental.

Y hablamos ahora de una canción que quedó fuera ó “outtake”, como “It Happens Each Day”, otra brillante balada marca Crosby, que bien pudiera haber suplido a “EveryBody´s Been Burned” en el álbum, aunque The Byrds consideraron a la segunda como superior. No se equivocaron, aunque “It Happens” viene a ser una demostración más del creciente poderío compositor de Dave Crosby.

Con este plantel, Younger Than Yesterday es publicado el 6 de febrero de 1967 en Estados Unidos, mientras en Gran Bretaña se editaría un mes más tarde. En el Billboard americano, el nuevo álbum de The Byrds llegaría al puesto 24 en las listas, mientras que solamente alcanzaría el Top 37 en el mercado británico. Muchos se preguntarán qué pasó para que un álbum tan notable como éste pasase tan desapercibido en el panorama pop del momento.

Y Columbia lo intentó todo. Editó, como adelanto al disco grande, el sencillo “So You Want To Be A Rock´n´Roll Star / Everybody´s Been Burned” el 9 de enero del 67, obteniendo el puesto 29 en el Billboard. Sin embargo, el single fracasó en las listas británicas, lo que no le dio un gran mercado, por consiguiente, en el resto de Europa.

La discográfica volvía a la carga en Marzo de 1967 con el sencillo “My Back Pages / Renaissance Fair”. Este nuevo 45rpm volvería a ocupar el Top 30 de las listas estadounidenses, pero, desafortunadamente pinchó en Reino Unido, en cuyas listas, como el caso anterior, tampoco entró.

The Byrds se empezaban a preocupar. Veían a su alrededor el triunfo de The Doors, Love, Buffalo Springfield, The Beatles, Jimi Hendrix, etc. Y empezaron a pensar que, probablemente, habían pasado a un segundo plano en el panorama pop norteamericano. No estaban equivocados. Realmente, un trabajo tan excepcional como Younger Than Yesterday, quedaría oscurecido por “The Doors” (enero de 1967), Sgt Peppers Lonely Hearts Club Band, de The Beatles (Junio 1967), “Are You Experienced” de Jimi Hendrix Experience (Mayo-Agosto 1967) “Forever Changes” (octubre de 1967), entre otros. Reconocer este dato es de sabios. Aunque puede doler de algún modo dejar en la historia un brillante trabajo y pasar desapercibido en vida, como pasaría con Van Gough y algunos otros a lo largo de los tiempos. Al final, en definitiva, unos acaban copando las listas, y otros cayendo en el olvido de la atención pública.

Y esto fue lo que les ocurrió a McGuinn y compañía. 1967 les acogió con un gran trabajo en los estudios de grabación. Pero esta vez no estaban solos. La avalancha de nuevos talentos los enterró en cierto punto. Pero siempre quedó un fiel público y un fijo número de fans que acompañarían a The Byrds hasta el fin de su trayectoria en 1973.

Volviendo al esquema de publicación de singles, a “My Back Pages” le seguiría, a finales de mayo de 1967 el nuevo sencillo: “Have You Seen Her Face / Don´t Make Waves”. Un disco pequeño repleto, como antes mencionáramos, de frescura estival. La cara B, además, es un tema que, aunque resultón, no deja de ser una buena cara B; al igual que la cara principal, un tema energético y comercial. Hablamos de “Don´t Make Waves”, canción que formaría parte de la banda sonora de la película con el mismo nombre en 1967.

Si los dos anteriores singles pincharon en Gran Bretaña, Columbia-CBS decidió directamente no publicar el sencillo “Have You Seen Her Face” en Reino Unido, temiendo un nuevo fracaso comercial de un 45 revoluciones de The Byrds. Si bien, el nuevo sencillo llegó al Top 74 en el Billboard, el desinterés meramente comercial por los discos pequeños de the Byrds, había desaparecido, aparentemente, incluso ya en Estados Unidos. Aunque, insistimos, The Byrds siempre obtuvieron buenos resultados y ventas de sus long-plays, conservando siempre fiel a su púplico más devoto.

Tras el reciente batacazo, esta vez de “Have You Seen Her Face”, The Byrds se sentaron y llegaron a la conclusión de la necesidad de publicar nuevo material para no perder el interés de sus fans y de los que lo comenzaron siendo en 1965. Esta vez intentaron, mediante un nuevo sencillo, re-captar la atención del gran público.

El nuevo single no fue otro que “Lady Friend / Old John Robertson”. La cara A, de David Crosby, una potentísima canción en la que el grupo puso todas sus esperanzas de reencontrarse con el éxito de ventas en 45 rpm. No menos potente, aunque sí más serena, fue “Old John Robertson”, un tema psico-country and western, obra de Hillman-McGuinn, que sería publicado en el siguiente disco grande de The Byrds: The Notorious Byrd Brothers en 1968, aunque eso ya es otra historia. Sí cabe mencionar que este sencillo es el eslavón que une Younger Than Yesterday y la última etapa de Crosby en The Byrds y 1968, ya sin Crosby y con un concepto diferente de banda: más un proyecto adulto de estudio de grabación que una banda de rock compitiendo por lo más alto en las listas de éxitos.

“Lady Friend”, publicado el día 13 de julio de 1967, tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña, volvió hacer naufragar a The Byrds, quienes por esas fechas, y dando una pobre imagen como banda en directo en el famoso Festival de Monterrey, que tuvo lugar del 16 al 18 de junio inaugurando el llamado “summer of love”.

Lamentablemente, el amor y la paz no acompañaron en exceso a The Byrds, cuyos nuevos líderes Roger McGuinn y Chris Hillman, expulsaron al impulsivo y explosivo David Crosby de la banda, lo que ocurriría en octubre de 1967, en plena grabación del que vendría a ser el nuevo disco de la banda, mencionado en el anterior párrafo. The Notorious Byrds Brothers fue el disco de transición entre los primeros y los nuevos Byrds, con la voz y la composición de Crosby en la mitad de los temas.

Muchos achacan la no inclusión de “Triad” un gran medio tiempo, escrito por Crosby, sobre la libertad sexual y en pro del “menage a trois”, que McGuinn y Hillman no entendieron y que por tanto excluyeron del álbum Notorious. Esto terminó por hacer estallar a Crosby, quien rompería sus lazos con la banda inmediatamente después de este conflicto.

En conclusión, y pese a todos los altibajos naturales, Younger Than Yesterday quedará para la historia como uno de los mejores discos de los sesenta, pese a no gozar en su tiempo de todo el favor del público. No ha caído en el olvido y permanece en nuestra memoria como una obra maestra más de ese gran y pionero conjunto estadounidense llamado The Byrds, una banda influyente en bandas modernas como R.E.M., entre otros muchos.

En una época en la que la competencia musical era descomunal, The Byrds estaban dispuestos a mantener su estatus de mejor banda norteamericana del momento


Sobre esta noticia

Autor:
Kire Simons (11 noticias)
Visitas:
6219
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.