Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Kire Simons escriba una noticia?

Perlas Discográficas. "Revolver" The Beatles (EMI/Parlophone) 1966

16/02/2011 08:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los entresijos de una de las joyas del mejor grupo de la historia del rock

portada imagen

Poco, muy poco, puede decirse de The Beatles, la mejor banda de toda la historia del rock, que no se sepa ya.

Sin embargo, menos se conoce sobre el período de creación de uno de los mejores álbumes que los cuatro de Liverpool grabaron en los estudios de Abbey Road allá por la primavera de 1966. Sería publicado, finalmente, el 30 de agosto de ese mismo año ante la expectación de los enfervorecidos fans. Se divulga este nuevo álbum en un período de experimentación que comenzó durante la preparación en otoño del 65 del anterior trabajo: Rubber Soul.

Como se ha comentado en numerosas ocasiones, para la elaboración de Rubber Soul planearon sobre The Beatles influencias del folk y del novedoso movimiento de folk-rock estadounidense. Hablamos, cómo no, de Bob Dylan y sus letras con contenido político-social, y por otra parte, de The Byrds y la electrificación oficial de la música folk como tal. Sobre John Lennon, en concreto, notamos ese influjo en temas como Norwegian Wood ó The Word, temas que se desmarcan de la clásica temática chico-chica al uso hasta entonces en los sesenta. En George Harrison comprobamos, con el tema If I Needed Someone, una clara influencia del tema The Bells of Rhymney, del álbum Mr Tambourine Man (verano 1965) the The Byrds.

Es de este modo como se llega a 1966. Con una obra maestra como Rubber Soul en la cima de las listas mundiales y el éxito también, a ambos lados del Atlántico, del sencillo Day Tripper / We Can Work It Out, una auténtica revolución en el panorama pop-rock, sobre todo por el riff de guitarra de Day Tripper, muy influyente en el rock inmediatamente posterior a la publicación de este 45 rpm y a lo largo de las siguientes décadas.

beatles

The Beatles atravesaban, así pues, un momento de efervescencia y florecimiento creativo importante. Una experimentación en la que además mucho tendría que ver la droga LSD, muy de moda en aquellos años. Los “viajes” de ácido serían directamente responsables de temazos como Tomorrow Never Knows ó Rain, de John Lennon, por ejemplo.

La etapa de preparación de Revolver, como terminó llamándose esta obra maestra del pop, coincidía, curiosamente con la decisión que The Beatles adoptaron de dejar a un lado las actuaciones en directo para concentrarse por entero en las grabaciones en el estudio de grabación. Esto era debido, por una parte, a que los de Liverpool no escuchaban nada en sus actuaciones cuando tocaban, debido a los gritos de las exaltadas fans. Por otro lado, The Beatles tenían un indudable creciente interés por explotar al máximo la magia de los laboratorios de sonido, ya más modernos y equipados. Todo ello combinado con el artesano George Martin, curtido en mil batallas como productor en los míticos estudios de Abbey Road.

paperback video

De este modo Lennon, McCartney, Harrison y Starr comenzaron, a partir de marzo de 1966, a jugar en los estudios de Londres entre gira y gira.

De esas sesiones saldrían las primeras demos de las catorce perlas que vertebrarían el esqueleto de esa fiera, llamada Revolver. Una joya decorada con la maravilla de portada obra del alemán Klaus Voormann, amigo de The Beatles desde los tiempos de las actuaciones en Hamburgo. Y también las fotografías internas tomadas por Robert Whitaker, cuya instantánea se sitúa en la parte trasera del vinilo, junto a los títulos de crédito del reverso del cartón que cubriría el vinilo.

paperback writer

Y es precisamente esa portada loca, ese collage de Voormann la que The Beatles eligieron. Precisamente porque ésta y no la que propuso el propio retratista Whitaker, captaba el loco y efervescente “feeling” de las canciones y del período inventivo que atravesaban los cuatro magníficos.

Esas sesiones de grabación comienzan a germinar en las primeras canciones. Dos de ellas se convertirían en el primer single de la banda en el nuevo año 1966: Paperback Writer / Rain.

Grabado entre el 13 y el 16 de abril de 1966, el sencillo Paperback Writer supuso el undécimo 45 rpm de la banda inglesa, y fue número uno durante un par de semanas en Gran Bretaña y en Estados Unidos, entre otros muchos países.

De este disco pequeño destacan las nuevas técnicas empleadas en ambos temas. El llamado “Automatic Transient Overload Control” era un novedoso elemento de estudio que servía para aumentar el volumen en la grabación de las canciones. Se dice que fueron The Beatles, con este sencillo, los primeros en la historia en emplear tal herramienta logística. También destacan el uso de overdubs y loops que se comenzaban a emplear en el ya principio del movimiento de la psicodelia, procedimiento que consistía en reproducir sonidos grabados al revés, en aumentar y disminuir la velocidad de reproducción de las voces, etc. En todo ello, sin duda, The Beatles fueron pioneros.

beatles

También es notorio el bajo Rickenbacker empleado por Paul McCartney a fin de obtener un sonido más subido de tono. Sin lugar a dudas una línea de bajo brillante en ambos temas, melódica, rítmica y juguetona. Posteriormente gente como Paul Weller (fan consumado de McCartney) adoptarían este estilo de tocar el bajo. ¿Quién no recuerda el tema de los Jam “Start!”, por ejemplo?

Y no debemos olvidarnos de la batería de Ringo Starr en “Rain”. Una de sus mejores interpretaciones, sin paliativos, con unos redobles memorables. Tampoco nos hemos de olvidar de los coros utilizados en ambas canciones, en un intento de emular el estilo de los californianos Beach Boys y su glorioso álbum Pet Sounds.

Editado el 30 de mayo de 1966 en Estados Unidos y el 10 de junio en Gran Bretaña, Paperback Writer /Rain era publicado dos meses y medio antes que el gran álbum que se gestaba, precisamente durante aquella época.

Y vendría el sencillo de adelanto del nuevo monstruo: Revolver. El nuevo disco pequeño fue: Eleanor Rigby / Yellow Submarine.

eleanor

En este nuevo single destaca la imaginería en las letras. En el caso del primer tema, (se trata de una doble cara A, con lo que no hay cara B) Eleanor Rigby, Paul McCartney se inspira en un viejo cura ermitaño de una pequeña parroquia. Una gran aportación creativa, acompañada de una inolvidable sección de cuerda que recuerda al Bernard Hermann de Psicosis. Fue Hermann, de hecho, en este caso, una inspiración para el productor y arreglista George Martin.

En cuanto a Yellow Submarine, la melodía inocente e infantil a la que se remite Paul a la hora de definir la canción, es atribuida por otros a las drogas. Y es que, el yellow submarine era, en efecto, una droga al uso en aquel periodo. Este último dato ha sido desmentido por McCartney, principal compositor del tema.

The Beatles, hasta su separación en 1970, seguirían siempre evolucionando, regalándonos nueva magia. Cada disco era una novedad

Pulgar levantado

Tanto Eleanor Rigby como Yellow Submarine formarían parte del nuevo LP Revolver. No se hizo lo mismo con sus antecesoras Paperback Writer y Rain, pues se consideraba este anterior single como un trabajo con identidad propia. Lo que vino después de Paperback Writer sí que entró a considerarse “período Revolver”, de modo que estas dos últimas serían incluídas en el álbum grande.

El nuevo sencillo fue número uno en Reino Unido. No lo sería en Estados Unidos, pero sí entró, cómo no, en las listas de éxitos del Billboard americano.

Y Revolver se abre al fin con Taxman, temazo firmado por George Harrison, aunque se ha dicho en muchas ocasiones que Lennon aportó algún verso a la composición.

A realzar en esta apertura el de nuevo inspiradísimo y rítmico bajo de McCartney. Por supuesto también despuntan las dos guitarras, la rítmica en caso de Lennon y la solista por parte de George Harrison. Taxman es una canción que satiriza el desmesurado, desde el punto de vista del propio Harrison, cobro de impuestos a las estrellas del rock.

Eleanor Rigby es el segundo tema de Revolver, que prosigue con la taciturna pero brillante I´m Only Sleeping, inspirada en el hartazgo de las giras por parte de The Beatles. En este caso Lennon hace un llamamiento al descanso, a la inactividad. A destacar nuevamente el bajo de Paul, que nos dedica otra brillante ejecución instrumental.

Love You Too es el cuarto tema del disco. Aquí entra Harrison de lleno con sus cítaras indias y con una letra de trasfondo espiritual y filosófico. A este tema tan místico le sigue Here, There and Everywhere, de McCartney. Una loable balada que recuerda a la aclamada Michelle de Rubber Soul, también obra de Paul. Resaltamos aquí el brillante solo de guitarra de Harrison, que evoca a la perfección ese sentimiento de nostalgia y añoranza por la persona amada.

A Here There And Everywhere le sigue Yellow Submarine, tras la que She Said She Said se encarga de cerrar la cara A de Revolver. She Said She Said es un memorable tema lennoniano que, de nuevo, nos remite al LSD. Esta vez inspirada en una loca fiesta en la que The Beatles compartieron con The Byrds y demás personalidades de la escena californiana confidencias, excentricidades, poesía, y multitud de chicas que se colaban por la ventana aquella mansión de Beverly Hills… El resto lo dejamos a la imaginación del lector.

oldies but

La cara B de Revolver comienza con el esperanzador Good Day Sunshine. Una pieza que, inspirada en el Daydream de Lovin´Spoonful. Una depurada producción, una brillante voz de Paul y un igualmente exquisito piano interpretado por George Martin.

Con And Your Bird Can Sing llega la que fuera banda sonora de la serie de dibujos animados de The Beatles “The Beatles Cartoons”. Una canción con letra al uso, repudiada por Lennon, su autor original: “Fue otro de mis desechos compositivos. Uno de esos temas que escribes por llenar una hoja en blanco y pasar el tiempo” dijo al paso de los años. Sin embargo, no nos parece, para nada, un mal tema. Además está brillantemente instrumentalizado. A destacar la guitarra solista de Harrison.

For No One, el octavo tema de Revolver, llama la atención por la trompa que interpreta al final de la canción, el músico británico Alan Civil. Es un tema escrito, como el propio autor original McCartney reveló en su tiempo, en el cuarto de baño de una estación de Ski en los Alpes suizos. La canción trataba sobre una discusión de pareja. Musicalmente tenemos clavicordio, piano y bajo interpretados por el propio Paul. Una canción de enorme factura.

Doctor Robert está inspirada en una cena a la que Lennon y Harrison asistieron acompañados de sus respectivas esposas entonces: Cynthia y Patty. Acudieron invitados por un médico amigo de The Beatles. Aquí, presumiblemente, estos dos Beatles prueban el ácido por primera vez. Por lo visto, el amigo doctor sirvió el café no sin antes verter en las tazas una pequeña cantidad de LSD, con la que todos los comensales “viajaron” a gusto tras escuchar, de boca del anfitrión: “Os recomiendo que no os vayáis ahora”. Y así, en principio, es como experimentan con una sustancia que, en aquel entonces, no era ilegal.

revolver sessions

El siguiente tema es I Want To Tell You, escrita por George Harrison. En ella notorio es, sobre todo, el riff de guitarra tocada por el propio Harrison al principio de la canción.

Got To Get You Into My Life es una de los memorables piezas de Revolver. Representada al más estilo motown. EN 1976 fue publicada en los Estados Unidos a fin de promocionar el recopilatorio Rock ´n´Roll Music, compuesto por diferentes temas, en clave rockera, de The Beatles. De nuevo trompas souleras, y McCartney haciendo gala de una de sus mejores interpretaciones vocales.

Y, por último, el gran final. El tema más controvertido de Revolver: Tomorrow Never Knows incluye, en resumidas cuentas, una gran multitud de sonidos reproducidos al revés gracias a un gran sistema tecnológico que los ingenieros de los estudios de Abbey Road administraron con sapiencia. Así, entre George Martin y Geoff Emerick reunieron todo lo necesario para que este tema de corte surrealista-filosófico quedase tan niquelado como unos brillantes zapatos de piel. Aquí se da el uso de, entre otros, el Melotrón, y un sinfín de aparatos y artilugios que reproducen fielmente el estado psicodélico de este tema. Una auténtica virguería musical. La letra, por otro lado, encierra diversos apartados del Libro Tibetano de Los Muertos, según Lennon declaró años más tarde de la publicación de Revolver. El título de la canción fue una coletilla más de Ringo: “Mañana nunca se sabe”, respondió Starkey a un periodista en 1966. Aquello le resultó a John tan divertido, que terminó cambiando el título inicial “Mark I” por Tomorrow Never Knows.

Y así continuarían The Beatles, hasta su separación en 1970. Seguirían siempre evolucionando, regalándonos nueva magia. Cada disco era algo totalmente nuevo. Desde el primer disco: Please Please Me hasta el último: Let It Be.

lennon maca

Siempre se habla del gran Sgt Pepper´s Lonely Hearts Club Band (EMI/Parlophone) 1967, como el mejor álbum de The Beatles. Pues bien, nos parece un tanto injusto, teniendo sobre la mesa discos tan memorables como este mismo Revolver, que pasará a la historia de los anales de la música rock como uno de sus mejores obras y de los mayores logros musicales, en clave pop, del siglo XX, así como de los discos más influyentes de todos los tiempos.

The Beatles adoptaron la decisión de dejar a un lado las actuaciones en directo para concentrarse por entero en el trabajo en los estudios de grabación


Sobre esta noticia

Autor:
Kire Simons (11 noticias)
Visitas:
14640
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.