×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

MiseshisMiembro desde: 14/06/17

Miseshis

http://www.miseshispano.org/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    4.418.333
  • Publicadas
    2.069
  • Puntos
    0
Veces compartidas
266
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
12/06/2020

image

imageDesde principios de año, la crisis del coronavirus ha monopolizado la cobertura de las noticias hasta el punto de que muchas historias y acontecimientos muy importantes no fueron informados o fueron ignorados por completo. Un ejemplo de ello fue el sorprendente fallo del Tribunal Constitucional alemán a principios de mayo , que impugnó las acciones y el mandato del Banco Central Europeo (BCE).

En esencia, la decisión del tribunal dejó claro que el programa de expansión cuantitativa (QE) del BCE no respetaba el «principio de proporcionalidad», abusando del mandato del BCE, mientras que el gobierno alemán no impugnó las políticas del banco como debería haberlo hecho. El fallo también mencionó los efectos secundarios del programa y de la dirección de la política general del BCE, como la penalización de los ahorradores y pensionistas. Como se resaltó en la decisión oficial, «el BCE no logra el necesario equilibrio entre el objetivo de la política monetaria y los efectos de la política económica que se derivan del programa. Por lo tanto, las decisiones en cuestión... exceden el mandato de política monetaria del BCE». Como resultado, el tribunal emitió un ultimátum y pidió directamente al Bundesbank que cumpliera con su fallo y por lo tanto dejara de comprar bonos del gobierno bajo el programa de QE del BCE en los próximos tres meses.

Aunque el fallo del tribunal alemán no tuvo nada que ver con esta última ola de facilitación e impresión de dinero desencadenada por la crisis del coronavirus, su momento pone la situación actual en una perspectiva diferente.

Esta crisis ha servido como una especie de «día del juicio». Ha revelado los innumerables fracasos, la incompetencia y el desorden en el centro mismo de la mayoría de las instituciones, no sólo en Europa, sino en todo el mundo. A las naciones más descentralizadas les fue relativamente mejor que a las que tenían un alto grado de centralización, siendo estas últimas, lamentablemente, la mayoría. En las naciones más centralizadas la falta de coherencia y de un liderazgo claro, los mensajes contradictorios, los fracasos de la asistencia sanitaria pública que cuestan innumerables vidas y las decisiones políticas que cuestan millones de sus empleos y medios de vida, todo ello expone los defectos de la centralización y la falta de fiabilidad tanto de los gobiernos nacionales como de las organizaciones internacionales. Y esa es sólo la primera ola de desastres, los que se ven y se sienten inmediatamente. Hay consecuencias y secuelas aún más graves en la tramitación, de las que la mayoría de los ciudadanos ni siquiera se han dado cuenta todavía, como el inevitable colapso de los sistemas de bienestar social y las bombas de tiempo de la deuda en la mayoría de las principales economías.

Concretamente en la UE, las deficiencias morales, los juegos de poder de poca tiempo, la hipocresía y el pánico absoluto de los dirigentes del bloque quedaron al descubierto para que todos los vieran. Toda esa charla de amistad y cooperación entre las naciones europeas, todos los discursos sobre la «solidaridad» y la gran familia europea, resultaron ser instantáneamente superficiales cuando esta unión perfecta se enfrentó a la amenaza de los COVID. Los envíos de suministros médicos destinados a una nación fueron incautados en tránsito por su vecino, las drogas fueron acaparadas, las fronteras fueron cerradas, el comercio fue congelado. El primer miembro de la «familia», el más afectado, se quedó sin ayuda y estuvo indefenso durante semanas. El primer paquete de rescate de la Unión Europea, destinado a ayudar a mantener la economía viva ante el cierre forzoso, se retrasó por el comercio político, mientras que industrias enteras fueron diezmadas y millones de personas quedaron sin empleo.

La magnitud del desastre económico sólo ahora está empezando a aclararse, y el futuro parece sombrío incluso sin que se hayan comprendido y contabilizado todavía todos los riesgos. Se prevé que el deterioro y la recesión económica que acaba de comenzar sean comparables o posiblemente peores que los de la Gran Depresión, y también podría durar más tiempo. Según las cifras de Eurostat, la economía de la zona euro ya ha experimentado el declive más pronunciado de su historia, mientras que se prevé que el desarrollo de la recesión sea mucho peor que la última crisis. Es poco probable que las «curas» que funcionaron antes detengan este tsunami, mientras que los niveles de gasto sin precedentes que vemos ahora en la mayoría de los estados miembros no son sostenibles. Los «controles de emergencia» y las protecciones de los trabajadores no pueden quedarse para siempre. No a menos que se formalicen y normalicen como vimos en España, donde se está introduciendo un esquema de ingresos básicos, el primero en Europa, que el gobierno español espera que de hecho «se quede para siempre». Esto, por supuesto, no es una «solución», sino simplemente la nacionalización de la economía. La planificación central, la redistribución de los ingresos y la absorción del sector privado por parte del Estado son el núcleo de varios esfuerzos e ideas de «rescate» que se están impulsando en este momento, y sabemos a dónde conduce realmente este camino. Si los innumerables ejemplos históricos no bastan para demostrar los resultados inevitables e ineludibles de estas políticas, basta con mirar a la China contemporánea.

Fuente.

Más comentadas de Miseshis

4.000 años de controles de precios

4.000 años de controles de precios

[Artículo de Newsweek del 21 de marzo de 1949 y reimpreso en Business Tides: The Newsweek Era of Henry Hazlitt] Se acaban de traducir tablillas, que se dice que son 200 años más antiguas que el código babilonio de Hammurabi, que demuestran que el antiguo reino de Eshnunna tenía control de salarios y 07/05/2018

1877: Cuando Estados Unidos no tenía prisa por pagar al ejército

En medio del cierre de 2018-2019, los miembros activos de la Guardia Costera de los EE. UU. no recibieron el sueldo a tiempo. Avergonzado, el almirante Karl Schultz, comandante de la Guardia Costera de los EE. UU 07/03/2019

1918: La Guerra Total llega a Europa

1918: La Guerra Total llega a Europa

En el frente occidental, hace cien años, se estaba llevando a cabo una campaña furiosa y decisiva. La gran ofensiva de primavera alemana, a menudo y con razón llamada ofensiva Ludendorff, estaba en el proceso de lanzar cerca de tres millones de tropas de combate contra las líneas aliadas 03/06/2018

El Q1 del 2020 del Banco Nacional Suizo: 94.000 millones de dólares en acciones de los EEUU

El Q1 del 2020 del Banco Nacional Suizo: 94.000 millones de dólares en acciones de los EEUU

¿Sabías que el banco central de Suiza, llamado Banco Nacional Suizo (BNS), es propietario de aproximadamente 94.000 millones de dólares de acciones estadounidenses que cotizan en bolsa, como Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google? Su mayor participación es en Apple, con más de 4 16/05/2020

¿A que se oponen los libertarios?

¿A que se oponen los libertarios?

Los libertarios rechazan la idea de que la sociedad es un fin en si mismo, separado de los individuos que la forman. Rechazan la doctrina de que los individuos son meras células dentro de un gran organismo social. Los libertarios rechazan la idea de que hemos nacido en deuda con nuestros vecinos 04/02/2018

Mostrando: 1-5 de 2.068