×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

MiseshisMiembro desde: 14/06/17

Miseshis

http://www.miseshispano.org/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    4.418.333
  • Publicadas
    2.069
  • Puntos
    0
Veces compartidas
266
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
12/06/2020

image

imageDesde principios de año, la crisis del coronavirus ha monopolizado la cobertura de las noticias hasta el punto de que muchas historias y acontecimientos muy importantes no fueron informados o fueron ignorados por completo. Un ejemplo de ello fue el sorprendente fallo del Tribunal Constitucional alemán a principios de mayo , que impugnó las acciones y el mandato del Banco Central Europeo (BCE).

En esencia, la decisión del tribunal dejó claro que el programa de expansión cuantitativa (QE) del BCE no respetaba el «principio de proporcionalidad», abusando del mandato del BCE, mientras que el gobierno alemán no impugnó las políticas del banco como debería haberlo hecho. El fallo también mencionó los efectos secundarios del programa y de la dirección de la política general del BCE, como la penalización de los ahorradores y pensionistas. Como se resaltó en la decisión oficial, «el BCE no logra el necesario equilibrio entre el objetivo de la política monetaria y los efectos de la política económica que se derivan del programa. Por lo tanto, las decisiones en cuestión... exceden el mandato de política monetaria del BCE». Como resultado, el tribunal emitió un ultimátum y pidió directamente al Bundesbank que cumpliera con su fallo y por lo tanto dejara de comprar bonos del gobierno bajo el programa de QE del BCE en los próximos tres meses.

Aunque el fallo del tribunal alemán no tuvo nada que ver con esta última ola de facilitación e impresión de dinero desencadenada por la crisis del coronavirus, su momento pone la situación actual en una perspectiva diferente.

Esta crisis ha servido como una especie de «día del juicio». Ha revelado los innumerables fracasos, la incompetencia y el desorden en el centro mismo de la mayoría de las instituciones, no sólo en Europa, sino en todo el mundo. A las naciones más descentralizadas les fue relativamente mejor que a las que tenían un alto grado de centralización, siendo estas últimas, lamentablemente, la mayoría. En las naciones más centralizadas la falta de coherencia y de un liderazgo claro, los mensajes contradictorios, los fracasos de la asistencia sanitaria pública que cuestan innumerables vidas y las decisiones políticas que cuestan millones de sus empleos y medios de vida, todo ello expone los defectos de la centralización y la falta de fiabilidad tanto de los gobiernos nacionales como de las organizaciones internacionales. Y esa es sólo la primera ola de desastres, los que se ven y se sienten inmediatamente. Hay consecuencias y secuelas aún más graves en la tramitación, de las que la mayoría de los ciudadanos ni siquiera se han dado cuenta todavía, como el inevitable colapso de los sistemas de bienestar social y las bombas de tiempo de la deuda en la mayoría de las principales economías.

Concretamente en la UE, las deficiencias morales, los juegos de poder de poca tiempo, la hipocresía y el pánico absoluto de los dirigentes del bloque quedaron al descubierto para que todos los vieran. Toda esa charla de amistad y cooperación entre las naciones europeas, todos los discursos sobre la «solidaridad» y la gran familia europea, resultaron ser instantáneamente superficiales cuando esta unión perfecta se enfrentó a la amenaza de los COVID. Los envíos de suministros médicos destinados a una nación fueron incautados en tránsito por su vecino, las drogas fueron acaparadas, las fronteras fueron cerradas, el comercio fue congelado. El primer miembro de la «familia», el más afectado, se quedó sin ayuda y estuvo indefenso durante semanas. El primer paquete de rescate de la Unión Europea, destinado a ayudar a mantener la economía viva ante el cierre forzoso, se retrasó por el comercio político, mientras que industrias enteras fueron diezmadas y millones de personas quedaron sin empleo.

La magnitud del desastre económico sólo ahora está empezando a aclararse, y el futuro parece sombrío incluso sin que se hayan comprendido y contabilizado todavía todos los riesgos. Se prevé que el deterioro y la recesión económica que acaba de comenzar sean comparables o posiblemente peores que los de la Gran Depresión, y también podría durar más tiempo. Según las cifras de Eurostat, la economía de la zona euro ya ha experimentado el declive más pronunciado de su historia, mientras que se prevé que el desarrollo de la recesión sea mucho peor que la última crisis. Es poco probable que las «curas» que funcionaron antes detengan este tsunami, mientras que los niveles de gasto sin precedentes que vemos ahora en la mayoría de los estados miembros no son sostenibles. Los «controles de emergencia» y las protecciones de los trabajadores no pueden quedarse para siempre. No a menos que se formalicen y normalicen como vimos en España, donde se está introduciendo un esquema de ingresos básicos, el primero en Europa, que el gobierno español espera que de hecho «se quede para siempre». Esto, por supuesto, no es una «solución», sino simplemente la nacionalización de la economía. La planificación central, la redistribución de los ingresos y la absorción del sector privado por parte del Estado son el núcleo de varios esfuerzos e ideas de «rescate» que se están impulsando en este momento, y sabemos a dónde conduce realmente este camino. Si los innumerables ejemplos históricos no bastan para demostrar los resultados inevitables e ineludibles de estas políticas, basta con mirar a la China contemporánea.

Fuente.

Más antiguas de Miseshis

Viena versus Chicago

Viena versus Chicago

Probablemente no hay dos corrientes de economía más cercanas y a la vez más distintas que la escuela de Chicago y la escuela austriaca de economía 12/06/2017

El sexo y el estado

El sexo y el estado

[Publicado originalmente en The Free Market 16, nº 6 (junio de 1998)] Bill Clinton lleva disfrutando desde hace tiempo del apoyo de feministas eminentes 13/06/2017

Francisco olvida el legado libertario de la Iglesia

Francisco olvida el legado libertario de la Iglesia

Bueno, es algo muy relevante cuando el Papa ataca al libertarismo por su nombre. Es aún más interesante cuando mi editor en idioma español cree que el Papa, en un documento académico, estaba atacando un lenguaje que uso yo en lo particular, por implicación, aunque sin citarlo específicamente 13/06/2017

La economía, el libre mercado, el medio ambiente y la sostenibilidad

La economía, el libre mercado, el medio ambiente y la sostenibilidad

El Master in Environmental Economics de la Escuela de Negocios UFM se apoya en el principio de que el desarrollo económico, basado en los principios de libre mercado, no sólo puede coexistir con el medioambiente, sino que representa la mejor garantía para su conservación y mejora 14/06/2017

No es racista buscar una 'salida'

No es racista buscar una 'salida'

La neoreacción, alternativamente llamada la Ilustración Oscura, es un movimiento intelectual único, centrado en algunos blogs que promueven un paquete enorme de reformas sociales 14/06/2017

Mostrando: 1-5 de 2.068