×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Melva AndradeMiembro desde: 16/11/16

Melva Andrade
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    791
  • Publicadas
    1
  • Puntos
    0
Veces compartidas
0
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
16/11/2016

Por: Lorena E. Vargas, Melva Andrade ¿Qué significan en realidad esos “rayones” que vemos en cada muro nuestra ciudad?

 

Actualmente, para nosotros, ver graffitis en la calle parece algo  “normal", incluso, podría decirse que ya se ha convertido en parte de la cultura mexicana. Sin embargo, ¿por qué lo consideramos así?, ¿Qué significan en realidad esos “rayones” que vemos en cada muro nuestra ciudad?

Primero, de acuerdo a la RAE la palabra graffiti se define como: “la firma, texto o composición pictórica realizada generalmente sin autorización en lugares públicos, sobre una pared u otra superficie resistente” (RAE, 2016).

Pero, ¿cómo llegó a México? Según un artículo publicado en la revista La Política de Veracruz en 2010, encontramos que el graffiti empezó a popularizarse en Tijuana aproximadamente en los años 80’s ya que al ser una ciudad que cuenta con un flujo constante de personas y de información, es más fácil la sinergia de culturas, en este caso de mexicanos y americanos (Chipéz, 2010).

A la Ciudad de México el “Street Art” inició dentro de los edificios multifamiliares al norte de la ciudad y en las líneas del metro. Se desarrolló sobre todo en los alrededores de la capital y, debido a la crisis económica y movimiento de la población, se empezaron a crear las pandillas, con quienes se dio una primera oleada de grafiteros. En un principio el graffiti era territorial, pintaban solo en sus barrios apropiándose así de ellos, era una forma de marcar o delimitar su área, comprometiéndose a no pintar barrios de otras pandillas, ya que  esto era considerado una falta de respeto y/o una provocación, lo que podía llevar a un altercado entre ambos grupos callejeros.

Actualmente existen varias pandillas dentro de la ciudad y, a través de estudios constantes, se han logrado identificar ciertos factores en común que indican si el graffiti fue creado por una pandilla, e incluso por cúal específicamente, o si fue simplemente por una persona que quería experimentar la adrenalina.

¿Cómo se identifican a las pandillas?

1. Las letras y el diseño. Si el graffiti consiste en símbolos y si utiliza más de un solo color de pintura, es muy poco probable que esté relacionado con una pandilla.

2. Los números en el graffiti como 13 o 14, por lo general significan la presencia de una banda hispana. M es la letra número 13 en el alfabeto, y representa ya sea a México o "La Eme", la mafia mexicana. El número 14 representa la letra N y significa "Norte"o "norteño". Los números de tres dígitos, 031 o 021, son identificadores comunes para los “Bloods”. (SSP, s.f)

3. Dos números precedidos de N, S, E o W (norte, sur, este u oeste), representan las direcciones territoriales u orientación de la banda.. Sin embargo, si el graffiti cuenta con letras tachadas o una serie de números seguidos de una "K”, significa matar, como una amenaza de una banda rival.

4. A y N están en todas partes y son utilizadas por casi todas las bandas sin importar su estatus y poder.

5. En la ciudad de México hay bastantes “crews”, algunos de ellos y de los más reconocidos son: BICE, BOER, EKLA, FICOR, entre otros. (SSP, s.f)

El instrumento básico para realizar los graffitis es el aerosol y existen un sin número de estilos como:

Estilo New York: Letras muy juntas, torcidas ligeramente hacia la izquierda y terminadas en punta.

Estilo París: Letras amplias y separadas, llegan a dar una sensación de soltura.

Burbujas: Letras redondeadas dando la impresión de estar infladas.

3D: Letras en perspectiva.

Wildstyle: Letras con trazos agresivos configurados en formas difíciles de leer y donde se entremezclan distintos trazos, dando una sensación caótica.

En nuestro país, los jóvenes se encuentran inmersos en diferentes grupos juveniles con los que comparten ideas, formas de vestir, gusto por la cultura, el arte, la música, la ciencia, etc. De acuerdo con el censo más reciente del INEGI (2010), hay un total de 29, 706, 560 jóvenes de 15 a 29 años; la mayoría de ellos se encuentran viviendo en el Estado de México (4, 065, 382) y en el D.F. (2, 203, 472). Hacer graffiti o ser graffitero no está directamente vinculado con desigualdad o marginalidad, por lo que algunos jóvenes utilizan el graffiti como un medio de expresión, como una práctica comunicacional o medio de socialización para plasmar ideas y descontentos, tanto individuales como colectivos. (SSP, s.f). La problemática que genera este fenómeno social se debe principalmente a las conductas transgresoras de los jóvenes, ya que estas manifestaciones son percibidas por las personas como conductas vandálicas o ligadas a la delincuencia, lo que muchas veces provoca miedo e inseguridad en la población.

Los jóvenes que realizan graffiti, encuentran en él una forma de expresar lo que sienten, lo que creen que es correcto, sus demandas y reclamos hacia la sociedad. Más que un rayón en la pared, para muchos jóvenes el graffiti representa un proceso de significación e interacción con el mundo que al ser consumado no representa para ellos ni delito ni crimen (Solís, 2001).

En la ciudad de México, desde el año 2007 la SSP del D.F, ha organizado a través de su unidad antigraffiti, un mega concurso de graffiti a nivel nacional, donde pueden participar los jóvenes y demostrar su talento al exponer su obra ante un gran número de personas además de que pueden ganar dinero en efectivo si su graffiti es uno de los mejores (SSP, s.f).

 

 

 

Este usuario no tiene más noticias