×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Josefasuarez350Miembro desde: 10/03/18

Josefasuarez350
62
Posición en el Ranking
7
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    718.246
  • Publicadas
    97
  • Puntos
    64
Veces compartidas
179
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 3d

En “La Conexión especial”, Miriam, en sus recuerdos, destaca su cariño y cercanía con una hermana: Milvia, a la que admira mucho por su independencia

 

Volcán Nevado del Ruíz está en actividad amarilla: Servicio Geológico  Colombiano - BluRadioObra escrita por mi amiga Miriam Ardila

Esta crónica consiste en un análisis de un libro fabuloso, que escribió mi amiga Miriam Ardila y cuyo título es: “El Tejido de mis Recuerdos”, donde, en la primera parte, presenta una serie de anécdotas, describiendo muy bien la naturaleza paisajística de la vecina Colombia. Son relatos de su niñez, que fue bastante movida, fuera del común de las familias corrientes y normales.

Creo que si anoto el índice de esa primera parte, el lector se dará cuenta de qué trata el libro.

-          Conexión Especial                                          - Vínculos y parentesco

-          Figura paterna                                                 - Tierra Brava

-          Peregrinos                                                        - Los Pequeños

-          Aroma de café                                                - Un Extraño

-          La Escuela                                                      - La Escritura

-          Sensibilidad Artística                                       - La Amistad

-          El Paisaje                                                       - La Mejor decisión

-          Nutrición y amor                                           

-          Remembranzas

-          Espíritu de Independencia

-          Lecciones

Y en la segunda parte, narra las anécdotas de su juventud, matrimonio y formación de su familia y actualmente viaje por largas temporadas a Colombia a reunirse con su hermano Luis Gonzaga.

Estos puntos del índice constituyen pequeñas crónicas en cada capítulo, donde se observa una correcta redacción, un estilo muy franco, veraz y sincero, donde no oculta los desaciertos de sus familiares más allegados, como los encuentros y desencuentros que se dan en la familia, mucho más en la de ella, que no puede decirse que era una familia de tantas, sino con situaciones especiales por el país donde vivían, por la historia personal propia, la de su madre, que en sí, es novelesca, la de sus hermanos y demás familiares allegados en ocasiones teñidas por la violencia del vecino país y en sí, la violencia provocada en los seres humanos proyectada por el ambiente en que viven, por la época en que se desarrollan los acontecimientos, por los conflictos familiares, religiosos, sociales, políticos y culturales, sobre todo porque esto incide en la crianza que se debe dar a los niños y a los jóvenes de las futuras generaciones.

En “La Conexión especial”, Miriam, en sus recuerdos, destaca su cariño y cercanía   con una hermana: Milvia, a la que admira mucho por su independencia. Ella se siente tímida y se tilda de rara, Asimismo menciona que su mamá, a pesar de ser severa con sus hermanos, con ella era condescendiente. En ese capítulo, se observa que tuvo una feliz etapa, hasta el momento en que la separaron de su hermanita y ya nada volvió a ser igual, esas separaciones se suceden en el transcurso de los años, lo que le ocasiona sufrimiento infantil y falta de sueño.

Describe recuerdos de la violencia de su mamá, con su hermano mayor (8 años más que ella), aunque ella se justificaba que para enderezarlo, por eso, yo anoto las épocas inciden hasta en la crianza de los hijos; pero Miriam tiene recuerdos vívidos y bonitos con su hermanito menor, Luis Gonzaga, que lleva el nombre de un santo que vistió por años una bata blanca por una promesa hecha por su mamá.

Siguiendo el orden de los capítulos de la primera parte, la figura paternal que tuvieron fue la persona del hermano mayor, que se caracterizaba por la seriedad para su edad, por ser cinéfilo, quien veía filmes del oeste y después los narraba a sus hermanos menores, Laureano es el nombre de ese hermano, que seguía sufriendo fuertes castigos de su mamá, quizás por la crianza de ella y por el miedo llegará a jugador, pues se inclinaba por los juegos y en el desarrollo del libro se menciona hasta su abuelo que perdió casa y finca después de ocupar una buena posición económica, por ser un gran jugador. Describe el nacimiento de Jairo y la creencia infantil de la cigüeña así como la mención de un padrastro, y el traslado de Jairo a casa de unos tíos... La confusión de Miriam es doble por la ausencia de Milvia y de Jairo y miedo por la separación del hermanito menor: Luis Gonzaga, al que se aferra con mayor conexión especial y sobreprotección.

En el capítulo “Peregrinos”, ya nacen Jairo y Lucy. Allí describe la experiencia de pasar por un terremoto (30-07-62) y ella escribe sobre la violencia de la naturaleza. …”leves, fuertes, cualquiera con que ocurrieron estos sacudones, nunca llegué a acostumbrarme, nada hay más aterrador que la furia que sale de las entrañas de la tierra”. Hace una descripción de los daños, de los toques de las campanas y de los incendios posteriores y en el peregrinaje de su familia que no lograba quedarse en ningún sitio por un tiempo duradero. Ella escribe: “De aquel ir y venir, recuerdo que no me agradaba dormir cada vez en una casa diferente, porque al despertarme, tenía que hacer un gran esfuerzo para saber que estaba en tal o cual lugar”. (pág. 37)

En el desarrollo del libro aparecen siempre y de repente, pasajes y relatos fuertes, como la contemplación de una foto que mostraba dos hermanos mayores muertos, llamados Milvia y Javier. La Milvia de la conexión con Miriam, nació después y le dieron el nombre de la que había muerto. Miriam recuerda que los veía como dormidos en una cuna. Y para terminar esta idea sobre el peregrinaje, en la pág. 44, escribe: “Me es imposible recordar cada casa donde vivimos durante el período nómada””Entonces no tenía idea de que pudiera existir otra familia que tuviera una relación con la nuestra, hasta que aparecieron los gitanos. Ellos tenían mucha semejanza con nosotros: la inadaptación, el nomadismo y, sobre todo, su procedencia misteriosa que se les atribuye porque la nuestra, mejor dicho, la de mamá, era un enigma.” (Pág. 43)

Capítulo “Aroma de Café”: Cuando reaparece el padrastro, los lleva de viaje. Miriam escribe: “El padrastros hizo acto de presencia y nos llevó a una vereda rural, un hermoso lugar ideal y que superó mis fantasías. Allí, entre montañas, colinas, quebradas y el café, la más grata etapa del contemplamiento natural” pág., 48 y continúa la escritura con la gran admiración que despertó en ella, todo lo relacionado con la finca, los sembrados, las etapas de producción y recolección de uno de los productos de exportación de la vecina Colombia: el café.

Más sobre

Se desarrolla el libro donde descubre la sensibilidad artística de su mamá, y la suya, describiendo en cada sitio que visitaba la belleza natural paisajística, hasta llegar en forma muy explícita al capítulo “Nutrición y amor” y al de “Remembranzas”, relacionadas con la familia, resaltando a la vez las costumbres de los colombianos en fiestas tradicionales como la Navidad, con su educación religiosa. En esos capítulos aparece la abuela materna, todo un personaje, que cuando su hija golpeaba o castigaba a sus hijos, aconsejó a estos que no se quedaran firmes al recibir la azotaina, ya que los huesos de los chicos son quebradizos y como en la religión predominaban los cuentos de susto, uno era el siguiente: “Historia de una niña mientras corría” para evitar el castigo de su madre. La Tierra se abrió y se la tragó hasta la cintura. Los esfuerzos para sacarla resultaron inútiles. Le fabricaron una enramada para protegerlos, mientras todos observaban impotentes cómo se hundía lentamente hasta desaparecer (Pág. 106)

Hay algunas narraciones sobre la abuela, a quien admiraba por sus innumerables cualidades que menciona. Ella perdió a su hijo mayor, cuando este joven cumplió los 16 años, se alargó el pantalón y despareció para siempre. A pesar de que los capítulos anteriores no eran trágicos, sobre todo cuando vivían en la finca de café; pero la familia parece tener un sino trágico.

Se llega en el libro al capítulo “Lecciones”. La familia regresa a Caicedonia, pueblo campesino. Descripción: “La principal característica de este pueblo eran los días de semana tranquilos; pero el sábado era día de mercado, de reencuentro de amigos, agricultores y comerciantes, entonces se llenaba de colores, de voces que se quedaban ahogadas En canciones.

Había otras celebraciones… el día de Navidad se celebraba con música y juegos pirotécnicos y el fin de año con la quema del Año Viejo, representado por un muñeco relleno de pólvora.

 “Una vez, la alegría del momento se convirtió en terror, la persona que manipulaba los cohetes, el llamado Macanay, perdió todos los dedos de su mano, y no solo era quien amenizaba las fiestas del pueblo, sino que era el médico del pueblo. (Pág., 128)

“Existían otros personajes populares, como José Bejuco, (El Calendario Humano), quien forma parte de los seres que he encontrado en el curso de mi existencia, que han dejado en mí lecciones de vida. Aparecía muy temprano recitando con su fuerte voz, la fecha correspondiente a cada día de la semana, sin equivocarse y al mediodía, llegaba a la puerta de las casas, donde le ponían un poco de comida en su plato” (Pág., 129)

Ella, la escritora, recibe otras lecciones de carácter familiar. La visita furtiva del papá de Luis Gonzaga, ya que quería verlo, y ella no entendía por qué un padre tenía que ver a su hijo en la distancia en vez de cruzar la calle, tocar la puerta y verlo de cerca, y escribe: “Yo me hubiera sentido encantada si mi padre hubiese hecho lo mismo; pero él no se interesaba en mí de niña, y fue una vecina a la que admiraba y a veces deseaba que fuera mi madre, quien me regaló una foto de mi padre, cuando este regresó del servicio militar”

A Miriam, siempre la llevaban y tenían en casa, pues hacía de niñera de varios hermanitos que llegaban con poco tiempo de separación. En una ocasión, se le cayó uno, que era muy robusto y ella, muy pequeña y delgada, fue castigada y no pudo defenderse. (En esa época y en esa familia, no se levantaban los hijos a la autoridad materna. Sin embargo, ella admiraba a su madre con sus talentos: pintaba, cantaba, era excelente cocinera y siempre estaba atenta a las necesidades de sus hijos, que fueron muchos, 12 en total, y el padre de Miriam, que la reconoció cuando ella era una preadolescente, también tuvo doce, así que ella tuvo en total 23 hermanos algunos fallecidos, algunos todavía en Colombia y una aquí, que la conocieron ella y Luis Gonzaga cuando ya era adulta. Libia, hija del primer matrimonio de la madre de Miriam. De ese matrimonio, nacieron 4 hijos: Libia y Laureano, Milvia y Javier (Ambos muertos). Posteriormente, del padrastro, nacieron ocho hijos más; pero en el libro, ella destaca a Milvia segunda, a Luis Gonzaga y a Lucy.

Paso al capítulo “Vínculos y Parentescos”. Allí hay una reconciliación familiar de la madre con la hermana, las relaciones son positivas, sobre todo, con los primos. En la vida novelesca de la mamá, se maneja un falso adulterio y esa nieva familia de parientes vivía en Quindio (Armenia) Ellos iban desde Caicedonia a casa de la tía, a disfrutar de tiempos mejores y felices relaciones. Pero allí aparece la hermana adulta: Libia, hija del primer matrimonio de Olivia y diez años mayor que Miriam. Esta hermana tenía con ella un comportamiento malvado, azotaba a su hermanita sin motivo alguno y la tía, no la defendía. Miriam, que estaba pasando una temporada con su tía y primos, decide pedir la manden a su casa, la tía se excusa por no defenderla, ya que Libia va a ingresar pronto al noviciado de las veladoras de Jesús. Cualquiera se preguntaría: ¿Por qué ese odio y maltrato a una hermana menor? Esta conducta es extraña a víspera de querer ser monja.

“En efecto, muy pronto inició su noviciado, todos fuimos testigos de su conversión religiosa. Durante la ceremonia, se vistió primero de blanco, con un traje de novia, me dijeron que se estaba casando con Jesús. Seguidamente, se vistió de azul. Del cuello y los puños del oscuro hábito solo surgían su rostro y las manos. Al finalizar, mamá, aunque se sentía tranquila, ya que supuso que su hija había encontrado su verdadero camino en la vida, después de una conmovedora despedida, derramó algunas lágrimas que, por cierto, causaron una reacción en cadena, pues algunos parientes terminaron llorando.” (pág., 148)

Del mismo capítulo, “Vínculos y parentescos”, voy a transcribir algunos párrafos que considero explícitos de la terrible lucha que sostuvieron los partidos Conservador y Liberal, en nuestro vecino país: Colombia. En esas páginas, teñidas por la sangre de la violencia, se aprecia que esta no es privilegio de los malos solamente, sino que es parte de algunos seres humanos, sobre todo, cuando se creen dueños de un país, de su gente y detentan el poder. A mi amiga Miriam, le aconsejé que su libro debe ser publicado en dos tomos, el primero: Historia Familiar y el segundo, continuación de esa historia, resaltando la de Colombia. En el libro ella no recuerda si la tía y los primos abandonaron la casa antes o después del noviciado y recuerda con cariño a su primo Marcos   que era su preferido y que se convirtió en su guía. Ella escribe sobre él: “Marcos no lo llamaba por su nombre, sino mono, ya que a los rubios les decían monos y a los monos les decían micos. Él se convirtió en mi guía, me llevaba donde quiera… hasta limpiar hojas en un pozo (ya cercado) y me contó que lo habían cercado porque un día, su hermanita menor se perdió, y después de haberla bizcado mucho, la encontraron ahogada en el pozo” (Pág. 149)

Una muerte más de la que se entera mi amiga y también en el libro aparece la descripción de la muerte de un suicida que ella presenció a los dos años de edad y que volvió a su memoria a los seis años, cuando pasaron por la casa donde había ocurrido esa tragedia… Marcos, en una ocasión, le cuenta que cuando la familia llegó a esa casa, habían en el patio más de 30 cruces, como un recordatorio de que allí habían asesinado, durante la violencia que los historiadores ubican entre 1960- 1967 por los tradicionales partidos: liberales y conservadores.

Todo esto afectó a la familia, quienes ya habían sido víctimas durante los años 1946 al 50, lo que fue vivido por los abuelos. “El abuelo Miguel Antonio había sido criado en los principios más rígidos del catolicismo, él era simpatizante del partido Conservador; pero estaba en desacuerdo con el aguerrido fanatismo y la persecución que iniciaron los conservadores contra los que eran partidarios de una ideología política distinta a la suya, sino también religiosa, así mismo contra los partidarios que protegían los adversarios.” (Pág., 150)

“Durante los momentos que mi primo y yo recolectábamos juntos, hablábamos de la violencia. He leído que estos grupos, militantes del partido conservador, hacían las cosas rápido y debido a ese comportamiento, les daban el nombre de pájaros, a quienes algunos empresarios les pagaban dinero para asesinar a toda persona, ya fuera campesina o simpatizante del partido contrario, y podían disponer de sus propiedades, expropiándolas y las daban como pago adicional por los crímenes que cometían“(Pág., 151)

Violencia y más violencia, que es narrada en este libro magistralmente. Por mi querida amiga Miriam, y mi opinión es de que entre los más terribles y casi increíbles está el de “La muerte de Fabio”. Ella escribió en la (Pág., 152) lo siguiente: “Hace más de tres décadas que ocurrió y aún me causa escalofríos, cuando recuerdo el pánico de Adolfo, el pequeño que presenció la ejecución de su hermano. En ocasiones me he preguntado si el odio que decía sentir, pudo alejarlo de su corazón cuando se convirtió en in adulto, Sospecho que esa tragedia, la peor del transcurso de mi infancia, fue la causa principal de que dejáramos el campo”

Después de unos capítulos más de la primera parte del libro, el índice termina con “La Mejor Decisión” y arranca degúes con “La Ciudad Milagro” y como a mí me gusta escribir sobre los milagros, lo considero como tal. Hay en la segunda parte del libro, como ella lo define, anécdotas vividas en Venezuela, donde se casa, tiene a sus hijos y forma una familia. Ya no aparecen tantas muertes, solo la de su marido, mas no violenta, sino por un accidente automovilístico.

En cuanto a la violencia que aparece en la primera parte, referente a la familia, al país y a las catástrofes naturales, como el terremoto, inundaciones y los incendios, considero que este libro está muy bien redactado, entreteje las tragedias con descripciones del paisaje natural, muy vívidas y de personales populares como “El Calendario Humano” y el “Macana”, hay una gran sensibilidad artística, fluidez y coherencia en los relatos y también opino que al ser publicado este libro, el lector sentirá una lectura más diáfana y más tranquila, ya que la escritora ha llegado a otra etapa de vida. Actualmente, ella vive entre Colombia (en compañía de su hermano y Venezuela, donde se residenció por años. Tiene tres hijos, residenciados en el extranjero y cuatro nietas, la primera, Jade es una piedra preciosa, al igual que su nombre y las otras tres, se llaman María, en honor a la Virgen, aunque ella no es católica fanática sino católica crítica como yo, y acepta al Jesús de la fe, al Jesús de la historia (Leer en Globedia.com, Josefa350 “El Cristianismo”), sus segundos nombres son: Gabriela, Verónica y Victoria. Hay un nieto pequeño, llamado Juan Andrés, hijo de su hijo menor, a quien hizo la siguiente dedicatoria, junto a su hermano Luis Gonzaga:

“Mi gratitud ineludible a Luis Gonzaga, por compartir conmigo los mejores momentos de mi infancia y a Andrés Iván, que me inspiró a escribirlos”

Hay una dedicatoria muy linda, dirigida a las Mujeres y yo quiero cerrar esta crónica mencionando a la abuela materna de Miriam, con la que tiene un gran parecido, ella era una mujer increíble, fuera de época, artista, poeta y escritora estelar llamada “María de Jesús”.

 

Más recientes de Josefasuarez350

Una experiencia en México, años atrás

Una experiencia en México, años atrás

En esa oportunidad, viajábamos juntos en un gigantesco avión de American Airlines 10/09/2021

Crónica sobre el Taller “Regreso al Ser y el Perdón”

Crónica sobre el Taller “Regreso al Ser y el Perdón”

Taller “Regreso al Ser y el Perdón” Coordinadora Nairobel Meléndez +529985255107 23/08/2021

El Sueño de Berta

El Sueño de Berta

Ella camina por un pueblo, se siente sola, anda en una búsqueda. 13/08/2021

Crónica sobre la Vida, la Muerte y la Luz

Crónica sobre la Vida, la Muerte y la Luz

Acá, en Venezuela, por la situación política, no sabemos, a ciencia cierta, si los números que dan de los recuperados del COVID y los vacunados son o no ciertos 22/07/2021

Mostrando: 36-40 de 101