José Angel BarruecoMiembro desde: 08/11/10

José Angel Barrueco

http://thekankel.blogspot.com/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    1.213.347
  • Publicadas
    1.136
  • Puntos
    0
Veces compartidas
211
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 3d 0

image

Mario Crespo me recomendó este libro, que consiste en una serie de historias breves, a la manera de episodios sobre la guerra y sus secuelas, y a su reseña os emplazo. Sólo quiero añadir a lo que él ya dijo que, en efecto, esta obra es una bomba. Cada anécdota te deja huella, te impacta como si te hubieran agredido. Hombres a los que les cortan las extremidades, casas e iglesias destruidas, ciudades arrasadas por completo, prisioneros arrastrados por los huevos y a los que luego obligan a lamer un espejo lleno de excrementos, civiles a los que empalan... La suma de atrocidades de una guerra no se oculta aquí, donde el autor nos lo hace pasar mal, pero gracias a su prosa contundente, directa y sin aditivos, devoramos las páginas hasta el final. En post previos (en la etiqueta Prosas) he colgado varias de las historias de este libro. Aquí van otras dos:

Anto Vicepresidente por Modri?a de la Comunidad Democrática croata, Anto Patljak fue detenido por los serbios, en su coche, el primer día de la guerra. A continuación lo llevaron al campamento de Doboj (a unos cincuenta kilómetros de Modri?a), donde vivió una docena de días más. Los guardianes del campamento serbio le cortaban cada día un dedo de la mano. El decimoprimero por la mañana le cortaron la cabeza. Doboj, Bosnia-Herzegovina, mayo de 1992

**

Vi?egrad Un tiempo antes de la guerra destruyeron el monumento a Ivo Andri? en la ciudad de Vi?egrad. Los musulmanes acusaron a los serbios, los serbios a los musulmanes. Ivo Andri?, único yugoslavo que había obtenido el premio Nobel, tuvo una existencia singular, al igual que la Bosnia que describió en sus obras. Autor de grandiosos libros que evocaban la Bosnia turca, escribía en serbio y vivía en Belgrado. Razones suficientes para que los nacionalistas de ambos bandos destruyeran su monumento. No había dado tiempo a que se posara el polvo del atentado cuando una sanguinaria guerra comenzó, y Vi?egrad no se salvó. Los serbios tomaron las armas para combatir a la REPÚBLICA ISLÁMICA DE BOSNIA. Los musulmanes tomaron las armas para defenderse. Nos lanzamos a una lucha encarnizada y homicida. Hoy, la ciudad de Vi?egrad, que Andri? evocó, está destruida. Por completo. Los musulmanes continúan acusando a los serbios. Y los serbios a los musulmanes...

[Editorial Periférica. Traducción de Laura Salas Rodríguez]

Más recientes de José Angel Barrueco

Escribió Dickinson, de Carina Sedevich

Escribió Dickinson, de Carina Sedevich

0 Escribió Dickinson:Me fui temprano, me llevé mi perro.Cosas de la gente que está sola.Yo también salgo y dejo esas noticias.Y encabezo Hijoy firmo Madrecomo si hubiera alguien más en esta casa.Me fui temprano.Crucé las vías para llevarte flores.No tuve apuro Hace 10h

El púgil sin sombra, de Óscar Sotillos

El púgil sin sombra, de Óscar Sotillos

0 La orilla de las palabrasAl sembrar palabrashay que andarse con ojo.A veceslas raíces crecen podridas, los tallos se tuerceny la mala hierbales nace en las orillas.Eso es malo.Uno anda cojo y no sabe por qué Hace 2d

Estar o no estar

0 No, ya no se trata de ser o no sersinode estar o no estarporque tú puedes ser, madre:ser un alma erranteun espíritu del bienuna presenciaun fantasmaun hálito.. Hace 3d

Greba

0 ¿-Hay tres cosas que saben a derrota ?me dijo mi amigo en el interior del campo improvisado en el estadio de Slavonski Brod, donde fueron encerrados más de tres mil croatas y musulmanes que, empujados por una fuerza invisible, habían buscado refugio en el estado vecino, Croacia?: son el hambre, la . Hace 6d

Salinger, de David Shields & Shane Salerno

Salinger, de David Shields & Shane Salerno

0 Pocos libros me han provocado tantos sentimientos contradictorios como esta biografía. Me parece, al mismo tiempo, una obra imprescindible y a la vez despreciable. Pero me explicaré. Es evidente que J. D. Salinger siempre se negó a que otros escribieran su biografía 19/07/2014

Mostrando: 1-5 de 1.148