×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

José Angel BarruecoMiembro desde: 08/11/10

José Angel Barrueco

http://thekankel.blogspot.com/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    2.178.161
  • Publicadas
    1.681
  • Puntos
    0
Veces compartidas
311
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 3d

Un libro importante, por ejemplo, cambia a quien lo ha escrito; se graba también en su fisonomía. Si te llamas Gabriel García Márquez y escribes Cien años de soledad , no puede por menos que cambiarte, desde el momento en que se convierte en una novela de difusión mundial. Lo que el libro transmite acaba por modificar tu propia imagen: es como si tu identidad hubiese de corresponderse con la divulgada por el libro. Estoy convencido de que una obra literaria importante y decisiva le cambia a uno hasta la cara. Pensemos en Beckett: creo verdaderamente que su cara fue modelada en parte por sus escritos.

**

Los retratos son relatos. Se trata de aprender a leer estos relatos. Cuando vemos un rostro, es tan fuerte la necesidad de interpretarlo que a veces acabamos por no verlo. Para verlo tenemos que separar la visión de la interpretación: tenemos que dejar de leer los trazos para leer la forma. La dificultad del retrato está precisamente en poner juntos estos dos momentos. Cuando se trata de caras de amigos es todavía más difícil. El retrato es también, siempre, un relato incompleto, en curso de escritura, cuyo futuro se debería lograr imaginar. Hay retratos que con el tiempo se hacen más parecidos.

**

El retrato fotográfico es el retrato del pasado. De algo muerto, que muere en el momento en que tiene lugar la toma. La máquina fotográfica no es capaz de prever lo que puede acontecerle después al rostro, ya que para el ojo mecánico no existe. Por el contrario, el retrato, dibujado, pintado, puede aspirar a vivir también del después y a contar algo que todavía no existe. Alguna vez me ha sucedido, para mi satisfacción, hacer retratos que han crecido en el tiempo, como si los rostros, por no sé qué juego extraño y mágico, se hubiesen aproximado al retrato ya hecho. Hawthorne hablaba de "retratos proféticos".

[Ediciones Siruela. Traducción de María Condor]

Más recientes de José Angel Barrueco

Selección de escritos, de Robert Smithson

Selección de escritos, de Robert Smithson

Las películas dan una pauta ritual a la vida de muchos artistas, y esto produce un cierto misticismo de "bajo presupuesto" que los mantiene en un trance continuo 15/06/2018

Pesadilla en rosa, de John D. MacDonald

Recomendamos aquí, años atrás, el primer caso del detective y/o recuperador y/o cazarrecompensas Travis McGee: Adiós en azul, que rescató Libros del Asteroide, y que continúa con la segunda entrega de las novelas protagonizadas por este peculiar investigador: Pesadilla en rosa 12/06/2018

Acerca de la ciudad, de Rem Koolhaas

Para sobrevivir, el urbanismo tendrá que imaginar una nueva novedad 10/06/2018

Antigua sabiduría gonzo, de Hunter S. Thompson

Más o menos desde que leí Miedo y asco en Las Vegas (o quizá desde Los Ángeles del Infierno, ya que no recuerdo con cuál empecé), Hunter S. Thompson se convirtió para mí en uno de esos escritores de los que suelo comprarme todo: novelas, crónicas, cartas, entrevistas... Lo mismo me da 06/06/2018

Antón Chéjov, de Natalia Ginzburg

Antón Chéjov, de Natalia Ginzburg

Antón Chéjov nació en Taganrog el 17 de enero de 1860. Taganrog era una pequeña ciudad del sur de Rusia, a orillas del mar de Azov 04/06/2018

Mostrando: 1-5 de 1.693