José Angel BarruecoMiembro desde: 08/11/10

José Angel Barrueco

http://thekankel.blogspot.com/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    1.230.624
  • Publicadas
    1.248
  • Puntos
    0
Veces compartidas
211
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 4d

image

Éste es, sin duda, uno de los libros más importantes de la temporada. Es insólito que no se haya traducido hasta ahora, dado que en Estados Unidos fue una especie de emblema, de punto de partida para establecer otra manera de narrar. Lancha rápida ( Speedboat ) es una novela, pero no es una novela al uso. Quien mejor lo ha explicado es Guy Trebay en el posfacio que incluye la edición de Sexto Piso:

Con un estilo a veces periodístico, cronístico, aforístico, siempre episódico y mordaz, Lancha rápida es una novela hecha de una serie de miniaturas observadas con gran agudeza y colocadas oblicuamente.

Renata Adler se pone en la piel de Jen Fain, una periodista que nos va describiendo lo que sucede alrededor: anécdotas, opiniones, viajes, historias aisladas... El mosaico resultante es una descripción fragmentaria y poderosa de lo que sucedía en el entorno periodístico de los años 70, y su lectura resulta muy adictiva. Se ha comparado al libro con la escritura resultante de observar los muros de Facebook, pero esto es infinitamente mejor: no olvidemos que se trata de Literatura (con mayúsculas). Ahí van unas muestras (y aquí las primeras páginas):

Nadie murió ese año. Nadie prosperó. No hubo nacimientos ni matrimonios. Se escribieron diecisiete sátiras reverentes: alterando un cliché y, es de suponer, creando un género. Eso fue un sueño, por supuesto, pero he descubierto que muchas de las cosas más importantes son las que aprendes durmiendo. La oratoria, el tenis, la música, esquiar, los modales, el amor; lo intentas despierta y tal vez dudas ante el obstáculo, pero enseguida has dado el salto. Has cogido el ritmo, de una vez por todas, durmiendo por la noche. La ciudad, por supuesto, puede destruirlo. Hay mucho insomnio. Muchos ritmos que colisionan. La dependienta, el casero, los invitados, los transeúntes, dieciséis variedades de circunstancias sociales en un día. Aquí todo el mundo tiene el poder de cuestionar toda tu vida. Demasiadas personas tienen acceso a tu estado de ánimo. A algunas personas les es indiferente caer mal, hasta lo disfrutan. Casi nadie que yo conozca.

Más sobre

**

En ocasiones pienso que son escritores que no escriben. Que los "escritores escriben" debería ser evidente en sí mismo. A la gente le gusta decirlo. Yo sé que casi nunca es cierto. Los escritores beben. Los escritores despotrican. Los escritores telefonean. Los escritores duermen. He conocido a muy pocos escritores que escriban.

**

Cuál es la clave. Eso es lo que debe tenerse en cuenta. En ocasiones la clave real es quién quiere qué. En ocasiones la clave es lo que está bien o es amable. En ocasiones la clave es un impulso, un hecho, una cualidad, una voz, un presentimiento, algo que se dijo o no se dijo. En ocasiones se trata de quién tuvo la culpa o de qué ocurrirá si no actúas enseguida. La clave cambia y desaparece. No puedes estar siempre pendiente de cuál es la clave o te pierdes lo más simple: ser un personaje protagonista en tu propia vida. Pero si, durante el tiempo que sea, eres custodio de la clave ?en arte, en el tribunal, en política, en las vidas, en los espacios?, resulta que hay acciones de retaguardia por todas partes. Ves una cosa con claridad y, cuando tu visión se atenúa o cuando se traslada a otra persona, si tienes una naturaleza amable, mantienes el silencio; eso es encantador. Por lo demás, de vez en cuando merece la pena una pequeña incursión. Así pues, estar siempre complaciente y absolutamente equivocado no se convierte en la posición más segura de todas. La clave nunca me ha sido confiada.

**

Cuando me pregunto qué es lo que estamos haciendo ?en esta casa de piedra rojiza, en esta manzana, con este periódico? la verdad es que probablemente la respuesta sea que estamos luchando por sobrevivir.

**

Desde luego, no está bien tener un umbral demasiado bajo con los insultos. Incluso el insulto afectuoso, o el cumplido con cualquier clase de giro en él, puede reverberar en la memoria de formas espantosas.

[Sexto Piso. Traducción de Javier Guerrero]

Más recientes de José Angel Barrueco

Vente a casa, de Jordi Nopca

Vente a casa, de Jordi Nopca

Desde hace unos años, formo parte de esa minoría creciente que nada más empezar las vacaciones carga una maleta y se marcha a un país extranjero Hace 5d

Nunca me abandones, de Kazuo Ishiguro

Nunca me abandones, de Kazuo Ishiguro

Hasta ahora no había leído a Kazuo Ishiguro, uno de los autores contemporáneos más prestigiosos de la literatura británica (aunque nació en Nagasaki, escribe en inglés y es considerado como un miembro del British Dream Team), pero sé que repetiré 24/03/2015

Sin visado, de Jean Malaquais

Sin visado, de Jean Malaquais

Al tiempo que se quitaba las gafas de sol, el hombre dio una zancada para evitar el charco, husmeó el aire y refunfuñó entre sus dientes largos y amarillentos 22/03/2015

De un lector que cuenta, de Robert Saladrigas

De un lector que cuenta, de Robert Saladrigas

Pronto comentaré este libro en Playtime, pero antes quiero dejaros con un par de citas del mismo 19/03/2015

El monstruo de Hawkline. Un western gótico, de Richard Brautigan

El monstruo de Hawkline. Un western gótico, de Richard Brautigan

Richard Brautigan es una garantía de calidad y, sobre todo, de diversión (salvo, por lo que sé, en su libro más serio: Una mujer infortunada). La primera vez que uno lo lee no da crédito porque Brautigan rompe todas las normas y todos los géneros, algo que lo asemeja, por ejemplo, a Robert Coover 18/03/2015

Mostrando: 1-5 de 1.260