×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Javier PazMiembro desde: 27/04/11

Javier Paz

http://javierpaz01.blogspot.com/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    172.907
  • Publicadas
    349
  • Puntos
    0
Veces compartidas
0
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 4d

La edición de hoy de El Deber nos ofrece el artículo Mesa y el justo medio (ED, 26/06/20) donde los autores afirman que Mesa busca colocarse en el medio entre los extremos ideológicos de la política boliviana y lo comparan con el "justo medio" recomendado por Aristóteles. Esto podría considerarse un caso de la falacia de apelar a la autoridad ( argumentum ad verecundiam ). Este argumento consiste en afirmar que algo es cierto porque tal experto así lo dice. Aristóteles también dijo que "el coraje de un hombre está en mandar, el de la mujer en obedecer" [1] ; creo que en el siglo XXI la mayoría del mundo occidental está en desacuerdo con esto, aunque lo haya dicho el sabio Aristóteles. Más serio aún es que se saca fuera de contexto las ideas del filósofo. Aristóteles definía la virtud como el medio entre dos extremos, por ejemplo, la virtud de la valentía se encontraba entre dos extremos: la cobardía y la temeridad. En este sentido es razonable hablar de un "justo medio", pero en otros casos no: entre los extremos de decir siempre la verdad y siempre mentir se encuentra el medio de decir mentiras la mitad del tiempo, pocos calificarían dicha actitud de justa o virtuosa. Igualmente, entre ingerir un kilo de arsénico y no ingerir nada, no se encuentra el "justo medio" de ingerir medio kilo, la única alternativa sensible es la extrema de no consumir ni un gramo de arsénico. Aristóteles se refería al justo medio para situaciones que son relativamente permanentes, como ciertas virtudes que son universalmente reconocidas incluso en diferentes tiempos y culturas. En cambio, hablar del "justo medio" en cuanto a propuestas electorales es decir que si un candidato propone construir 10 hospitales y otro propone 20 el del "justo medio" propondrá 15, pero si el que inicialmente propuso 10, propone 30, el del "justo medio" propondrá 25. El adjetivo justo importa un juicio de valor, significa que el objeto que posee esa característica es bueno, adecuado, virtuoso o algo por el estilo. No sé si yo calificaría como justo medio a quien toma su posición, no en base a principios, sino lo que piensan sus rivales, y que para mantenerse en el "justo medio" debe ir cambiando sus ideas y propuestas al vaivén de sus rivales. Yo concuerdo con los autores en que Mesa es el candidato del medio, pero no del "justo medio", en todo caso podría calificarlo del "oportunista medio". Carlos Mesa juega bien ese rol: puede vender su candidatura, trabajar con Goni y desmarcarse de él cuando las cosas se ven feas, puede renunciar a la presidencia cuando las cosas se ven feas, puede hablar de defender la democracia pero maquinar y usar las masas violentas para evitar la sucesión constitucional, puede trabajar con el MAS y desmarcarse cuando las cosas se ven feas, puede decir una cosa en un departamento y lo contrario en otro para agradar al público y es el candidato del medio entre el autoritarismo centralista del MAS y la democracia con autonomía que defiende la dispersa oposición al MAS. En noviembre pasado, contra todo pronóstico, nos hemos librado de la solapada dictadura del MAS. Todavía no estamos libres de volver a caer en ella y es lamentable que, por lo menos en mi opinión, no haya un solo candidato que inspire confianza y por el cual uno pueda votar con entusiasmo. Creo que todavía no podemos olvidar el bien mayor: mantener a la nación en la senda democrática y acabar con la posibilidad del retorno de la dictadura masista. En tal sentido la dispersión del voto no ayuda, y yo no descarto votar por ningún candidato, inclusive por Carlos Mesa, aunque hacerlo sería algo aciago. Santa Cruz de la Sierra, 27/06/20 http://javierpaz01.blogspot.com/


[1] The Politics (1260a23-24)

Más recientes de Javier Paz

La ciencia de la felicidad

Un cliché que todos hemos oído alguna vez es que en chino la palabra crisis, también significa oportunidad 25/06/2020

Los intelectuales y el socialismo

Ah, compañero Stalin: de un pueblo de mendigoshas hecho un pueblo de hombres que sacuden la frente, y la cárcel ahuyentan, y prodigan los trigos, como a un inmenso esfuerzo le cabe: inmensamente.La estrofa corresponde a un fragmento de Rusia compuesto por el poeta español Miguel Hernández 14/06/2020

Los herederos de Marx y los intelectuales del adjetivo

Discrepar es parte inevitable de vivir en una sociedad. En las sociedades totalitarias, el riesgo de cárcel o de perder la vida acallan los debates, pero no la libertad de conciencia. En las sociedades libres, el debate es amplio y entre personas cultas el debate gira en torno a las ideas 12/06/2020

Inteligencia emocional para mejorar en el trabajo y en la familia

Hace unos años, en la búsqueda de mejorar los procesos de selección de personal en mi trabajo empecé a explorar el área de inteligencia emocional. Quien popularizó este concepto fue Daniel Goleman, un psicólogo graduado de Harvard 03/06/2020

Reflexiones sobre la cuarentena

¿Ciudadanos o siervos? La tragedia del coronavirus plantea disyuntivas difíciles. Una de ellas ha sido la de imponer cuarentenas absolutas a países enteros. Uno de los ámbitos de análisis es el de la legitimidad y legalidad de la cuarentena 01/06/2020

Mostrando: 1-5 de 354