×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

FilibusteroMiembro desde: 01/07/09

Filibustero
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    677.236
  • Publicadas
    67
  • Puntos
    0
Veces compartidas
92
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
14/06/2022

La escultura de la "Joven de Amajac" (mujer gobernante huaxteca) y el ahuehuete, juntos en la ex Glorieta de la Palma, podrían inculcar a la niñez mexicana el respeto a la mujer, el rechazo a la discriminación y el conocimiento de sus raíces prehispánicas

                                                                             Por Arqueólogo Ricardo Rincón Huarota

Resumen

Hace pocos días, el espacio que quedó vacante en la ex glorieta de la Palma de la Ciudad de México fue ocupado por familiares y colectivos de personas desaparecidas. Estos grupos, que provienen de diferentes estados del país y cuya dolorosa búsqueda de los suyos se remonta incluso a décadas, han convertido a la rotonda en un memorial para recordar a sus seres queridos ausentes; han denominado al ahuehuete recién plantado como el guardián de los hasta hoy no localizados y renombrado el sitio como la Glorieta de las y los Desaparecidos. Si bien creemos que es legítima y necesaria una política de resistencia articulada para darle voz y visibilidad a las víctimas,  desde nuestra perspectiva el espacio público urbano capitalino tendría que permanecer alejado de la politización de luchas concretas y específicas, cuya resolución debería transitar por los canales diseñados especialmente para su atención. Bajo esta premisa, aquí proponemos que la ex Glorieta de la Palma modifique su nombre al de Glorieta de la Princesa – en clara alusión a la Joven de Amajac- con el objeto de que ésta se constituya en un potente detonante histórico-cultural para la construcción de ciudadanía y de valores que promuevan causas comunes y legítimas, tales como el combate al racismo y a la discriminación de las personas en la Ciudad de México.

(NOTA: para conocer el contexto histórico del hallazgo arqueológico de la Joven de Amajac, mujer que estuvo a cargo de la gobernanza de su comunidad, así como la pertinencia de colocar su réplica en la ex Glorieta de la Palma, el autor de este artículo hizo una primera entrega sobre el tema que puede consultarse en la siguiente dirección electrónica: http://mx.globedia.com/joven-amajac-ahuehuete-glorieta-palma ).

 joven amajac

El espacio urbano capitalino

El espacio público urbano de la Ciudad de México, desde la fundación de la capital prehispánica hasta nuestros días, ha sido utilizado de múltiples maneras tanto por los grupos que controlan el poder político como por la colectividad en su conjunto.

Por ejemplo, los gobernantes de México Tenochtitlan, quienes detentaban el monopolio de tránsito al interior del centro ceremonial, lo utilizaban como vehículo para imponer la visión hegemónica del poder mediante la arquitectura y el diseño urbano, mismos que contenían una carga simbólica de elementos religiosos, míticos e históricos.

mexico tenoch

Por su parte, la ciudad virreinal, construida por manos indígenas pero reservada al uso exclusivo de criollos y peninsulares, orbitaba en torno a un cuadrante a partir del cual se manifestaba el poder de la Corona a través de la traza de las calles, los monumentos y los edificios del gobierno virreinal, el Ayuntamiento, la Iglesia y el comercio.

Ciudad virreinal

En siglos posteriores, con el advenimiento de los valores democráticos, específicamente a partir del siglo XX, el espacio público urbano en la Ciudad de México ha significado un lugar para el encuentro recreativo, el diálogo, la libre circulación y el esparcimiento de la colectividad. Pueden citarse los casos de la utilización del Ángel de la Independencia como lugar de reunión para celebrar los triunfos de la Selección Mexicana de Fútbol desde los años setenta del siglo pasado y el uso y disfrute del Paseo de la Reforma para la realización de festivales navideños, ferias de libro, encuentros de artesanos y, más recientemente, el uso de la arteria para los paseos dominicales en bicicleta.

Angel Independencia

Asimismo, diversos movimientos han hecho suyos, siempre de manera transitoria, algunos espacios públicos como símbolo de protesta o manifestación para rememorar hechos opresivos que han ocurrido en la ciudad, como es el caso de la conmemoración de la matanza del 68 que se lleva a cabo año con año en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco.

Sin embargo, a últimas fechas se han intensificado las iniciativas por parte de algunos colectivos de la sociedad civil que intentan visibilizar sus demandas de justicia a través de la apropiación permanente de sitios emblemáticos de la ciudad. La lucha feminista, por ejemplo, que pugna por la equidad de género, ocupó la Glorieta de Colón en Paseo de la Reforma cuando la tradicional escultura del almirante genovés fue retirada de su pedestal por las autoridades capitalinas. En su lugar fue colocada una antimonumenta, la imagen de una mujer en color violeta con el puño en alto que significa el combate permanente de las mujeres en contra de la opresión machista. A partir de la toma, el lugar fue rebautizado como la Glorieta de las mujeres que luchan.

Hace pocos días, el espacio que quedó vacante cuando se taló la palma que habitaba en una de las glorietas de Reforma, de manera inmediata fue ocupado por familiares y colectivos que atienden casos de personas desaparecidas. Estos grupos, que provienen de diferentes estados del país y cuya búsqueda se remonta incluso a décadas, han convertido la rotonda en un memorial para recordar a sus seres queridos ausentes; han colocado carteles con los rostros y nombres de éstos; han denominado al ahuehuete recientemente plantado como el guardián de los hasta hoy no localizados y renombrado el sitio como la Glorieta de las y los Desaparecidos. 

Aún cuando la autoridad capitalina ha retirado en dos ocasiones las imágenes de las víctimas de la desaparición forzada, los representantes de estos colectivos han advertido de forma tajante al gobierno que el control del sitio es innegociable (el domingo 12 de junio de 2022, los manifestantes volvieron a colocar las fotografías de sus familiares por tercera ocasión en la rotonda). Ellos consideran a ésta como el lugar más adecuado para expresar sus exigencias por considerar que es un punto que no ha sido manchado por ningún signo de corrupción como podría ser la Estela de Luz, espacio donde en un primer momento el gobierno de la Ciudad de Mexico les ofreció reubicarlos. Incluso, los grupos de los familiares de desaparecidos han llevado su lucha al espacio cibernético al abrir sendas cuentas tanto en Twitter como en Facebook con el nombre arriba referido de Glorieta de las y los Desaparecidos.

Si bien son legítimas, y necesarias, las demandas de los grupos aquí mencionados, desde nuestra perspectiva el espacio público perteneciente a la ciudadanía capitalina tendría que permanecer alejado de la politización de luchas muy concretas y específicas, cuya resolución debería transitar por los canales adecuados diseñados especialmente para su atención.

Es decir, desde nuestra óptica, sí creemos que es necesaria una política de resistencia articulada para darle voz y visibilidad a los excluidos, a las víctimas y a los oprimidos; sin embargo, (en lo personal, como originario y habitante de esta ciudad, arqueólogo, guía cultural e interesado por el patrimonio cultural de esta urbe centenaria) tales manifestaciones no precisamente tienen que pasar por la apropiación de los espacios públicos y lugares emblemáticos que pertenecen a una determinada comunidad.

Jurídicamente, el espacio urbano de la Ciudad de México está regulado por una normatividad específica que mandata a la administración pública a la posesión y a la facultad de dominio del suelo. Tales atribuciones le obligan también a que toda la comunidad tenga facilidad de acceso a los diversos espacios, al tiempo que le confieren la potestad de llevar las riendas para el establecimiento de las condiciones de su utilización y la definición de sus actividades.

Con lo anterior, en forma alguna se está invocando a la realización de actos de autoritarismo por parte del gobierno en contra de quienes protestan en el espacio público. El diálogo y la concertación con los manifestantes debe primar antes que cualquier acto atentatorio de la libertad y de los derechos que les corresponde como ciudadanos. Sin embargo, las libertades de todos los mexicanos deberán ir siempre acompañadas por el orden y la implementación de actos legítimos de autoridad respaldados por la mayoría de la colectividad.

Bajo esta serie de premisas, como a continuación se verá, proponemos que la ex Glorieta de la Palma modifique su nombre al de Glorieta de la Princesa para constituirse así en un poderoso detonante que construya ciudadanía y atienda causas comunes, legítimas y legales en pro de la colectividad capitalina que comparte una historia y un destino.

 

¿Por qué Glorieta de la Princesa?

En este mismo medio publicamos en días pasados un primer artículo titulado LaJoven de Amajac” y el “Nuevo Ahuehuete”, juntos en la ex Glorieta de la Palma (http://mx.globedia.com/joven-amajac-ahuehuete-glorieta-palma). Allí expusimos que el hallazgo de esta importante pieza arqueológica descubierta en Amajac, Veracruz – misma que representa a una mujer gobernante, posiblemente la hija de algún señor huaxteco que ostentó un importante cargo de autoridad-, nos ofrece nuevos datos que permiten observar una transformación social y cultural que comenzaba a tomar forma entre las culturas mesoamericanas. Lo anterior desmitificaría la creencia generalizada de que en tiempos prehispánicos no existían valores de tipo cultural orientados al respeto y el otorgamiento de derechos a las mujeres, al individuo y a los pueblos sometidos por la Triple Alianza.

Se propone que la ex Glorieta de la Palma modifique su nombre al de Glorieta de la Princesa – en clara alusión a la Joven de Amajac- que detone la construcción de ciudadanía en CDMX

Asimismo, este nuevo enfoque echaría por tierra todas aquellas conjeturas de que en la época inmediatamente anterior a la conquista no existía el más mínimo respeto por la mujer; todo lo contrario, ya que no sólo las mujeres de élite eran respetadas sino también las mujeres del pueblo quienes eran vistas por la comunidad como un elemento integrador de la vida familiar y, en el caso de la mujer huaxteca, como un pilar económico indispensable por ser la artífice principal de la manufactura de prendas de algodón, que era el activo más preciado de esa cultura dentro del intrincado sistema de intercambios comerciales que llevaba a cabo con otros pueblos mesoamericanos.

En ese mismo artículo también sostuvimos que tanto la colocación de una réplica de la escultura huaxteca, en compañía del ahuehuete recién plantado, podría convertir el sitio en una floresta de tradición mesoamericana ya que se estarían conjugando dos elementos de nuestro pasado indígena: la escultura como símbolo del respeto a la mujer y el árbol nacional mexicano.

Esta óptica particular estaría dirigida hacia la concientización de la ciudadanía en torno al respeto que se les debe otorgar a las culturas originarias de nuestro país, especialmente a las mujeres, ya que como también lo dejamos constatado en la entrega anterior, expusimos el caso de Brígida Ricardo Matilde, una artesana otomí que fue objeto de un acto de discriminación en la Casa Lamm de la Ciudad de México, cuando los empleados del lugar la obligaron a usar los baños de la cocina, a sabiendas de que ella en realidad era una invitada especial de un grupo de artistas que se había dado cita en el restaurante de ese centro cultural.

Así, consideramos que, una vez constituido este jardín o floresta con la imagen pétrea de la Joven de Amajac y el ahuehuete ahí presentes, se podría dar inicio a visitas escolares dirigidas a estudiantes de primaria y secundaria, además de público en general, de las 16 alcaldías de la Ciudad de México; tales visitas serían impartidas por guías culturales altamente capacitados tanto en el conocimiento histórico-cultural de lo que representan ambos elementos de tradición prehispánica, como en materia de derechos humanos con el fin de transmitir a los visitantes las nociones fundamentales necesarias para el respeto y la no discriminación de las personas. A continuación se enlistan las características y los beneficios que una acción de esta naturaleza podría atraer a la comunidad capitalina:

 1)     Al interior de la Glorieta de la Princesa habría senderos temáticos de acceso gratuito a alumnos de primaria y secundaria, para obtener el conocimiento general sobre la escultura de la Joven de Amajac y su contexto histórico, así como las referencias del árbol nacional de México y la importancia que tuvo y aún tiene en nuestro país.

2)     Paralelamente, la realización de visitas escolares a la Glorieta de la Princesa, tendría como propósito general inculcar a los alumnos el respeto y aprecio del patrimonio histórico que posee la Ciudad y despertar en ellos un gran sentido de pertenencia y orgullo a la misma.

3)     El espíritu de habilitar la Glorieta de la Princesa como sitio cultural buscaría atender las legítimas aspiraciones y demandas de la población capitalina para, por una parte, conocer su legado histórico y cultural y, por otra, acceder a él a través de condiciones de seguridad, comodidad y bajos costos.

4)     En coordinación con las 16 alcaldías, los estudiantes capitalinos conocerían el patrimonio citado sin costo alguno, al serle proporcionado tanto el servicio de guías y transporte gratuitos como el ingreso libre a la Glorieta de la Princesa.

5)     Si bien este programa de visitas en la Glorieta de la Princesa se orienta fundamentalmente a estudiantes de primaria y secundaria, también quedarían incluidos grandes segmentos de la población, especialmente los más desprotegidos, tales como grupos de trabajadores, personas con capacidades diferentes, adultos mayores, colectivos indígenas, entre otros.

6)     En virtud de su perfil y carácter ecológico, la Glorieta de la Princesa sería el estandarte que visibilice la gran preocupación de nuestros antepasados por su entorno natural y la búsqueda del equilibrio ecológico a través de la armonía entre el hombre y sus dioses. Es decir, se estaría exaltando el alto valor que los mesoamericanos otorgaron a la naturaleza, mismo que los actuales mexicanos debemos replicar.

7)      La Glorieta de la Princesa operaría como un catalizador para la reivindicación de los derechos de las mujeres, en especial de la mujer indígena, quien es la que más padece la discriminación, la precariedad económica y el machismo dentro de sus comunidades.

8)     La Glorieta de la Princesa seria el foco rector para la celebración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, que se celebra cada 9 de agosto, y en los tramos del Paseo de la Reforma aledaños a la rotonda, en esa fecha se instalaría la Feria Internacional Artesanal Indígena, en la que colectivos tanto nacionales como del resto de Latinoamérica expondrían sus diseños artesanales en todas sus manifestaciones.

9)     Se propone que la inauguración de  la Glorieta de la Princesa sea un magno evento en el que participarían autoridades capitalinas y federales, tales como la Secretaría de Cultura, el INAH y el INBAL, así como también la comunidad capitalina, colectivos de mujeres e indígenas y otros grupos de la sociedad civil organizada.

10)    Finalmente, el traslado de la réplica de la Joven de Amajac desde el taller donde se realice su manufactura hasta la Glorieta de la Princesa, podría hacerse a la manera de lo que fue el traslado, en 1964, del monolito de Tláloc desde Coatlinchán hasta a las afueras del Museo Nacional de Antropología. El remolque de la majestuosa piedra del Dios de la Lluvia fue una hazaña histórica y técnica que permanece grabada en la memoria colectiva de la ciudadanía, lo que podría replicarse con el traslado, a través de un desfile alegórico por distintas arterias de la ciudad, de la Joven de Amajac hasta lo que podría ser su sede permanente en Paseo de la Reforma.

Conclusiones

Si bien los colectivos de búsqueda de personas gozan de toda la legitimidad y el derecho de expresar sus protestas en los espacios públicos, a nosostros, los habitantes de la Ciudad de México, también nos asiste el derecho de que nuestros espacios permanezcan libres y cumplan con la función de transmitir a la comunidad nuestros valores como habitantes de una ciudad centenaria. En suma, nos merecemos tener la libre posesión de nuestros espacios públicos en pro de causas comunes, legítimas y ciudadanas que competan a la gran colectividad que habita la Ciudad de México.

Contacto con el autor : rinconjazz@hotmail.com 

Semblanza del autor del artículo:

Ricardo Rincón Huarota. (Ciudad de México, 7 de noviembre de 1963). Arqueólogo especializado en religión prehispánica. Escritor. Ganador del Premio Nacional de Ensayo sobre la Huaxteca (2016),  con la obra Presencia de Tlazoltéotl-Ixcuina en la Huaxteca prehispánica. Ha sido investigador en el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Desde julio de 2016 forma parte de la Enciclopedia de la Literatura en México. Autor de diversos artículos especializados entre los que se cuentan: Algunas reflexiones sobre la arqueología y la etnohistoria de Sonora (1992) y Estudio comparativo entre las garantías de seguridad jurídica actuales y la normatividad del Derecho azteca (UNAM-IIJ, 1993). De 1989 a 1994 fue colaborador y coordinador de diversas publicaciones del Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana, entre las que se cuentan: Nuestra Constitución (1991); Diccionario Histórico y Biográfico de la Revolución Mexicana (1991); Las mujeres en la Revolución Mexicana (Coordinador, 1992); Ricardo Flores Magón. Programa del Partido Liberal y Manifiesto a la Nación (1992). Entre 1998 y 2008 coordinó el Programa de Recorridos Turístico-Culturales de la Ciudad de México, del Gobierno del Distrito Federal. En 2009 incursionó como articulista en las revistas de gastronomía Soy Chef y elgourmet.com. En esta última fue autor de la Columna Bicentenario (2010), que abordó temas de gastronomía y su vinculación con la Independencia y la Revolución.

Su cuento Calaveritas de azúcar fue uno de los ganadores del concurso “Escribe un cuento de terror”, convocado en 2012 por la editorial Random House y El mecanismo del miedo. En 2014 el jurado del Concurso “Cuentos de futbol”, lo seleccionó como uno de los ganadores con el relato corto de terror El campeón, antologado en el libro Cuéntame un gol. Cuentos de Futbol, (España, Verbum, 2014) A finales de 2014, el relato Agua salada y tierra de panteón fue publicado en la antología Necrópolia. Horror en Día de Muertos (Ed. independiente). Su interés por el patrimonio cultural de la Ciudad de México y la literatura fantástica lo motivó a escribir Dieciséis Fantasmas. Cuentos de terror de las 16 Delegaciones del Distrito Federal, coedición entre Rosa María Porrúa Ediciones (México, 2015) y Editorial Verbum (España, 2015). En noviembre de 2015 fue uno de los miembros del Jurado del concurso internacional de relato de terror “Cuentos de Fantasmas”, convocado por la Editorial Verbum, y que dio como resultado la antología Palabras en la Niebla. 20 cuentos de fantasmas. (España, Verbum, 2016). Actualmente colabora en el periódico virtual GLOBEDIA. En 2021 apareció en Buenos Aires, Argentina, su libro Insepulto. Cuentos de terror a la mexicana.

El diálogo con los familiares de desaparecidos debe primar antes que cualquier acto atentatorio de la libertad y los derechos que les corresponde como ciudadanos

 

 

 

Más recientes de Filibustero

La "Joven de Amajac" y el "Nuevo Ahuehuete", juntos en la ex Glorieta de la Palma

La

La escultura prehispánica y la especie arbórea podrían convivir en el mismo sitio, lo que convertiría a la ex Glorieta de la Palma en un vergel de auténtica raigambre mesoamericana 14/05/2022

Insepulto. Cuentos de terror a la mexicana. (2021)

Insepulto. Cuentos de terror a la mexicana. (2021)

Los mexicanos sentimos un placer absolutamente morboso, que raya casi en lo enfermizo, por asustarnos con los cuentos y las anécdotas de terror: Ricardo Rincón Huarota 20/10/2021

Amparo Dávila: una vida entre Dios y el Diablo

Amparo Dávila: una vida entre Dios y el Diablo

El 21 de febrero próximo se cumplirán 93 años del nacimiento de la escritora zacatecana (1928-2020). En entrevista, la Dra. Patricia Rosas Lopátegui reflexiona sobre la autora que es reconocida como uno de los referentes de la literatura fantástica en México 18/02/2021

Designa AMLO a la Dra. Laurie Ann Ximénez–Fyvie nueva zar anti-pandemia Covid 19

Designa AMLO a la Dra. Laurie Ann Ximénez–Fyvie nueva zar anti-pandemia Covid 19

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, urgió al mandatario el cese fulminante de López Gatell 28/12/2020

Siniestro, de Patricio Chaija

El narrador argentino publicó en 2017 un compendio de 14 cuentos de terror 06/08/2020

Mostrando: 1-5 de 57