×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

EcoliberalMiembro desde: 10/02/17

Ecoliberal

http://www.miseshispano.org

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    3.383.905
  • Publicadas
    1.804
  • Puntos
    0
Veces compartidas
248
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 3d

image

imageEscuchar los comentarios recientes sobre los fracasos de las repos en Nueva York nos lleva a suponer que no hay suficiente dinero en el sistema. Este no es el verdadero problema, como muestra claramente el gráfico de abajo de la cantidad de dinero fiduciario para el dólar.

image

La cantidad de dinero fiduciario es la suma de dinero fiduciario (en este caso dólares estadounidenses) tanto en circulación como en reserva en el balance del banco central. Antes de la crisis de Lehman, creció a una tasa de crecimiento compuesto bastante constante del 5, 86%. Desde la crisis de Lehman, ha crecido a un promedio del 9, 45%, incluso después de la desaceleración de su ritmo de crecimiento que comenzó en enero de 2017. La cantidad de dinero fiduciario sigue estando 5 billones de dólares por encima de lo que habría sido hoy si no se hubiera producido la masiva expansión monetaria tras la crisis de Lehman. Si hay escasez de dinero, es porque el proceso de creación de deuda para financiar el gasto corriente se está saliendo de control.

No son sólo los Estados Unidos. Si tomamos cifras similares (pero menos detalladas) para la cantidad de dinero fiduciario en otras naciones importantes, sumando los balances generales de la M3 y de los bancos centrales, encontramos que ha aumentado a tasas variables para las economías más importantes. En China, la tasa de crecimiento anual compuesto ha sido del 12%, aunque el crecimiento en Japón, con un 5, 2%, y en la Eurozona, con un 4, 9%, ha sido más moderado, lo que refleja el estancamiento de los niveles de crédito bancario. Cuando, a falta de cualquier otra medida, los estadísticos utilizan un total de dinero del PIB como sustituto de la definición del progreso económico, no debería sorprendernos ver que las economías con la mayor tasa de crecimiento monetario se consideran las más rentables.

Así como el PIB no nos dice nada sobre el progreso humano y sus beneficios para la sociedad, otros usos del dinero como mecanismo de control para la gestión económica son igualmente engañosos. Gran parte de la expansión monetaria ha sido para financiar el gasto público improductivo. La mayor parte del saldo tras el recorte del gobierno ha alimentado la especulación en el sector financiero y ha financiado el crédito al consumo para aquellos cuyos ahorros se han agotado. La aceleración del crecimiento de la oferta monetaria no revela el efecto de transferencia de riqueza que empobrece a cada individuo productivo en beneficio de los gobiernos, el sistema bancario y los clientes favorecidos del banco. Estos últimos grupos son, en su mayoría, grandes empresas y, directa o indirectamente, los fondos de cobertura.

La verdadera razón por la que parece que hay escasez de dinero

Décadas de empobrecimiento por la inflación monetaria, que se ha acelerado desde Lehman, es un asunto muy serio y está detrás de la fragilidad de los sistemas económicos dominados por los déficits del gasto público. La razón por la que parece que no hay suficiente dinero es que la aceleración de los pasivos públicos en términos de moneda nominal los está alcanzando. La famosa estimación de Laurence Kotlikoff para 2012 de los compromisos futuros del Gobierno de EE.UU. de un valor actual neto de más de 222 billones de dólares está muy viva a su llegada.

Más sobre

Sería más exacto decir que la cifra de EE.UU. tiende hacia el infinito. Ya es infinito en Japón y en la Eurozona, donde los tipos de interés negativos y el rendimiento de los bonos ofrecen la base para el cálculo del valor actual neto. Como en la mayoría de las cosas financieras, el público desconoce felizmente las verdaderas implicaciones de los tipos de interés bajos y negativos y de los rendimientos de los bonos ultra-bajos. Consideran que unos tipos de interés muy bajos permiten a su Gobierno pedir prestado todo lo que quiera para dotar al público de nuevos hospitales, escuelas y similares. Se trata de tontos de políticos y banqueros centrales que han convertido a todos los demás en tontos, y los pocos que se dan cuenta no tienen ni idea de cómo invertir el proceso. Lo que no ven es que el gobierno no puede ahora financiar la asistencia sanitaria pública y las pensiones, que constituyen la mayor parte de las obligaciones futuras en un estado de bienestar, sin acelerar aún más el deterioro monetario.

Nadie puede saber cuál es la cifra real de los futuros pasivos públicos, de los que el bienestar es un componente cada vez mayor. Los políticos, que afirman que una semana en la política es a largo plazo, no ven ningún problema. Los pocos gobiernos que han aumentado la edad de jubilación lo han hecho para hacer frente a las crecientes obligaciones actuales en materia de bienestar social, y no para hacer frente a las del futuro que, en última instancia, conducirán a la destrucción de lo que, como occidentales, en general estamos de acuerdo en que es una sociedad democrática civilizada. Ese es el problema de sus sucesores.

Si la historia y la teoría económica razonada son una guía, las demandas de crédito por parte del estado terminarán con la destrucción de las monedas del gobierno. Porque la verdad es que la inflación del dinero, y el crédito ha creado la ilusión de que todos podemos vivir más allá de nuestros ingresos, siendo nuestros ingresos lo que producimos.

Nada, con las únicas excepciones de un banco central y sus gastos comerciales, puede hacer dinero sin tener que anunciarlo: el señoreaje se toma simplemente sin el consentimiento del público. Sin cuestionar cómo surge, el dinero extra nos permite dar rienda suelta a todas nuestras fantasías hasta que en algún momento la realidad golpea. Al igual que el glotón de Monty Python, señor Creosota, ¿podemos introducir un poco más de inflación antes de que todos explotemos?

Fuente.

Más recientes de Ecoliberal

El mercantilismo, los comerciantes y el «conflicto de clases»

El mercantilismo, los comerciantes y el «conflicto de clases»

Este artículo es un extracto de Conceived in Liberty (1975), volumen 1, capítulo 32: «El mercantilismo, los comerciantes y el «conflicto de clases»» Hace 1d

Mi primera vez en el Berlín Oriental

Mi primera vez en el Berlín Oriental

Este es el 30º aniversario de la caída del Muro de Berlín, uno de los momentos más gloriosos de la historia moderna de la libertad. Pasé por primera vez a través de esa pared mientras hacía autostop por Europa en el verano de 1977 Hace 1d

Los subsidios gubernamentales y la decadencia de la educación superior: Lecciones desde Australia

Los subsidios gubernamentales y la decadencia de la educación superior: Lecciones desde Australia

La Comisión de productividad (CP) del gobierno federal australiano ha elaborado una serie de informes sobre la educación superior en los últimos años (y en años anteriores) Hace 2d

Un gran imperio requiere un gran gobierno

Un gran imperio requiere un gran gobierno

El caos que surge del intervencionismo estadounidense en Siria ofrece una excelente oportunidad para explorar la mente intervencionista Hace 2d

Toronto reduce el control de alquileres... así que los constructores construyen más viviendas

Toronto reduce el control de alquileres... así que los constructores construyen más viviendas

Se ha vuelto casi generalmente aceptado que los políticos rompen sus promesas. Ya sea para equilibrar el presupuesto o para lograr un objetivo ambicioso esbozado en sus plataformas de campaña, el electorado ya anticipa que siempre estarán por debajo de sus promesas Hace 2d

Mostrando: 1-5 de 1.803