×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    334.385
  • Publicadas
    113
  • Puntos
    0
Veces compartidas
1
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
12/01/2022

image

El sorprendente titular del artículo publicado en el diario INFORMACION el pasado 7 de enero y el contenido de este, en el que se pone en palabras de la edil de cultura una serie de intenciones sobre el futuro del edificio construido para museo del calzado, me ha vuelto a dejar sin habla. Respetando el derecho de opinión de cada cual, cuando como en este caso, se trata nada menos que de la opinión de la concejala de cultura de nuestra ciudad democráticamente elegida, miembro del Patronato de la Fundación, considero que en este mismo medio, debo transmitir nuevamente lo que pienso de este proyecto en el que el Museo del Calzadode Elda está involucrado y amenazado de extinción, e inmerso en una destructiva polémica de su imagen, sintiendo que estos temas no se debatan en el seno del patronato que es su legítimo lugar.

Dada mi avanzada edad, me ha costado pronunciarme al respeto, no debo a estas alturas entrar en polémicas de esta naturaleza dado que, por ley de vida, me encuentro en mi último tramo de existencia, pero, si como no dudo, hay realmente buena fe y deseo de volver a hacer de nuestra ciudad un lugar con proyección internacional y no caer en los errores del pasado, creo que mis opiniones al respecto deben ser, al menos, objeto de debate porque nos estamos jugando mucho más de lo que aparentemente pueda parecer.

¿Qué mensaje lanzamos al mundo con un museo del calzado como el que hay en nuestra ciudad? Considero obvio que nuestro rasgo diferencial en estos momentos y respetando otras nobles proyecciones de tipo cultural, es sin duda nuestro museo, no solo por su amplia colección de fondos, sino también por la enorme diversidad que en él se concentra, pero sobre todas las cosas porque supone algo nuestro, diferente a cualquier propuesta de tipo cultural o divulgativo que pueda realizar cualquier ciudad. Puedo asegurar que no existe ningún museo de calzados en el mundo, que yo haya visitado, con la actividad colateral que el de Elda realiza: concursos en activo como "La Mujer Mejor Calzada" o el "Periodístico sobe calzados" (hoy dormido), la escuela de diseño; la de zapato para pies con deformaciones y artesanal; la sección de la horma; el contenido vivo de los Lápices de Oro, entre otras muchas actividades y exposiciones itinerantes en el que raro es el mes que no se prodigan. Esas noticias llegan por las redes sociales a todos los interesados en el calzado, que son millones, en cualquier parte del mundo y eso prestigia a nuestro zapato y a nuestra ciudad.

Hacer más fuerte, más grande y mejor dotado al museo del calzado de Elda es, a mi juicio, nuestra principal misión, como eldense, como patrono y evidentemente como fundador, pero debe comprenderse que es la mejor inversión que puede realizarse para fortalecer la imagen de la ciudad ante el mundo, en base a esa singularidad que otras ciudades no pueden ofrecer.

¿Porqué es anacrónico y perjudicial reunir los muesos de la ciudad en un único edificio? A este respecto cabrían varios criterios que aconsejarían todo lo contrario, entre ellos la necesidad de que la ciudad posea museos en función de los fondos que custodia, es decir, un museo arqueológico precisa de muchos más espacios que los pírricos que podrían extraerse de una planta de un edificio, normalmente los muesos arqueológicos están vinculados a lugares donde existen indicios de culturas antiguas, tal es el caso del Monastil, que en el conjunto de los arqueológicos de la provincia, debe tener sus espacios propios y suficientemente amplios para poder desarrollar las actividades que este tipo de exposiciones demandan, encastrarlo en un edificio donde habría que constreñir el propio museo del calzado es un "error de libro" . En el caso del museo etnológico, con valiosas y muy queridas colecciones en su haber, requiere un edificio singular, que le vaya con los fondos que custodia. Elda todavía tiene algún edificio modernista que debía ser tomado en consideración para dotar al etnológico de unas amplias salas de exposición. Y para más abundamiento, la ciudad de Elda necesita más si cabe que otras poblaciones, de una dispersión de lugares culturales y de ocio para que el visitante camine por la ciudad y visite cada uno de ellos, para mover otros servicios: comercios, cafeterías o restaurantes entre otros. Congregar en un edificio, ya de por sí insuficiente para el museo existente, que por otra parte se construyó expresamente para Museo del Calzado, es poner un corsé a la expansión y ampliación de las actuales instalaciones. La concepción con la que se realizó el estudio museográfico se realizó contrastando en los museos existentes y algunos visitados en Europa, Asia y América. Nuestro museo, como otros, está concebido como un museo de artesanía de la industria básica familiar, en primer lugar, donde se muestran zapatos, maquinaria y utensilios de nuestros primeros zapateros, así es como se rinde tributo a los oficios y así es como Elda honra a sus trabajadores.

No hace mucho que el Patronato del Museo del Calzado dejó sobre la mesa dos legados que se entregaban a la ciudad, regalados y sin coste alguno, a través del museo del calzado, dos donaciones que se han perdido, una de más de 160 pares de zapatos históricos de un particular que conserva la más amplia colección de zapatos históricos existente en nuestro país; y la otra, el museo del bolso, con más de quinientos bolsos desde la Edad Media hasta principios del siglo XX. ¿Acaso no sería más razonable engrandecer nuestro actual museo y dotar a los otros museos existentes de unos contenedores dignos de sus valiosos fondos? Además, ofreceríamos al visitante la mayor exposición conjunta de zapatos y bolsos existentes en el mundo y reunidos en un mismo espacio, que hacen honor, dignifican y promocionan, a las industrias mayoritarias de este valle del Medio Vinalopó. Pero estos hechos irreversibles ya han supuesto un daño a nuestro patrimonio, porque esas colecciones suman y nunca restan, pero hoy se encaminan a otros museos esperando mejores acogidas.

Por último, la cifra facilitada para el titular de la noticia con la que INFORMACION abría su página de Elda, y supongo, conociendo la seriedad del que lo escribe, totalmente contrastadas me parece no solo disparatada sino innecesaria y totalmente fuera de lógica. El Museo del Calzado tiene unas características especiales, en él se representan las actividades artesanas de miles de personas que legaron sus mejores "tesoros" a esta casa para que se expusiesen al público y se conservase para siempre, de forma similar a como se presentan en los mejores museos del mundo de esta especialidad, y representando el símbolo del esfuerzo y sacrificio de obreros y empresarios; allí están las raíces de nuestro pasado. Tratar de convertir el museo de nuestra ciudad en un MARQ, es absurdo y fuera de contexto. Eso queda para otro tipo de museo, pero no para el de calzado.

El 90% de los fondos del museo del calzado lo han aportado, por cesiones, miles de trabajadores del sector zapatero, la mayor parte ciudadanos de Elda, y tratar de singularizar esos fondos en espacios específicos que solo muestran una pequeña parte de ellos, como sería el caso de un museo de corte similar al arqueológico de Alicante o a otros de su misma talla, es algo que no estaba en la mente del fundador, que antes de iniciar el estudio museográfico tuvo que documentarse en decenas de muesos industriales en media Europa. Y ya que hablamos de ello, debo aclarar que en toda fundación existe la figura del fundador que es quien inicia esa empresa, en este caso el museo, y según las leyes vigentes en materia Fundaciones, el Protectorado, deja muy claro que los fines fundacionales son prioritarios y están incluso por encima de los acuerdos de los propios patronos (Art 2 de la Ley 50/2002), y esto es lógico, porque los patronatos son cambiantes y en los patronos entran y salen personas con criterios dispares, debe por tanto existir una figura que sea el que mantenga la llama a la que conducen los fines fundacionales, y ese no es otro que aquel que, en su día, sentó en una mesa a los patronos e inspiró la Fundación. Para llegar a ese "museo de la ciudad" como anuncia la página del periódico provincial, habría que eliminar la actual Fundación Cultural Museo del Calzado y eso tampoco es sencillo ni posible, porque aún retirando espacios o eliminando subvenciones, al final, el protectorado es quien tiene la última palabra y, en el caso de Elda y de nuestro Museo del Calzado, sería el mayor error posible cometido por eldenses y debe tenerse en cuenta que la voluntad del fundador), es más, el Protectorado podría consentir en que los fondos pudieran pasar a otra fundación en los que se siguiesen fielmente los designios y el espíritu fundacional con el que se creó en Museo del Calzado, ya que uno de los fines más claro de nuestra actual Fundación es la proyección y prestigio de la industria del calzado en España. Esta exigencia de la propia ley tiene como objetivo preservar los fines fundacionales por encima de los diferentes patronos que repito, asumen los cargos de forma temporal, y no pueden de forma alguna desviar el objetivo marcado por el fundador para alcanzar la meta fijada en estatutos.

No existe mayor experiencia que visitar museos en otros países, y ya que estamos defendiendo la necesidad de mantener el Museo del Calzado de Elda como un icono diferenciador, que nos identifique y promocione la industria más importante y significativa de la ciudad, debo decir que en países tan cercanos como Italia, Portugal, Bélgica u Holanda, por citar solo algunos de los que proliferan museos de utensilios, etnológicos y productos manufacturados o de sus industrias más representativas, los del calzado tienen una especial importancia y muestran sus exposiciones en lugares muy cuidados y desvinculados unos de otros, con edificios de belleza arquitectónica, precisamente para protegerlos y marcar sus propias identidades y particularidades, todo lo contrario de lo que se desea hacer en Elda.

En otro orden podríamos hablar de los trabajos ímprobos de los patronos y empleados que han pasado por el museo en los últimos 25 años, sus desvelos y sacrificios para llevar a posicionar nuestro museo en un listón muy alto de prestigio. ¿Para que ha servido si el nombre por el que han luchado se mezcla en un conglomerado de museos y exposiciones que en nada tienen que ver con el calzado?.

A mi juicio esos tres millones de euros que muy generosamente dicen necesita el Museo del Calzado de Elda, deben emplearse para adquirir espacios y dotarlos para hacer dignos y modernos los museos Arqueológico y Etnológico, ¿Qué mejor inversión para la ciudad?; con ello se ensancharía el espacio cultural, todo lo contrario de lo que se pretende, y en lugar de arrinconar, limitar o reducir, nuestros insuficientes espacios, provéase al Museo del Calzado de almacenes (inexistentes) y alguna que otra mejora del actual edificio, para no dar pasos atrás y que alguna otra ciudad encuentre un motivo de peso para consolidar un museo del calzado como símbolo de la industria del calzado español enriqueciendo y mimando lo que los eldenses no hicimos o dejamos perder. El hipotético "Museo de la Ciudad" sería minimizar uno de los mejores iconos de Elda, silenciar su nombre y limitar sus salas o sus fondos; todo lo contrario de expandir la cultura zapatera de nuestra industria del calzado local, la proyección de Elda como ciudad zapatera internacional, y un Museo del Calzado que hoy es piropeado y evaluado como de los más importantes del mundo considerado por sus homólogos. Sería un error irreversible y un nuevo retroceso para la ciudad que llevó la economía zapatera y el nombre del zapato español, a lo más alto en prestigio y calidad. No hay rincón en el mundo en el que se hable de zapatos y de zapateros que no hayan oído el nombre del Museo del Calzado de Elda ¿Cuántos hablarán de ese otro Museo de la Ciudad en el futuro?

José María Amat Amer - Fundador y director honorífico del Museo del Calzado de Elda

Más visitadas de Asdruval

La apasionante historia del calzado. Los vistosos calzados Persas

Los persas o farsíes fueron un grupo étnico que habitó Irán, Afganistán y Tayikistán. También el pueblo persa, 1400 a.C. nos han legado algunas representaciones de personajes con calzados 01/07/2016

El libro "Zapatos" de Ághata Ruíz de la Prada

El libro

La repercusión que ha tenido la publicación del libro "Zapatos", editado por la Fundación Ághata Ruíz de la Prada, ha sido extraordinaria. Es un libro muy bien maquetado con fotografías de gran calidad y en el que figura un prólogo del diseñador español afincado en Londres Manolo Blahnik 29/05/2016

El legado más valioso custodiado en el Museo del Calzado

El legado más valioso custodiado en el Museo del Calzado

Se conserva en el Museo del Calzado una reliquia del Papa Juan XXIII, el "Papa Bueno", aquel que con aspecto bonachón e incluso con cierto aire campesino, se suponía iba a ser un papa para un periodo de transición y conforme avanzaba su pontificado, fue capaz de dar un aire renovador 01/09/2018

Vigévano en Italia y Elda en España. Dos importantes núcleos industriales de calzado.

Vista interior de una de las preciosas salas del Museo Internacional del Calzado de Vigevano (Italia) construcción tipo gótico-Lombarda 06/05/2016

La Factory Store-Museo un fiasco sin responsables

La Factory Store-Museo un fiasco sin responsables

Factory Store-Museo fue una tienda de diseño creada en los bajos del Museo del Calzado de Elda, con el beneplácito de la Federación de Fabricantes de Calzado que alquiló a la Fundación FICIA los espacios y se convirtió en un gran fracaso ocasionando daños intangibles a instituciones como la Fundació 07/12/2014

Mostrando: 16-20 de 62