×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Ana AlcántarMiembro desde: 14/07/20

Ana Alcántar
404
Posición en el Ranking
1
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    6.751
  • Publicadas
    2
  • Puntos
    50
Veces compartidas
0
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
14/07/2020

Es un lugar del que emanan olor a café y pintura de cada uno de sus rincones, un lugar que reúne personajes emblemáticos y conocidos: el Andador Constitución, en el Centro Histórico de la capital colimense

 

Comentan sus comerciantes de más antigüedad, que tristemente a pesar de que el centro no puede ser concebido sin pensar en el andador, se ha ido dejando atrás con el pasar de los años, pues al día de hoy diversas problemáticas han ido favoreciendo al declive económico, social y cultural de este espacio.

Desde los indigentes que se esconden ahí por las noches, hasta la falta de luminarias, pasando por la carencia de algo tan simple como los botes de basura que evitarían que los transeúntes tiraran desechos en las fuentes del andador y la falta de realce y difusión para los artistas que ahí se refugian para crear arte.

Lourdes Ceballos Ramos, quien posee un negocio familiar de ropa artesanal desde hace más de 100 años, señaló que una de las cosas más importantes es la vigilancia en la zona, puesto que al faltar ésta, los indigentes se refugian en el andador y “todos hacen sus necesidades fisiológicas aquí y todos (los comerciantes) tenemos que estar lavando en la mañana”.

Abundó que “antes había unos tambos grandes para basura y los cambiaron por esos chiquitos”, explicó que las personas, al no encontrar más espacio, arrojan su basura a las fuentes o jardineras  y ese es otro aspecto que da mala imagen para los turistas.

A su vez, Juan Tomás, artista plástico del andador Constitución desde hace 19 años dijo que este espacio es emblemático tanto en la historia de la ciudad como en su desarrollo cultural.

Con respecto los cisnes que colocó el Ayuntamiento, de color blanco, el pintor dijo que “se veían más bonitos como eran originalmente” y que sin duda alguna también cambia la imagen que se tenía en un principio de este lugar.

Por otro lado, manifestó que “todos tenemos que poner un granito de arena” para que el andador Constitución vuelva a ser lo que en algún tiempo fue.

Desde hace 23 años, Francisco Bueno Ramírez tiene una tienda de artesanías en el Andador y dijo que ha visto los diversos cambios por los que éste ha atravesado a lo largo del tiempo, así como las problemáticas actuales que tiene.

Detalló que la iluminación es muy deficiente “en las noches se pone muy oscuro aquí y pues las familias no transitan igual que antes”.

El comerciante añadió que la falta de difusión no solo ha impactado al sector turístico en el lugar, sino también en el ámbito cultural puesto que varios artistas han dejado de visitarlo y ejemplificó a los pintores “que cada vez son menos y cada vez venden menos”.

Los espacios culturales que forman parte del andador Constitución también son azotados por la desatención que este espacio presenta, puesto que si se le diera mayor atención y difusión a las actividades que ahí se realizan se podría crear una gran comunidad de artistas locales nacidos en ese lugar.

Lo anterior lo comentó Rosario Gómez Rangel, dueña de la cocina Kúa Kúa, que forma parte del colectivo Artería y añadió que “es un lugar de Colima que debería tener una difusión por parte de la Secretaría de Turismo”.

Agregó que la juventud es punto clave para que la fama cultural que se ha creado en el andador no se vaya a pique, ya que los adolescentes que se reúnen en el pasillo todavía están renuentes a formar parte de la sociedad cultural que ahí se reúne “los hemos invitado pero no se dejan”.

María Parra de Ceballos, quien posee, junto con su esposo un negocio familiar de artesanías desde 1985, apuntó que la invasión de comerciantes ajenos al andador y jardines aledaños afecta la economía de los vendedores locales, quienes venden productos elaborados en el estado.

“Nos oponemos a que vayan a hacer un mercado ambulante aquí”, dijo que se convertiría en una problemática muy grave para los comerciantes locales “en eso tiene que estar al pendiente las autoridades y nosotros como comerciantes para no dejar”.

“Para las familias colimenses, en la visita tradicional que se hace al centro, la gente descansa, se da una vuelta por ahí”

En andador como tradición colimense.

En cuanto a lo que representa el andador para los colimenses, el comerciante Francisco Bueno Ramírez indicó que es un lugar de esparcimiento familiar “es algo regional que se tiene que conservar”.

Hilario Cárdenas Jiménez, historiador aficionado refirió que éste es un rincón lleno de bohemia y lamentó el hecho de que sea solo una cuadra en toda la ciudad con estas características.

“Para las familias colimenses, en la visita tradicional que se hace al centro, la gente descansa, se da una vuelta por ahí. Hay bancas donde se puede sentar la gente, hay comercios que no hay en todos lados, como por ejemplo, venden churros con chocolate y no hay más que ahí”.

Rosario Gómez Rangel, por su parte manifestó que el andador es parte medular del centro “porque por aquí han desfilado grandes artistas” y “si se le da el empuje necesario, creo que Colima sería un buen semillero de grandes artistas, ya se lo merecen”.

María Parra de Ceballos expresó que “el andador es el lugar donde encuentras la artesanía que se elabora aquí en Colima” y “lo que representa al centro” y no se parece a ningún otro en la entidad.

 

El antes.

Cabe señalar que antes de que fuera andador, este callejón fue una calle transitable de sur a norte y contaba solamente con algunos espacios ocupados por médicos, otros como bodegas y una farmacia.

Lo anterior lo dijo Hilario Cárdenas Jiménez, historiador aficionado que tuvo una farmacia llamada Colima en 1959 entre Constitución y Madero.

Señaló que fue don Enrique Ceballos Cárdenas quien pavimentó media cuadra de lo que hoy es el andador, convirtiéndolo así en “la primer calle con concreto hidráulico en la ciudad de Colima” y “pasaba un carro cada cinco minutos, era un Colima muy tranquilo”.

Abundó que la actitud progresista de Ceballos Cárdenas lo llevó a colocar también la primera lámpara incandescente en la esquina del portal Medellín “la gente venía de todos lados de la ciudad a ver esa lámpara con esa luz intensísima”.

Con respecto de los cisnes, recordó que eran cuatro de color bronce y originalmente se encontraban en el Jardín de La Libertad “una noche, como dicen en mi pueblo, anochecieron y no amanecieron”.

Evocó que fue Diario de Colima quien ejerció presión para que los cisnes regresaran y así fue, solo que en esa ocasión los ubicaron en el andador constitución “aparecieron solo tres, descuidadísimos”.

Y en esta última ocasión que reaparecieron pintados de color blancos, dijo que “no se ven tan mal” pero “se veían mejor en su color original”.

Rescate por parte del Ayuntamiento.

Muchos han sido los intentos de diferentes administraciones por rescatar este espacio, pero sin éxito, puesto que la euforia dura escasos meese, olvidándose después de que no es solo un espacio más del centro de la capital colimense... sino que es EL espacio que le da vida a nuesto centro...

Más recientes de Ana Alcántar

Abandonan a bebé en Colima

Abandonan a bebé en Colima

La mañana de este martes, un recién nacido fue abandonado en la colonia Volcanes, del la ciudad de Colima; se desconoce paradero de sus padres 14/07/2020