Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diariodesalud escriba una noticia?

El perfil de riesgo oncológico individual no incentiva al cambio de estilo de vida

16/12/2016 21:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

POR LISA RAPAPORT (REUTERS HEALTH) ? Las personas que utilizan los perfiles del genoma para conocer su riesgo genético de desarrollar ciertos cánceres no aprovecharían demasiado los resultados.

Aunque la mayoría de las pruebas genéticas se hacen en el sistema de salud, cada vez más personas accede a perfiles de riesgo oncológicos más amplios de manera directa con empresas como 23andMe y Pathway Genomics. Algunos estudios previos habían sugerido que esos test motivarían cambios para mejorar la salud, pero otras investigaciones obtuvieron resultados opuestos.

Los autores analizaron información de 762 de esos usuarios de los perfiles genómicos personales sobre el riesgo de desarrollar ciertos cánceres, como el de colon, recto, próstata y mama.

A los seis meses, el estudio indicó que aquellos con un nivel de riesgo elevado de desarrollar tumores no eran más propensos que el resto a cambiar la dieta, hacer ejercicio o realizarse los controles para detectar tumores.

"Hacerse pruebas genómicas fuera del sistema de atención tradicional dificulta la contextualización de los resultados", dijo la autora principal, doctora Stacy Gray, del Centro Médico Nacional City of Hope, Duarte, California.

Los resultados de ese grupo altamente motivado como para hacerse estudios por su cuenta no describiría el potencial de las pruebas genómicas personalizadas para modificar conductas en una población más amplia, según agregó Gray. Pero dijo que lo importante es que los cambios del estilo de vida, como comer mejor y hacer ejercicio, son difíciles de incorporar y aún más de sostener.

El equipo excluyó a las personas con un diagnóstico oncológico previo o que ya se había hecho alguna prueba genética. Los participantes tenían 42 años, eran caucásicos, con ingresos altos y título universitario.

A casi todas las mujeres les preocupaba el riesgo de desarrollar cáncer y a la mayoría de los hombres, el de próstata. El 88 por ciento de ambos sexos les interesaba conocer el riesgo de padecer cáncer colorrectal.

Ninguno tenía mutaciones de alto riesgo que pudieran anticipar una amenaza significativa ni cierta o que fueran de interés para estudiar en la práctica clínica. En realidad, los perfiles describieron variantes genéticas que elevan levemente el riesgo de desarrollar ciertos cánceres para estimar el perfil de riesgo de cada uno de los tres tipos de cánceres.

A los seis meses de esos resultados, el 31 por ciento de los participantes había modificado la dieta, el 26 por ciento había comenzado a hacer ejercicio, el 6 por ciento había dejado directivas anticipadas y el 21 por ciento había empezado a tomar vitaminas y suplementos, según publica el equipo en Journal of Clinical Oncology.

La mayoría de los participantes con un valor de riesgo elevado no era significativamente más propensa a hacer esos cambios que aquellos con un valor de riesgo bajo. Los hombres con mayor riesgo de desarrollar tumores de próstata fueron la excepción: eran más propensos a empezar a utilizar vitaminas y suplementos que aquellos con un nivel de riesgo genético bajo.

FUENTE: Journal of Clinical Oncology, online 12 de diciembre del 2016

0

Sobre esta noticia

Autor:
Diariodesalud (22322 noticias)
Fuente:
diariodesalud.com.do
Visitas:
1881
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.