Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Pensar en un hijo después de la quimioterapia puede ser una realidad

07/09/2009 21:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Más mujeres con cáncer preservan la fertilidad por un pronóstico alentador y superador. Apoyo necesario de pareja, familia y amigos. Métodos: vitrificación de óvulos y embriones, trasplante de tejido ovárico

PENSAR EN UN HIJO DESPUES DE LA QUIMIOTERAPIA

PUEDE SER UNA REALIDAD

Cada vez son más las mujeres jóvenes con cáncer que pueden preservar su fertilidad. Los métodos de diagnóstico y tratamiento han avanzado por lo que es posible "llegar antes" y afrontar de mejor forma cada situación. Ahora pensar en un hijo, luego de la quimioterapia, puede ser una realidad.

Más de la mitad de las mujeres con cáncer tienen un pronóstico alentador y superador de la enfermedad.

La mejoría viene de la realización de procedimientos complejos y "agresivos", como la quimioterapia, que comprometen la fertilidad a largo plazo y producen una falla ovárica prematura y a veces permanente.

El mantenimiento de la capacidad reproductiva en las jóvenes con cáncer representa un nuevo campo de discusión y acción, con implicancias en los tratamientos oncológicos. Todas las posibilidades deben ser analizadas en su contexto con el equipo médico de cada paciente.

Lo más importante es no crear falsas expectativas, pero la posibilidad existe, y debe informarse a las pacientes y familiares los verdaderos alcances de los métodos de conservación de fertilidad existentes.

Hay que tener en cuenta que muchas jóvenes, en el momento de recibir el diagnóstico de la enfermedad, planificaban la idea de tener un hijo o contemplaban esa posibilidad a futuro. Por esa razón, la dualidad en la que se confronta un diagnóstico de cáncer con el profundo deseo de ser madre, y la posibilidad de preservar la fertilidad antes de encarar una terapia oncológica, constituye un tema muy sensible para quien debe enfrentar el diagnóstico, como para su pareja, sus familiares, sus amigos y los médicos.

"

El abordaje multidisciplinario debe integrar especialistas en medicina reproductiva, médicos clínicos, cirujanos, oncólogos, endocrinólogos, urólogos, obstetras y ginecólogos, genetistas, psicólogos y bioéticos, entre otros.

Por un lado, hay que resguardar y mejorar la calidad de vida de la paciente y, por otro, proteger su capacidad fértil con el pensamiento puesto en los años que vendrán.

Métodos disponibles

En la actualidad, para aquellas mujeres que debieron enfrentar un diagnóstico positivo de cáncer pero han logrado superar la enfermedad, existen dos posibilidades que aseguran su capacidad reproductiva.

Una de ellas es la vitrificación de óvulos y embriones obtenidos a través de la estimulación ovárica, un método alternativo a la ciopreservación de gametas (óvulos y espermatozoides), embriones y tejido ovárico. Consiste en una congelación ultrarrápida de ovocitos o tejido ovárico, con gran cantidad de una sustancia llamada "crioprotectante", que protege a la célula de los problemas del congelamiento.

Por lo general, ésto se pone en marcha antes de comenzar los tratamientos para el abordaje del cáncer y, posteriormente, cuando la paciente tiene deseos reproductivos, se desvitrifican o descongelan los óvulos, se unen a los espermatozoides extraídos de su pareja y se realiza su fecundación in Vitro para luego implantarlos en el útero de la mujer.

Por otra parte, está la posibilidad de realizar un trasplante de tejido ovárico , que extrae una porción del ovario por laparoscopia (técnica mini invasiva) para después congelarlo por el método tradicional o por el de vitrificación y preservarlo.

Más adelante, cuando la paciente desee ser madre, el tejido se descongelará y se insertará en un lugar del cuerpo, que se define de acuerdo al tipo de tratamiento y zona en donde se ha recibido el tratamiento oncológico.

De este modo, el transplante de ovario se puede hacer en el abdomen o en otro sitio con el fin de proteger al ovario. Si la paciente recibirá rayos sólo en la pelvis, otros sitios del cuerpo son adecuados y más simples para insertar el ovario, como tejido celular del abdomen, axila, antebrazo, músculos del abdomen, entre otros.

Finalmente, para conseguir el embarazo, hay que realizar una fertilización in Vitro, ya que los óvulos desde ahí no pueden salir hacia la trompa de Falopio para encontrarse con el espermatozoide.

Fuente: Agencia Pro Salud News Buenos Aires, Argentina


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
8356
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.