Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

Pekín desoye los llamamientos de Londres y ejecuta a un británico por tráfico de drogas

29/12/2009 13:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las autoridades chinas ejecutaron este martes como estaba previsto al británico Akmal Shaij, acusado de tráfico de drogas, pese a las peticiones hasta el último momento de lo contrario tanto por el Gobierno británico como por la familia del reo, que argumentaban que éste padecía problemas mentales. Para el Tribunal Popular Supremo chino, sin embargo, este argumento no estaba probado y dado que la ley "es igual para todos", Shaij debía ser ejecutado.

Shaij, de 53 años y residente en Londres, fue detenido en el aeropuerto de Urumqi en septiembre de 2007 en posesión de 4, 03 kilos de heroína que había transportado desde Tayikistán y condenado a muerte en primera instancia por el Tribunal Popular Intermedio de Urumqi el 29 de octubre de 2008, siendo confirmado el veredicto poco después tras no prosperar las dos apelaciones que presentó.

En un comunicado emitido hoy por el Tribunal Supremo poco antes de la ejecución y recogido por la agencia oficial Xinhua, la corte insistió en que Shaij violó la Ley Penal de China al introducir grandes cantidades de heroína en su territorio. Así pues, dado que la legislación penal establece la pena capital para toda persona que trafique con más de 50 gramos de heroína, el Supremo consideró que la sentencia dictada en primera instancia es apropiada.

Por otra parte, la Ley Penal de China "estipula que todas las personas son iguales ante la ley y nadie puede transgredir las normas" por lo que "los criminales deben ser castigados de acuerdo con las leyes al margen de su nacionalidad", insistió el Tribunal Popular Supremo. Shaij es el primer ciudadano de un país de la Unión Europea ejecutado en China en 50 años.

Por último, el tribunal consideró que "los derechos de litigio del acusado fueron protegidos y se garantizó el tratamiento legítimo del imputado durante su custodia y proceso judicial.

FALTA DE PRUEBAS

En cuanto a la supuesta enfermedad mental alegada en defensa del acusado, el tribunal afirmó que "los documentos que se presentaron durante el juicio no demostraron el desorden mencionado, ni tampoco sus familiares poseían un historial médico en el que se incluyera mención alguna a la afección citada". "No hay ninguna razón para poner en duda las condiciones mentales del acusado", concluyó.

En un comunicado posterior a la ejecución, la Embajada china en Reino Unido insistió en que los derechos del acusado "fueron respetados y garantizados adecuadamente" y las preocupaciones británicas "se tomaron en consideración". "En lo que respecta a su posible enfermedad mental, de la que se ha hablado mucho, aparentemente no había ningún historial médico previo", añadió la Embajada.

Según indicó Ivan Lewis, del Foreign Office, Shaij habría sido ejecutado por inyección letal. Su cuerpo no será repatriado a Reino Unido ya que el reo fue enterrado rápidamente "de acuerdo con la fe islámica", precisó, citado por la BBC. Lewis intentó hasta el último momento convencer a las autoridades chinas de los problemas mentales de Shaij y habló anoche por última vez con el embajador chino en Londres.

La hija de Sheij, Leilla Horsnell, se mostró "conmocionada y decepcionada de que la ejecución siguiera adelante sin atender al hecho de que mi padre tenía problemas mentales". "Me cuesta entender cómo esto puede ser justicia", añadió. La familia de Shaij había argumentado que éste había sido engañado por traficantes polacos, que le prometieron que harían de él una estrella del pop en China, para que cogiera una maleta que no era una suya en la que había más de 4 kilos de heroína.

REACCIÓN DE BROWN Y MILIBAND

También se apresuró a expresar su condena "en los términos más firmes" el primer ministro británico, Gordon Brown. "Estoy horrorizado y decepcionado de que nuestras peticiones persistentes de clemencia no hayan sido atendidas" y en particular, añadió, "que no se haya realizado un examen mental" de Shaij. Asimismo, trasladó sus "condolencias" a la familia y amigos del ejecutado.

El ministro de Exteriores, David Miliband, condenó igualmente la ejecución, insistiendo en que Reino Unido se opone al uso de la pena de muerte en todas las circunstancias. El jefe de la Diplomacia lamentó que en este caso concreto se haya ignorado "cuestiones de salud mental". Según la BBC, el Foreign Office ha convocado al embajador chino en Londres.

Por su parte, desde la organización legal Reprieve, que había asumido la defensa de Shaij, su directora de comunicación, Katherine O'Shea, opinó que la ejecución "debe ser algo que nos debería alarmar a todos". "Este tipo era una persona muy vulnerable y extremadamente enferma", subrayó.

Según datos de Amnistía Internacional, China ejecutó en 2008 a al menos 1.718 personas, lo que supone el 72% de las ejecuciones totales en todo el mundo. En el gigante asiático, la pena capital se aplica a un total de 60 delitos, entre los que figuran evasión fiscal o fraude. En la mayoría de los casos, el método de ejecución es por fusilamiento pero en algunas provincias se aplica ya la inyección letal.

El director del programa para Asia de la ONG, Sam Zarifi, señaló en un comunicado que la ejecución pone de manifiesto "la injusticia e inhumanidad de la pena de muerte, en particular como se aplica en China". "En virtud del Derecho Internacional, así como la legislación china, la salud mental de un acusado puede y debería ser tomada en cuenta y no parece que en este caso las autoridades chinas lo hayan hecho", lamentó.

"Amnistía Internacional seguirá haciendo campaña para el fin de la pena de muerte y para que China sea transparente y respete los Derechos Humanos en su sistema judicial", concluye el comunicado, en el que se pide a "Reino Unido, UE y al resto del mundo que sigan presionando al Gobierno chino para que aumente la transparencia en torno a la pena de muerte y mejore el debido proceso que se ofrece a todos los acusados".

PEKÍN ADVIERTE DE PROBLEMAS EN LA RELACIÓN BILATERAL

Las críticas llegadas desde Londres recibieron rápidamente la respuesta de Pekín. A través de la portavoz del Ministerio de Exteriores, Jiang Yu, el Gobierno comunista consideró que las acusaciones por parte de Londres "son infundadas" y China expresa "su oposición" a ellas.

"Instamos a la parte británica a que corrija su mala actuación para evitar provocar daños a las relaciones bilaterales", advirtió la portavoz, asegurando que Pekín da mucha importancia a su relación con Londres. "Esperamos que la parte británica pueda tratar de forma racional el caso y no crear nuevos obstáculos para las relaciones bilaterales", agregó.

Jiang insistió en lo ya expresado por el Tribunal Supremo, que el caso había sido tratado de forma independiente y de acuerdo con la legislación del país y que se respetaron los derechos de Shaij a apelar su condena, informó Xinhua.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
2036
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.