Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Manelprofessor escriba una noticia?

¿Pedirá perdón, señor Saura?

21/06/2009 10:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es decir, los Mossos de esquadra eran culpables de un delito inapelable: estar gobernados por su peor enemigo

Nada de lo que ocurrió después, fue gratuito. Abierta la caja de Pandora, y liberados los males del mundo, la imagen de los Mossos de Esquadra cayó en picado, y el desánimo de los policías fue parejo al desprestigio. Durante semanas, y gracias a los buenos oficios de la Conselleria de Interior, empeñada en la ingente labor de demostrar que serían los buenos progres que “arrancarían las manzanas podridas del cuerpo”, los policías estuvieron sometidos a horas de televisión, a decenas de páginas de periódicos, y a una multitud de tertulias, donde la palabra tortura era la reina de la fiesta. Si algo hay que recordar, antes que nada, es que la información sobre los cuatro policías de les Corts, y la publicitación planetaria de un caso de “torturas”, vino directamente del propio departamento, cuya obsesión evidente no era cuidar al cuerpo policial, sino emular a Amnistía Internacional. En esos primeros años felices del equipo de Joan Saura, lo más importante no era gobernar a la policía, sino hacerse perdonar el pecado. Y así, los Mossos se convirtieron en un happening para que políticos inmaduros aprendieran lo que es la gestión.

Recuerdo que en una larga -e interesante- comida con el President Montilla, me referí a ello con preocupación. “Si la intención es que Saura abandone los tics antisistema, y se haga mayor, ¿es buena idea entrenarlo jugando a ser el jefe de la policía?”. Es decir, ¿algo tan serio como la seguridad de un país, podía convertirse en un campo de entrenamiento de un aprendiz? Los hechos han demostrado que esa decisión -viniera por propia petición, o viniera por estrategia montillesca-, fue uno de los errores más importantes del tripartito. Un error que ha arrastrado a todo el cuerpo policial, que ha creado el descrédito más importante de los Mossos en toda su historia, que ha motivado el hecho insólito de una manifestación policial contra su propio Conseller y que, finalmente, ha desmoralizado severamente a los policías que luchan por nuestra seguridad.

Y todo empezó con el caso de les Corts. Un buen día el entonces director general Rafael Olmos se despertó estupendo, montó una rueda de prensa, y aseguró que habían encontrado las “manzanas podridas” del cuerpo, y que actuarían en consecuencia. Es decir, de una tacada, sin anestesia, ni información previa, ni ningún tipo de prueba, Interior ofreció a la canallesca periodística uno de los bocados más apetitosos que se nos puede ofrecer: la constatación de que la policía torturaba. La memoria de todo el antifranquismo -mayoritariamente en cargos directivos de la prensa catalana- empezó a babear, las trencas se sacaron del armario, y las imágenes a cámara rápida de una actuación policial compleja, activaron el efecto Pavlov de nuestras manis de grises. Y en un plis plas se inició la campaña de descrédito, contra cuatro buenos Mossos, más brutal de la historia de nuestra democracia. Poco importaba que el caporal David López, acusado y hoy absuelto de toda culpa, hubiera sido instructor de la Escuela de Policía, y condecorado por su buena actuación policial. Poco importaba que algunos de ellos fueran Mossos en prácticas, siguiendo rigurosamente las directrices del manual de actuación. Hoy, por cierto, también condecorados por actuaciones de riesgo. Poco importaba que el detenido y presuntamente torturado, fuera un tipo violento, que había atacado previamente a los Mossos y se mostraba amenazador. Poco importaba que nadie de nosotros sepamos cómo se reduce un tipo violento, ni qué riesgos padecen los policías que lo reducen. Poco importaba que las imágenes a ritmo acelerado -las que se pasaron masivamente por televisión-, distorsionaran la verdad de los hechos. Poco importaba nada, porqué, si la propia Consellería se ponía medallas, aseguraba que “arrancaría manzanas podridas”, pasaba información a la prensa, y denunciaba a la fiscalía a sus propios policías, la verdad de lo que pasó carecía de todo interés.

Es decir, los Mossos de esquadra eran culpables de un delito inapelable: estar gobernados por su peor enemigo.

Después pasó todo lo conocido. Se abrió la brecha del descrédito, todo el mundo se atrevió con los Mossos, los policías imputados vivieron un calvario, con sus nombres arrastrados por los titulares de los Media, y la desmoralización hizo mella en un cuerpo que cada día se jugaba la piel en la calle, y el buen nombre en los despachos. Un desastre de tal magnitud, que solo la extrema debilidad del Gobierno puede zamparse sin reventar. Y todo ello porqué la gente de Saura tiene alergia cósmica a la policía, eternamente atrapados a la nostalgia de sus pinitos adolescentes revolucionarios. Es decir, se ha desprestigiado severamente a los Mossos de Esquadra, para que un tipo que quiere ser Conseller no pierda cuatro votos antisistema.

La pregunta es si pedirá perdón. Y no me refiero al perdón político, que se paga de otra forma. Sino al perdón moral por el daño inflingido a miles de policías de este país, hoy seriamente desmoralizados. Y, especialmente, perdón a cuatro jóvenes cuya vida ha sido, durante este tiempo, un calvario. Ya ve, ni tan solo pido la dimisión. Solo pido, señor Saura, que pida perdón.


Sobre esta noticia

Autor:
Manelprofessor (5477 noticias)
Visitas:
4271
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.