Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fidelam escriba una noticia?

Paty López, su madurez y tranquilidad

22/11/2009 23:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El histrionismo le sale por los poros. Gesticula, imita y maneja muy bien sus tonalidades de voz cuando repasa su vida. En esta entrevista habla de su faceta como directora teatral, de su cambio a Canal 13 y de Baby Shower, la ópera prima de Pablo Illanes, donde interpretó un intenso papel

El viaje más lindo de su vida fue cuando sus padres la llevaron a ella y a sus hermanos más pequeños a Uni versal Studios y Disney, en Miami. Patricia López tenía 10 años y después de alucinar con los colmillos gigantes y filudos de un tiburón –como si estuviera en la famosa pelí cula de Spielberg– o de encerrarse en un ficticio vagón de metro y ver cómo éste se rodeaba de agua, como si fuera una verdadera inundación, su imaginación quedó marca da para siempre.

“Inspirada en esa fantasía y esa magia, y con la maleta llena de pequeñas utilerías que compramos allá, cuando llegamos a Chile armamos un castillo del terror ocupando todo el living y el comedor de la casa”, cuenta. Con sus dos hermanos, que en ese entonces tenían 7 y 8 años, pusie ron telarañas en todas partes, apagaron la luz y amarraron una cuerda a una silla mecedora. Convencieron a sus papás de que hicieran todo ese recorrido y los llenaron de ruidos fantasmagóricos. Apenas Patricia lo indicaba, uno de sus hermanos que estaba escondido debajo de la mesa tiraba la cuerda y ¡paf!, la silla mecedora se movía ‘sola’”.

Son recuerdos inolvidables. Patricia López dice que esos son los principios de su actual carrera. Que fue una actriz y una directora desde que tenía 3 años, cuando empezó a jugar. Hoy, con 32 años, tiene un currículum potente: se hizo actriz en la academia de Fernando González, estuvo 10 años ininterrumpidos en el área dramática de TVN, ha grabado cinco películas (entre ellas La Sagrada Familia y El Desquite), ha ganado varios premios (Apes, Sienna, Alta zor), este año dirigió por primera vez un montaje infantil (Gusanos, el musical), está a punto de comenzar a grabar una teleserie en Canal 13 y hace menos de un mes (31 de octubre) terminó de filmar la esperada ópera prima de Pablo Illanes como director: Baby Shower, que se estrena rá el próximo año. Una película de terror sicológico. Casi como volviendo a la época de Disney, pero esta vez ya no como un juego infantil.

Matea

El rol protagónico que Patricia López hace en la pelícu la es intenso. Aunque la producción de Baby Shower quie re mantener en reserva los detalles, sí se sabe que la cinta cuenta la historia de cuatro ex compañeras de colegio que se reúnen a celebrar que una de ellas (Ingrid Insensee) está embarazada de mellizos. Paralelamente a ese festejo, hay secretos, sangre y muertes. La futura mamá es discípula de Soledad (el papel de Patricia López), una misteriosa guía espiritual que pertenece a una secta con creencias especí ficas –“nada que ver a las mías”, recalca de entrada–. El fil me, en el que participan también Francisca Merino, Claudia Burr, Sofía García y Kiki Rojo (quien actuó en Apoteosis Final: BBB-UP, la obra sobre el Bim Bam Bum), se rodó en cinco semanas en locaciones de Peñuelas y Colina.

Dicen que la película está inspirada en el caso de la Comu nidad de Pirque, el grupo cristiano ecológico liderado por la argentina Paola Olcese, que salió a la luz pública en 2007. Pero López, antes de que le pregunten, aclara: “Esta es una ficción inventada por Pablo (Illanes), con dogmas superconcretos, creados por él, que no existen”. Patricia López investigó demanera especial para crear su personaje: “Estuve buceando entremujeres espirituales, cada una de diversas disciplinas y nacionalidades. Me interesaba ver la energía de una terapeuta, de una sanadora, esa paz, esa calma. Después vinieron los ensayos con Pablo y los actores y luego el vestuario, que para mí es super importante, porque siempre creo a partir de la visualidad. Ese es el proceso quemásme gusta: el de la transformación. Empezar a mirar, a mimetizarme, a ensayar tonos de voces, la manera de mover las manos, definir el tiempo, el ritmo, el sonido, el volumen, la energía”. También puso una foto en su Blackberry, que aún mantiene, de ella abrazada al actor Pablo Krögh, su marido en la ficción. “Para inspirarme”, dice. “La actuación no se separa de mi vida, me involucro demasiado”, comenta, mientrasmanipula lentamente su pelo largo y rizado, que eligió para su personaje en la película. “Leí mucho acerca de grupos con filosofías y religiones. Descubrí una cantidad enorme de ritos, de magias, y eso me encanta”. Y si era necesario quedarse hasta las cuatro de lamañana navegando por internet hasta comprender el concepto que andaba buscando, lo hacía. Antes de rodar, por ejemplo, con Pablo Illanes fueron centenares de mails los que se mandaron para discutir hasta las joyas que iba a usar para representar a la guía espiritual.

–¿Cómo fue trabajar con él?

–Fue un encuentro artístico y humano. Un día supe que él iba a hacer esta cinta. Hablamos, nos juntamos, y quedamos súper de acuerdo en que íbamos a trabajar juntos. A Pablo lo admiro y lo respeto. Y eso no me pasa con mucha gente. En verdad, con bastante poca (ríe). Y a él lo respeto porque es un creador que se ha hecho responsable de su don. Fue una conexión inmediata. Tuvimos que hablar muy poco, era una comunicación instantánea. Encontré un compañero artístico. Pude meterme en sus códigos cinematográficos y creo queme identifico con él. Es supersencillo, y yo también lo soy. Lo encuentro culto y yo siempre me estoy cultivando, y además tiene un lado superfluo e infantil que yo también tengo. Fue como mi hermano. Fue sensacional. Lo mejor que me ha pasado este año.

Adiós a TVN

Patricia López conversa con ritmo. Se concentra ante cada pregunta: junta sus labios gruesos, frunce un poco el ceño, entrecerrando los ojos, respira y abre la boca, lentamente, para no parar de hablar por un buen rato. Hasta que haya redondeado la idea. Y de esamanera, cuenta tranquilamente que está feliz de haberse ido a Canal 13, donde comenzará en dos semanas a grabar Lobos, una nueva producción dramática de la estación televisiva. Después de eso, sus planes son abandonar las teleseries por un tiempo.

Su salida de TVN comenzó en 2007, cuando terminó de grabar El Señor de la Querencia. Después tuvo un paso por Mega, con la serie Camera Café y luego volvió al canal estatal para interpretar a la fiscal Castañeda en la exitosa Dónde está Elisa.

–¿No te da melancolía dejar TVN?

–No. En este momento no. Quizás si me hubiese pasado hace dos o tres años, sí, porque es como cuando sales de tu casa y te empiezas a relacionar con el mundo. Para mí TVN fue mi casa desde los 21 años. Pero ahora no. Además que esta salida tiene que ver también con otras fugas. Yo creo que voy a empezar a hacer cosas afuera, filmes. Estoy super enfocada en eso. Lobos quiero que sea mi última teleserie...

–¡Tu última teleserie de la vida!

–No, la última de este proceso de fugarme y experimentar la sensación de ser yo la que tiene el conocimiento, el saber y el don, y no amparada en un tremendo buque. Porque TVN es sinónimo de éxito, como que te ampara el canal. Y es loco, quizás muchas actrices mueren por estar ahí, pero yo ya llevo 10 años en la victoria. Entonces me gustaría probarme autónoma en otro lugar y, de esa forma, poder sembrar. Y siento que el Canal 13 es un terreno fértil por este tiempo. Antes no hubiera sido capaz de irme al 13 porque TVN era mi casa, en cambio ahora mi casa la llevo conmigo, adentro.

Patricia se encuentra en pleno proceso de creación, preparando el vestuario, mirando, vitrineando, para interpretar la ferocidad de Kiara, “la loba mala” de la historia, dice, y reflexiona, casi como hablando sola: “Es que este año han recaído enmí roles intensos y de harta fuerza. Será porque he sido fuerte entonces...”.

El viaje más lindo de su vida fue cuando sus padres la llevaron a ella y a sus hermanos más pequeños a Uni versal Studios y Disney

Lo que ella quiere es ser un aporte en el 13, “un área dramática que quiere crecer, innovar y vamos, ¡vamos que se puede! ¡Vamos a ganar! Yo quiero ganar, lo voy a dar todo, con todos los secretos que aprendí. O sea, si me iba a la competencia era para competir de verdad. Y yo soy competitiva, me gusta la medalla de oro”.

Para después de su última teleserie, al menos por este período, tiene sus planes listos. El segundo semestre de 2010 quiere ir a especializarse en actuación para cine a Nueva York y también quiere trabajar su voz en París. Los juegos teatrales con sus hermanos habían empezado antes del viaje a Disney. “Me acuerdo que nuestra representación de Frutillita fue sensacional, sobre todo por lo que logré con mi hermanito chico. Él era el Panadero de Pam Pam, lo vestí con pantis rojas y un gorro puntudo de papel de diario. Realmente fue un suceso, lo mostramos para un año nuevo o una navidad, y todos nos aplaudían y sacaban fotos. En realidad yo aprovechaba todos los eventos familiares para tener más público, o sencillamente los fines de semana cuando estaban los papás”, recuerda.

Su faceta de directora

Y a partir de ese juego infantil nació su inquietud de trabajar con niños. Por eso, no dudó en aceptar cuando la productora Oveja Negra la invitó a dirigir la obra escrita por Felipe Olavaria, educador diferencial. Se trata de Gusanos, el Musical, proyecto que comenzó a ensayar en enero de este año, que ya montó en agosto en Lo Barnechea y que ahora está presentando –desde el viernes pasado– en el teatro Nescafé de las Artes.

Le brillan los ojos cuando habla de este montaje. Se trata de un experiencia artística –“lamás gratificante demi vida”– donde hay 11 actores (Bárbara Ruiz–Tagle y Fernando Godoy, entre otros) y 14 niños. Actualmente están trabajando con la Fundación Coanil, con pequeños que tienen “capacidades distintas”, como aclara Paty, que van desde problemas de lenguaje hasta síndrome de Down. “Funciona increíble, es supergozoso. Disfruto mucho, ¡me acuerdo de cuando yo era chica! Es que tienen una disposición y una energía, que como directora es demasiado fácil estimular.

La historia gira en torno a unos niños que viven en Villa Manzana y participan en un concurso de talentos. “Hay un pequeño, Aníbal, al que le encanta Michael Jackson. Entonces, incluimos especialmente su baile, y lo hace tan bien, con tanta vehemencia, que no puedes dejar de mirarlo”.

–¿Qué te deja este montaje en lo personal?

–Estoy feliz. Pura alegría. Quizás mi gran aprendizaje es que ya no quiero hacer cosas que me estresen. Ya pasé un período superdramático de mi vida. Humana, existencial, amorosa y familiarmente hablando. Nunca voy a dejar de ser intensa y profunda en mis emociones, pero ahora que logro darme cuenta, trato de elegir la alegría y la liviandad, porque de lo contrario todo se puede hacer tremendamente amargo, agrio, y un proyecto tan lindo con estos niños no puede convertirse en estrés.

Esa apertura y madurez, Patricia no la tenía antes. Y su cambio fue hace siete años, cuando pasó por unmomento tremendamente estresante –estaba grabando Pura Sangre– y decidió buscar algo en que apoyarse. Ahí encontró a Isha, una gurú moderna y best seller que promueve un método para quererse y cuya consigna es que no hay nada más pleno que el amor incondicional a uno mismo. Que es ahí cuando todo el miedo desaparece. Aprendió a quererse, a no mentir para tener la aprobación –“ni siquiera decir llego en cinco minutos cuando te falta media hora”– y también a conducir sus emociones intensas y su pasión.

Ahora ya no tiene miedo. Se deshizo de su gran adicción: los amores apegados. Ese era su talón de Aquiles: poner todas las fichas en el otro y vivir a través del otro. Ahora no vive ni por sus amores románticos, ni por TVN, ni por lo que los demás esperen de ella. Busca lo que la haga feliz.

–¿Cómo te ves a los 60 años?

–No sé si con nietos. Hijos, sin duda, pero no sé si nietos, porque no pretendo sermamá muy pronto. Me veo trabajando o aportando conmi conocimiento en organizaciones mundiales, en temas ecológicos.

–¿No te ves descansando nunca?

–Sí, me encanta viajar. Quiero tener una casa en el mar (suspira). Fuera de Chile, en Sicilia. ¡Ay!, Cartagena, Sicilia, da lo mismo, pero en el mar. Y en esa altura ya habiendo trascendido, sintiéndome completa con o sin actuar. Creando, viviendo de mi lado artístico independiente de si es actuar o no. Porque puede ser pintar, cantar o la pedagogía teatral, no sé. El universo no podría ser tan maldito como para no permitirme vivir de crear.


Sobre esta noticia

Autor:
Fidelam (4709 noticias)
Visitas:
14681
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.