Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Creciendo escriba una noticia?

Pasión por los coches

26/11/2009 22:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Nuestro héroe de hoy es un hombre que en la década de los 60 tenía estudios técnicos en Bolonia así como una inquietud impresionante por la mecánica que le venía desde niño

Nacido en Renazzo en 1916 pasó su infancia en una humilde familia de agricultores.

Participó en la II Guerra Mundial en la que fue encargado de mantenimiento del parque de automóviles de su unidad y se dedicó a comprar restos de vehículos del ejército para transformarlos en tractores. Obtuvo un gran éxito. Quiso construir helicópteros pero le denegaron la concesión gubernativa. Más tarde se dedicó a fabricar aparatos de aire acondicionado y quemadores.

Por aquella época ganó mucho dinero y esto le permitió adquirir varios Ferrari que no le dieron buen resultado. Los problemas mecánicos estaban a la orden del día: el embraga fallaba demasiado. Harto de esta situación llamó a la casa. Como era un reconocido empresario llegó a hablar con el propio Enzo Ferrari personalmente en la fábrica de Módena. Con sus conocimientos de mecánica le dio sugerencias para mejorar sus coches, pero con el carácter de Enzo la cosa no podía ir bien y llegó a un final en que le llegó a decir “ la basura que eran sus coches” . Esto no sentó nada bien al comendatore que contestó: “ Un fabricante de tractores no puede entender de coches” .

¿Qué hizo ante esa respuesta? Pues decirle que iba a hacer un coche mejor que el Ferrari. El nombre de este personaje no es otro que Ferruccio Lamborghini. Si os gustan los automóviles, seguro que os sonará. Construyó un gran turismo mejor que cualquiera de los que hasta entonces había conducido incluidos Ferrarri y Maserati.

El primer Lamborghini, cuyo emblema era el toro actualmente conocido por todos, fue el 350 GTV. Se expuso en el Salón de Turín en 1963 y fue toda una sensación. Era un gran coche de 4 ruedas independientes, un coupé muy original diseñado por Scaglione. Allí empezó la historia de Lamborghini.

Algunos observadores del lanzamiento del primer Lamborghini daban a la marca poco más de unos años de vida y poco faltó para que tuvieran razón, ya que a los pocos años su fundador perdió gran parte de su fortuna. El siguiente lanzamiento fue bautizado con el nombre P400 y el chasis inacabado se presentó en el Salón de Turín de 1965, donde Nuccio Bertone, que anteriormente había rechazado trabajar para Lamborghini, lo descubrió y vio la ocasión de producir una carrocería extraordinaria. En 1966 apareció el Miura. Aunque la producción no había sido planeada, Ferruccio encargó en el acto 20 carrocerías más a Bertone.

El Miura era un coche espectacular hecho a cargo del ingeniero aeronáutico Gian Paolo Dallara: el ingeniero jefe de Lamborghini en esa época y que hoy es conocido por los autos de Formula 3, los de Indy o los Sport de competición que llevan su apellido; y Giotto Bizarrini: uno de los mejores ingenieros de la historia y creador de modelos como el Ferrari 250 Testarossa o el 250 GTO; que unieron sus fuerzas para crear un automóvil potente, rápido y divertido. ¿Qué esperábais que saliera de un grupo de hombres de esta talla?

Dallara sabía perfectamente que tenía que ser un biplaza con motor central y Bizarrini se encargó de diseñar el poderoso V12 que iría colocado en posición transversal, una ubicación novedosa para la época, que tendría acoplada una transmisión que combinaba los cambios con el diferencial. La posición transversal del motor se realizó por motivos de espacio, según Dallara; el Miura tenía que ser un deportivo corto en medidas y si se colocaba longitudinalmente se perdía mucho espacio.

El primer Lamborghini, cuyo emblema era el toro actualmente conocido por todos, fue el 350 GTV. Se expuso en el Salón de Turín en 1963 y fue toda una sensación

Dicho motor V12 de casi 4 litros de cilindrada, con 24 válvulas y cuatro carburadores Weber triples, rendía originariamente 350 CV, aunque después en la versión “ S” se aumentó hasta los 370 CV y finalmente con el SV (Super Veloce) llegó hasta los 385 CV de potencia máxima. Una cifra increíble en la época que otorgó al Miura el honor de ser el primer “ supercar” de la historia. Pensad que hablamos de antes de 1970.

Otros coches no menos apasionantes le sucedieron, entre ellos el espectacular Lamborghini Espada y el Urraco, mas pequeño y más barato; susceptible de hacer competencia al Ferrarri Dino y al Porsche 911. Sin embargo, el más espectacular de los Lamborghini fue el Countach, vocablo que equivale a “ Puah!” , en su pronunciación piamontesca. Era el coche de serie más rápido del mundo. Aunque empezó a construirse en 1971 su diseño no envejeció con el paso del tiempo. Lee Iacocca (expresidente de Chrysler y Maserati) dijo: “ El Lamborghini Countach me gustó tanto que adquirí directamente la empresa” .

La voraz pasión de Ferruccio por su marca se enfrió a principios de los 70. Durante los dos siguientes años cedió sus acciones de la fábrica de automóviles y se retiró a Ombrie donde se consagró a la viticultura. La expansión de la marca volvió con la aparición del Diablo con una línea tan agresiva como la del Countach aunque con contornos mas suaves y una mecánica muy superior.

Hubo un ir y venir de varios propietarios y aunque en 1978 sólo salieron 16 coches de la cadena de producción están aún corriendo por el mundo. En 1998, el Grupo Volkswagen se hizo cargo de la compañía y la situó bajo la órbita de Audi junto con Seat. Las tres forman la rama más deportiva del consorcio.

Esto es pasión. Ferruccio Lamborghini tenía pasión por los coches. Actualmente, las compañías son negocios multimillonarios con departamentos de recursos humanos y genios de la mercadotecnia.

En 2002 se lanzó el sustituto del Diablo: el Murciélago, con su motor de 6.2 litros. Un V12 de 571 CV de potencia y tracción integral y en 2003 el Gallardo, con su motor V10 de 500 CV de potencia.

Aunque sin Ferruccio, me gusta pensar que la pasión continúa. Quién sabe: si Enzo Ferrari lo hubiera sabido, seguramente se habría mordido la lengua y hubiera escuchado los consejos de un fabricante de tractores.

Fuente:Mundomotor


Sobre esta noticia

Autor:
Creciendo (948 noticias)
Visitas:
19450
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.