Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Patitofeo escriba una noticia?

Los partidarios de Fini abandonan el Gobierno de Berlusconi

15/11/2010 20:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El divorcio se consuma entre las dos almas del partido que ganó las elecciones en 2008.- El presidente de la República, Giorgio Napolitano, convoca para mañana a los presidentes de Congreso y Senado

La crisis del Gobierno italiano está oficialmente abierta. Los partidarios a Gianfranco Fini han abandonado este mediodía el Ejecutivo de Berlusconi. El viceministro de Fomento, Adolfo Urso, el ministro de Política Europea, Andre Ronchi, y otros dos subsecretarios. Es el paso formal que sella el divorcio entre las dos almas del partido que ganó las elecciones en 2008, el Pueblo de la Libertad: por una parte están los fieles del "empresario milanés prestado a la política" - como el Cavaliere mismo le gusta definirse - y por el otro los disidentes que siguieron al presidente del Congreso Gianfranco Fini en la formación del nuevo Futuro y Libertad, a finales de julio.

Tras cuatro meses de guerra fría entre ex compañeros de partido, combatida a fuerza de declaraciones y votaciones ajustadas en el Parlamento, la política italiana pasa hoy a la declaración de guerra abierta, porque Fini dispara directamente al Gobierno, dejando claro de una vez que el Gabinete ya no cuenta con el apoyo suyo y de sus hombres. Esto deja al Jefe del Ejecutivo sin mayoría en el Congreso (le faltan al menos 10 diputados para llegar a los 315 votos necesarios), aunque sí la conserva en el Senado. Los diputados del Pueblo de Libertad que se han quedado en el barco berlusconiano claman a "la traición" por parte del área cercana a Fini. Estos han comentado en sus cartas de dimisión que "se ha roto la relación de confianza" con los miembros de la ex casa común.

Con un Gobierno cojo, la incertidumbre se hace aún más aguda por la distinta situación en las dos cámaras. El primer ministro tiene que dar por perdido el Congreso, donde está pendiente una moción de censura en su contra, presentada por la oposición de izquierdas. Sin embargo su posición se vislumbra como más estable en el Senado, donde sus partidarios presentaron, cual contraataque, una moción de confianza. Berlusconi se está agarrando a la Cámara Alta como a un salvavidas. El domingo llegó a formular la hipótesis de que se pueda disolver el Congreso y votar sólo para renovar a los 630 diputados, dejando a los senadores tranquilos en sus escaños. Los escenarios son muchos, y éste no es el más estrafalario.

Berlusconi intentará prolongar la vida artificial de su Ejecutivo al menos hasta la aprobación de la Ley de Presupuestos para 2011. El presidente de la República, Giorgio Napolitano, dijo que, antes de dar cualquier paso, se aprueben los Presupuestos, ya que Italia es el país más endeudado de la zona euro. Para saber cuál es el calendario, ha convocado para mañana a los presidentes de Congreso y Senado, Fini y Renato Schifani. Sobre los Presupuestos habrá acuerdo en las dos aulas del parlamento, por lo menos según reiteran los finianos, que prometen votar a favor como "acto de responsabilidad". Hasta entonces, el país va a vivir suspendido en una suerte de artificiosa calma antes del temporal. Luego van a empezar los problemas.

Escenarios posibles

Si Berlusconi pierde la confianza en ambas Cámaras está obligado a dimitir. La pelota pasa a Napolitano. Él - como establece la Constitución - tiene que consultar con todas las fuerzas del Parlamento, para tantear si existen los números suficientes para formar una nueva mayoría. Si los encuentra, entrega a alguien (indicado por los partidos) el mandato de nombrar a los ministros. Ésta es la opción que acaricia todo el frente anti-Berlusconi, que abarca derecha e izquierda. Ya están en marcha las maniobras de acercamiento y las negociaciones previas a nuevas alianzas: Fini guiña el ojo a los partidos católicos del centro y al partido siciliano Movimiento para la Autonomía. Aunque esta inédita coalición necesitaría también el apoyo de la izquierda y de momento no parece tenerlo.

Si Napolitano no encuentra una nueva mayoría, convoca las elecciones lo antes posible (el margen mínimo es de 70 días): en marzo se vota para las municipales, así que podría ser una ocasión que aprovechar para adelantar también las generales programadas para 2013. Esta opción le gusta a la Liga Norte, que sabe bien que podrá cosechar muchos consensos en eventuales elecciones: entre los votantes de derechas, se propone como alternativa tanto a un Berlusconi desteñido, tanto a un Fini traidor. Así que Umberto Bossi, líder de la Liga, es el hombre decisivo en esta fase. Se reúne con Berlusconi esta noche para decidir qué hacer.

Si Bossi le presionara, Berlusconi podría dimitir antes de enfrentarse al fracaso del voto parlamentario. Podría pedir al presidente Napolitano que le vuelva a dar el mandato para hacer cambios en el Gobierno. Es lo que pasó ayer en Francia con Sarkozy y es la salida más decorosa para Il Cavaliere. Sin embargo, los Finianos y los católicos se niegan a apoyar otro Gobierno presidido por él. Los números hacen improbable este escenario y dejan encima de la mesa sólo las elecciones adelantadas o un Gobierno de acuerdo nacional o técnico que lleve el país hasta 2013.

Fuente: elpais.com


Sobre esta noticia

Autor:
Patitofeo (1141 noticias)
Visitas:
2108
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.