Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Skizzo escriba una noticia?

Parque Nacional "Los Cardones" ecosistema del Noroeste argentino

15/07/2010 00:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La vegetación predominante es la de prepuna, conformada principalmente por cardones, aunque también se encuentran especies características del monte, de la puna y de los altos Andes

Fue creado en 1996 y posee alrededor de 65.000 ha en un ambiente de sierras secas, entre los 2.700 y 5.000 m de altura.

La vegetación predominante es la de prepuna, conformada principalmente por cardones, aunque también se encuentran especies características del monte, de la puna y de los altos Andes.

Entre cardones y flores de amancay, se despliega este Parque Nacional, un enorme bolsón de 65.520 hectáreas extendidas entre los departamentos de Cachi y San Carlos, a 100 km de Salta. En 1996 se creó esta reserva, junto a las joyas selváticas de El Rey y Baritú, con el fin de proteger una admirable área que abarca cuatro ambientes naturales diferentes, principalmente las sierras y quebradas secas, entre los 2.700 y 5.000 metros de altura. Allí predomina la formación arbustiva propia de la prepuna, además de comunidades típicas del monte y, en las cumbres, de la puna y los altos Andes.

Limita al este con las altas cumbres, destacándose las cúspides del Cerro Malcante, Sierra del Candado, Filo del Pelado y las nacientes del río Escoipe; al oeste las sierras Colorada y de la Apacheta; al norte el Abra del Pozo Bravo y al sur, una línea imaginaria divide por la mitad el valle de Tonco o Los Colorados. Por la conformación de sus zonas, es comparable con el monumento natural Saguaro y el Parque Nacional Organ Pipe Cactus, en Estados Unidos.

Entre los valles de Lerma y Calchaquí, se erige el majestuoso Cerro Negro o Malcante. Desde sus 5050 m.s.n.m., en los días despejados pueden apreciarse claramente Cachi, Salta y Cabra Corral, además de los picos nevados que lo rodean.

En otro sector del Parque, casi al finalizar la zona conocida como Cuesta del Obispo, se encuentra el Valle Encantado. Orgulloso de su nombre, sus hermosas lagunas formadas en épocas de lluvia, que se congelan en invierno, y el suelo tapizado de flores multicolores resaltando entre las caprichosas formaciones rocosas, contrastan con la diafanidad del cielo. En esta exquisita atmósfera, se pueden apreciar pinturas rupestres y avistar algunos cóndores que sobrevuelan el lugar.

Todo el paisaje silvestre cobija especies de flora y fauna características de Los Cardones.

En el parque se encuentran restos paleontológicos de importancia, como huellas de dinosaurios de 70 millones de años de antigüedad. Estas huellas son objeto de estudio para científicos. También hay pinturas rupestres. El área era de importancia para las culturas prehispánicas, ya que los pastores encontraban agua y pasturas en donde alimentar sus rebaños. El parque no posee infraestructura adecuada para recibir turistas.

A la Reserva la atraviesa un recta perfecta que se llama la Recta del Tin-Tin.

Los cardonales que se alzan en las laderas de los cerros eran fieles custodios de las antiguas rutas del imperio incaico y del mágico Valle Encantado. Resguardando los vestigios de un rico pasado, cuentan las leyendas que estos altos cardones son indígenas centinelas de los valles y montañas, vigías ante la presencia de extraños.

Más allá de las historia de los antiguos pobladores, el cardón, por ser la especie vegetal que predomina en la zona, da nombre a la reserva natural. Es una cactácea columnar, que se presenta hasta los 3400 m de altura y que, una vez adultos, a los 250 ó 300 años, llegan a medir hasta 3 metros. La explotación irracional de su madera puso a este vegetal en peligro de extinción. Otro árbol notable del lugar es el churqui, que pertenece a la familia de las leguminosas y forma bosquecitos puros.

La diferencia altitudinal, que va desde los 2600 m.s.n.m. en el fondo del valle de Tin-Tin, hasta los 5226 m.s.n.m. en el cerro Malcante, ocasiona la variedad ambiental que facilita una diversidad animal poco usual en este tipo de regiones desérticas. Ya se conocen más de cien clases de aves, entre las que se destacan el inambú serrano, la quiula puneña y el aguilucho puneño.

Asimismo, ampara algunas especies en peligro de extinción como la vicuña y la taruca, además de burros salvajes, zorros, quirquinchos, loros, cóndores y huaipos.

Envueltos en su árida quietud, los altivos cardones distinguen este escenario natural. El parque no posee infraestructura adecuada para recibir turistas.

A la Reserva la atraviesa un recta perfecta que se llama la Recta del Tin-Tin.

Los cardonales que se alzan en las laderas de los cerros eran fieles custodios de las antiguas rutas del imperio incaico y del mágico Valle Encantado. Resguardando los vestigios de un rico pasado, cuentan las leyendas que estos altos cardones son indígenas centinelas de los valles y montañas, vigías ante la presencia de extraños.

Más allá de las historia de los antiguos pobladores, el cardón, por ser la especie vegetal que predomina en la zona, da nombre a la reserva natural. Es una cactácea columnar, que se presenta hasta los 3400 m de altura y que, una vez adultos, a los 250 ó 300 años, llegan a medir hasta 3 metros. La explotación irracional de su madera puso a este vegetal en peligro de extinción. Otro árbol notable del lugar es el churqui, que pertenece a la familia de las leguminosas y forma bosquecitos puros.

La diferencia altitudinal, que va desde los 2600 m.s.n.m. en el fondo del valle de Tin-Tin, hasta los 5226 m.s.n.m. en el cerro Malcante, ocasiona la variedad ambiental que facilita una diversidad animal poco usual en este tipo de regiones desérticas. Ya se conocen más de cien clases de aves, entre las que se destacan el inambú serrano, la quiula puneña y el aguilucho puneño.

Asimismo, ampara algunas especies en peligro de extinción como la vicuña y la taruca, además de burros salvajes, zorros, quirquinchos, loros, cóndores y huaipos.

Envueltos en su árida quietud, los altivos cardones distinguen este escenario natural.

Fuente: Argentina Live


Sobre esta noticia

Autor:
Skizzo (470 noticias)
Visitas:
17152
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.