Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rogelio Paniagua escriba una noticia?

Parálisis cerebral infantil, causas, manifestaciones clínicas y tratamiento

29/01/2012 06:55

0 Trastorno del tono postural y del movimiento, de carácter persistente (pero no invariable), secundario a una agresión no progresiva a un cerebro inmaduro

0

Trabajo realizado por alumnos de la Escuela Superior de Rehabilitación del Instituto Nacional de Rehabilitación (SSA, México) : - Ávila Moya Ariana, - Herrera Mateos María del Carmen, -Moreno Mora María de Montserrat

Bajo el concepto de Parálisis Cerebral Infantil (PCI) encontramos diferentes tipos de patologías con causas diferentes, con pronóstico variable dependiendo del grado de afectación y extensión de la lesión en el cerebro. La lesión es cerebral por lo que no incluye otras causas de trastorno motor (lesión medular, de sistema nervioso periférico).

Múltiples factores la producen, el mayor por ciento ocurre en el momento del nacimiento en que por distintos motivos puede ocurrir una hipoxia del cerebro, lesionando zonas del mismo. Esta lesión provoca diferentes incapacidades tales como trastornos de la postura y el movimiento que pueden estar acompañadas o no de convulsiones, retraso mental, problemas visuales, auditivos y del lenguaje, que pueden ocurrir en el período prenatal, perinatal o postnatal.

CAUSAS PRENATALES:

Anoxia prenatal (circulares al cuello, patologías placentarias o del cordón), hemorragia cerebral prenatal, infección prenatal (toxoplasmosis, rubéola, etc.), f actor Rh (incompatibilidad madre-feto), exposición a radiaciones, ingestión de drogas o tóxicos durante el embarazo, desnutrición materna (anemia), amenaza de aborto, tomar medicamentos contraindicados por el médico, madre añosa o demasiado joven.

CAUSAS PERINATALES:

Prematuridad, b ajo peso al nacer, hipoxia perinatal, trauma físico directo durante el parto, mal uso y aplicación de instrumentos (fórceps), placenta previa o desprendimiento, parto prolongado y/o difícil, presentación pelviana con retención de cabeza, asfixia por circulares al cuello (anoxia), cianosis al nacer, bronco aspiración.

CAUSAS POSTNATALES:

Traumatismos craneales, infecciones (meningitis, meningoencefalitis, etc.), intoxicaciones (plomo, arsénico), accidentes vasculares, epilepsia, fiebres altas con convulsiones, accidentes por descargas eléctricas, encefalopatía por anoxia.

En la actualidad, existe un consenso en considerar la parálisis cerebral (PC) como un grupo de trastornos del desarrollo del movimiento y la postura, que son causantes de limitación de la actividad, que son atribuidos a una agresión no progresiva sobre un cerebro en desarrollo, en la época fetal o primeros años. Con frecuencia se acompaña de trastornos sensoriales, cognitivos, de la comunicación, perceptivos y/o de conducta, y/o por epilepsia. La prevalencia global de PC es aproximadamente de 2 y 3 por cada 1000 nacidos vivos.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS DE ACUERDO A LOS TIPOS DE PCI

Clasificación clínica:

a- Parálisis cerebral espástica :

Cuando hay afectación de la corteza motora o vías subcorticales intracerebrales, principalmente vía piramidal (es la forma clínica más frecuente de parálisis cerebral). Su principal característica es la hipertonía, que puede ser tanto espasticidad como rigidez. Se reconoce mediante una resistencia continua o plástica a un estiramiento pasivo en toda la extensión del movimiento.

b- Parálisis cerebral disquinética o distónica :

Cuando hay afectación del sistema extrapiramidal (núcleos de la base y sus conexiones: caudado, putamen, pálido y subtalámico). Se caracteriza por alteración del tono muscular con fluctuaciones y cambios bruscos del mismo, aparición de movimientos involuntarios y persistencia muy manifiesta de reflejos arcaicos. Los movimientos son de distintos tipos: corea, atetosis, temblor, balismo, y distonías.

c- Parálisis cerebral atáxica :

Se distinguen tres formas clínicas bien diferenciadas que tienen en común la existencia de una afectación cerebelosa con hipotonía, incoordinación del movimiento y trastornos del equilibrio en distintos grados. En función del predominio de uno u otro síntoma y la asociación o no con signos de afectación a otros niveles del sistema nervioso, se clasifican en diplejía espástica, ataxia simple y síndrome del desequilibrio.

d- Parálisis cerebral mixta :

Se hallan combinaciones de diversos trastornos motores y extrapiramidales con distintos tipos de alteraciones del tono y combinaciones de diplejía o hemiplejías espásticas, sobre todo atetósicos. Las formas mixtas son muy frecuentes.

Clasificación topográfica:

Cuadriplejía: Están afectados los cuatro miembros.

Tetraplejía: Afectación global incluyendo tronco y las cuatro extremidades, con un predominio de afectación en miembros superiores.

Triplejía: Afectación de las extremidades inferiores y una superior.

Diplejía: Afectación de las cuatro extremidades con predominio en extremidades inferiores.

Hemiplejía: Está tomado un solo lado del cuerpo (hemicuerpo), y dentro de este el más afectado es el miembro superior.

Doble hemiplejía: Cuando existe una afectación de las cuatro extremidades, pero mucho más evidente en un hemicuerpo, comportándose funcionalmente como una hemiparesia.

Paraplejía: Son muy poco frecuentes, se afectan solo los miembros inferiores.

Monoplejía: Se afecta un solo miembro (brazo o pierna), estos casos son poco comunes.

TRATAMIENTO DE LA PARÁLISIS CEREBRAL.

Es necesario un equipo multidisciplinario (neuropediatra, fisioterapeuta, ortopeda, psicólogo, logopeda, pediatra de atención primaria y la colaboración de otros especialistas), para la valoración y atención integral

del niño con PC. Una atención especializada, temprana e intensiva durante los primeros años y un tratamiento de mantenimiento posterior. El tratamiento debe de ser individualizado, en función de la situación en que

se encuentra el niño (edad, afectación motriz, capacidades cognitivas, patología asociada), teniendo en cuenta el entorno familiar, social, escolar.

Tratamiento del trastorno motor

Está fundamentado en cuatro pilares básicos: fisioterapia, ortesis, fármacos y tratamiento quirúrgico (cirugía ortopédica, tratamiento neuroquirúrgico).

Fisioterapia:

Son varios los métodos empleados y prácticamente todos han demostrado su utilidad. Independientemente del método utilizado es fundamental la colaboración con el cirujano y con el ortopedista.

Farmacoterapia:

PC espástica: fármacos por vía oral: el Baclofeno y el Diazepam son los más utilizados pero de utilidad reducida por sus efectos secundarios.

Fármacos por inyección local: Toxina botulínica (TB). La utilización de la TB, como de otros fármacos, ha de formar parte de un plan de tratamiento global. El Baclofeno intratecal (BIT), es otra opción para el tratamiento de la espasticidad. Se puede utilizar, si es necesario, la combinación de más de una opción . PC discinética: Son de poca utilidad. Se ha de considerar un ensayo con L-dopa, cuando la etiología no está clara o en los casos atípicos. Otros fármacos pueden ser de ayuda, tal como las benzodiazepinas a dosis bajas, o el trihexifenidilo. El tratamiento con BIT puede reducir las distonías en niños con afectación grave.

Tratamiento quirúrgico:

Cirugía ortopédica: las técnicas quirúrgicas incluyen tenotomía, neurectomía, trasplante de tendones, alargamiento de unidades miotendinosas retraídasdas, osteotomías, artrodesis, reducción de luxaciones, fusiones vertebrales. Neurocirugía: Los procedimientos neuroquirúrgicos en el tratamiento de la PC incluyen dos técnicas principalmente: la bomba de baclofeno intratecal y la rizotomía dorsal selectiva. En un futuro la estimulación cerebral profunda para algunos casos de PC discinética.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en