Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pedro Pablo Pérez Santiesteban escriba una noticia?

Paraisos del lagarto verde (isla de cuba)

12/05/2009 22:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Para el escritor Cubano Pedro Pablo Pérez Santiesteban

VirgilioPARAISOS DEL LAGARTO VERDE (Isla de Cuba) Para el escritor Cubano Pedro Pablo Pérez Santiesteban

Por Virgilio López Azuán

Hay un lagarto verde que columpia en el crepúsculo, y se queda con los ojos abiertos entre las sombras, entre la noche de puertas grandes y luceros de plata. Hay una isla que se estira en el océano despertando luces en la aurora y enciende horizontes de cayenas en cada rayo de sol.

Hay una avenida de flamboyanes que camina al fondo de los corazones, al recuerdo que se eleva hacia los dioses del mar. Hay un silencio, una paz serpentina, una catarsis de sueños. Hay en su tierra, la tierra cosechada en las aguas de los espejos, que brilla, y devuelve estrellas al orbe del verso breve. Hay una mano franca, francamente abierta, a los dioses, al tambor de la isla que resuena. Hay unos ojos que miran las aguas, tendidas en sábanas de aluminio. Hay un pájaro en la brisa, que bate sus alas de plumas blancas y sonrisa en pleno sol de las cuatro.

Nadie sabe por qué la isla se extiende como garfio, como piedra de sílex, como lanza colorada. No sé por que tuvo un mapa sobre las aguas paridas de piratas. Hay un lagarto verde que hace llover a los flamboyanes y en la rosa del viento las flores se encantan en el amarillo naranja del oro, en la quinta esencia del palo verde, en la tierra de picachos y pájaros carpinteros. Es así, hay una isla llena de unicornios y magia, de sirenas y encantos. Hay una isla que tiene el alma de los tambores, y canto de las aves en su silencio.

Gracias de nuevo al amigo que su mano extiende franca y sincera, como un día cualquiera nuestro apóstol declamara.

He dicho, hay un lagarto verde que mira, que tiene ojos en los cuatro puntos cardinales, en el color plateado de las sardinas, en los líquenes y en las algas, en los arrecifes que entonan los cantos perdidos de las aguas, en la libertad de los crustáceos, en el beso terso de las amapolas. Hay un lagarto verde, que desata corazones, y lanza las canciones en coplas y añoranzas. A veces pienso que en cada pupila, en cada recuerdo, en cada sueño resarcido, hay un lagarto verde.

 

Gracias poeta de suelo dominicano

por dedicar a mi tierra la mirada,

por reconocer en mi persona

a ese lagarto verde que duerme quieto

sobre las tibias olas,

donde la espuma salpica para llegar a mi cuerpo,

y en la distancia me moja con el verde de su cola.

 

Gracias de nuevo al amigo

que su mano extiende franca y sincera,

como un día cualquiera nuestro apóstol declamara.

 

Pedro Pablo P.Santiesteban

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Pedro Pablo Pérez Santiesteban (30 noticias)
Visitas:
14529
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.