Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Casamexico escriba una noticia?

El paradigma de la movilidad en el Siglo XXI

02/11/2010 03:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La nueva ciudad se está construyendo como un árbol: la única forma de llegar a cientos de hojas (o fraccionamientos) es a través de una sola vía de acceso

Nuestra sociedad del Siglo XXI se caracteriza cada vez más por la necesidad de estar en constante movimiento, por lo que nuestras ciudades deberían estar construyéndose y reestructurándose en función de esta imperiosa necesidad, con el objeto de seguir siendo el “reflejo de la sociedad que la habita”.

Todos nosotros sabemos que esta premisa no se está cumpliendo, y que por el contrario, las ciudades se están construyendo y reestructurando en el sentido opuesto, ya que una de las principales características de los nuevos desarrollos es buscar por principio de diseño el aislamiento del resto de la sociedad, so pretexto de buscar una utópica seguridad.

El resultado es que el condominio o fraccionamiento cerrado tal vez sea más seguro, pero la ciudad en su conjunto es más insegura por tener grandes vialidades y espacios “ciegos” debido a la ausencia de vida urbana.

Regresando al tema de la movilidad, que es el eje central de este artículo, esta nueva ciudad que se está construyendo como un árbol, en el sentido de que la única forma de llegar a decenas o cientos de hojas (fraccionamientos) es a través de una sola vía de acceso, que es una rama (vialidad principal), está generando una ciudad cada vez más fragmentada, contraria a los principios básicos de movilidad, ya que impide que la gente se desplace de un punto a otro por rutas directas, además de contar con varias opciones en los casos en que una vialidad se satura o está bloqueada por cualquier causa.

Para poder lograr esto último, es necesario que la ciudad nos ofrezca una estructura de movilidad y conectividad en RED, y no en ÁRBOL como actualmente se está haciendo y como se puede apreciar en las figuras 1 y 2.

Ahora bien, el paradigma de la movilidad para las ciudades del Siglo XXI no solo consiste en regresar a la estructura reticular de nuestras ciudades tradicionales, sino que también debe tener en cuenta dos aspectos nuevos que van en contra de los principios de la movilidad, y que son la escala de la ciudad, en el sentido de que las distancias que tenemos que recorrer para realizar nuestras actividades cotidianas es cada vez más grande y por lo tanto nos hace dependientes de los medios motorizados de movilidad, y la estructura funcional de la ciudad que por diseño ya no ofrece la posibilidad de que en nuestra colonia o fraccionamiento podamos satisfacer las necesidades básicas cotidianas a pie, sin tener que hacer grandes recorridos que solo originan pérdida de tiempo y grandes congestionamientos en las pocas vialidades existentes.

Esta realidad nos lleva a plantear la necesidad deadoptar nuevos paradigmas de lo que debe entenderse por movilidad en el Siglo XXI, para lo cual el concepto de Redes Urbanas (Urban Networks), aplicado a la movilidad urbana, aporta interesantes avenidas de reflexión y análisisal permitirnos visualizar una reestructuración de las ciudades en base a un enfoque nodal, que parta de la escala del ser humano y no del automóvil.

Este enfoque generaría nuevas alternativas de movilidad y accesibilidad, al visualizar a la movilidad urbana no solo como un problema técnico de trasladar personas en forma eficiente y con rentabilidad económica, sino además, como un conjunto de redes de movilidad que incluyan los desplazamientos peatonales, vehiculares, en bicicleta y de transporte público, todo ello complementado por espacios con usos mixtos, ofreciendo así a sus habitantes espacios urbanos más funcionales y de mayor calidad, que sean amigables con el peatón y que permitan “vivir y disfrutar” el espacio público de nuestras ciudades sin tener que recorrer enormes distancias para acceder a ellos.

La nueva ciudad se está construyendo como un árbol: la única forma de llegar a cientos de hojas (o fraccionamientos) es a través de una sola vía de acceso

Lograr este cambio de paradigma de la movilidad urbana en el Siglo XXI significa avanzar en:

1. Minimizar los desplazamientos urbanos de larga distancia que requieren del uso de vehículos automotores para su realización;

2. Dotar a la ciudad de una eficiente red de movilidad motorizada que satisfaga las necesidades del transporte individual y del transporte público de pasajeros;

3. Propiciar la reestructuración funcional de la ciudad en nodos polifuncionales a la escala del peatón que consideren la existencia de comercios, empleos variados, servicios básicos, áreas verdes y de esparcimiento, etc., con la finalidad de minimizar la necesidad de desplazarse grandes distancias para tener acceso a ellos.

4. Crear las condiciones urbanas favorables que incentiven a los habitantes a realizar parte de sus desplazamientos a pie o en bicicleta, para lo cual deben existir redes de andadores peatonales, parques lineales y ciclovías;

5. Hacer uso del concepto del Desarrollo Orientado al Transporte, sobre todo en el sentido de buscar la complementariedad entre sistemas de transporte público de pasajeros y otros medios alternativos de movilidad, teniendo como punto de encuentro las estaciones, las cuales deben contar en su entorno con espacios de usos mixtos diseñados a la escala del ser humano.

El resultado de esta ciudad que podríamos denominar Ciudad de la accesibilidad universal, deberá ser una eficiente red policéntrica de espacios que minimizan la necesidad de todo mundo tengamos que desplazarnos a grandes distancias (salvo para ir y venir del trabajo) y que ofrezcan diferentes alternativas para la movilidad,

Seguir pensando que la solución a la movilidad urbana en las ciudades del Siglo XXI radica en construir más infraestructura de transporte (avenidas, puentes y pasos a desnivel) para satisfacer la demanda de la población, es una carrera perdida y sobre todo, es un paso más hacia la destrucción de la ciudad para el ser humano; es avanzar hacia la ciudad de las máquinas, en donde el hombre “estorba” y por lo tanto hay que eliminarlo del contexto urbano.

Sigo creyendo que las ciudades son para el ser humano, por lo que debemos trabajar fuertemente en cambiar esta tendencia y en crear ciudades más humanas en donde podamos vivir y convivir adecuadamente.

Sobre el autor

Ramón Abonce Meza es Director de la Maestría en Arquitectura y Nuevo Urbanismo del Tecnológico de Monterrey, Campus Querétaro, así como profesor e investigador del Sistema Nacional de Investigadores (SNI-1).

La nueva ciudad se está construyendo como un árbol: la única forma de llegar a cientos de hojas (o fraccionamientos) es a través de una sola vía de acceso

En los últimos años se ha especializado en aplicar los principios del Nuevo Urbanismo en el contexto mexicano.

Rabonce@itesm.mx


Sobre esta noticia

Autor:
Casamexico (1 noticias)
Visitas:
3360
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.