Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Yosoysombra escriba una noticia?

Parábola de la mujer adúltera

15/03/2013 21:24

0 El templo de Dios es todo el universo, y el templo pequeño es el planeta tierra, y Jesús, está sentado en la tierra enseñando. hoy y mañana, hasta el fin del mundo

0

Juan 8: 1 - 11

1 Mas Jesús se fue al monte de los Olivos.

2 Pero de madrugada se presentó otra vez en el Templo, y todo el pueblo acudía a él. Entonces se sentó y se puso a enseñarles.

El templo de Dios es todo el universo, y el templo pequeño es el planeta tierra, y Jesús, está sentado en la tierra enseñando. hoy y mañana, hasta el fin del mundo.

3 Los escribas y fariseos le llevan una mujer sorprendida en adulterio, la ponen en medio

4 y le dicen: «Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio.

5 Moisés nos mandó en la Ley apedrear a estas mujeres. ¿Tú qué dices?»

6 Esto lo decían para tentarle, para tener de qué acusarle. Pero Jesús, inclinándose, se puso a escribir con el dedo en la tierra.

Jesús no contesta preguntas tramposas, no son solo preguntas del pasado, son las mismas preguntas que se les hace hoy y seguramente lo harán también mañana, pero aún así, sigue escribiendo en la tierra, es decir, nuestro planeta donde habita el hombre.

7 Pero, como ellos insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo: «Aquel de vosotros que esté sin pecado, que le arroje la primera piedra.»

8 E inclinándose de nuevo, escribía en la tierra.

Y Jesús seguía escribiendo en la tierra, el planeta.

9 Ellos, al oír estas palabras, se iban retirando uno tras otro, comenzando por los más viejos; y se quedó solo Jesús con la mujer, que seguía en medio.

10 Incorporándose Jesús le dijo: «Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te ha condenado?»

11 Ella respondió: «Nadie, Señor.» Jesús le dijo: «Tampoco yo te condeno. Vete, y en adelante no peques más.»

Todos somos pecadores de nacimiento, no poseemos el Espíritu Santo, el instinto animal es nuestro *espíritu* - nos dejamos guiar por nuestro instinto, pero, también contamos con inteligencia, conocimientos y una voluntad con los cuales podemos discernir, razonar y decidir, pero, nuestro instinto es más fuerte, de ahí entonces surgen las tentaciones que actúan sobre el instinto del hombre nuestro punto débil.

Los que querían apedrear a la mujer se retiraron dejándola sola, comenzando por los más viejos, ¿ porque los más viejos ? - porque a medida que vamos envejeciendo, también envejece el instinto, y a más viejo más conocimientos acumulados y más predispuesto a razonar.. pero no es más *viejo* el hombre de más edad, sino el más experimentado en las cosas de esta vida. los que son *tierra fértil* que luego dan mucho fruto.

Además, la fe que se adquiere por el conocimiento del Evangelio de Jesús, no el evangelio de los hombres, es más duro que la ley de Moisés, ¿ porque? - porque la ley o las leyes, no condenan a los que no son misericordiosos y no aman a su prójimo, en cambio, el Evangelio de Jesús dice.

Si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda junto al altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano, y vuelve luego a presentar tu ofrenda. Arréglate pronto con tu adversario, mientras vas con él por el camino; no sea que te entregue al juez, el juez al policía y te metan a la cárcel.

Jesús le dice a la mujer adúltera, tampoco yo te condeno, vete y en adelante no peques más, lo cual quiere decir que, somos nosotros, nuestro propio juez, nosotros nos auto-condenamos por ser pecadores, y no hay escapatoria

Te aseguro de que no saldrás de ahí hasta que hayas pagado el último centavo".

La falta de misericordia y caridad, el desprecio, la indiferencia y la infidelidad, está penado y descubre nuestra falta de fe, y que no amamos a nuestro prójimo.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en