Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que mimesacojea.com escriba una noticia?

Parábola del community manager

08/10/2010 04:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un día el Gobernante de una lejana tierra salió a la calle y comprobó que los más jóvenes de entre sus súbditos le ignoraban. Sentían y demostraban una enorme desafección por el ejercicio de Gobierno y por su persona. Viendo esto, el Gobernante habló con su asesor de imagen en estos términos: "Mierda, Miguel, esta gente me toma por el pito de un sereno, ¿para qué coño te estamos pagando?" 

Tal fue la respuesta del asesor: "Son jóvenes, Majestad. Se comunican por canales que nosotros apenas sí intuimos." 

"¿Y qué podemos hacer?", inquirió el Gobernante. 

"Necesitamos un oráculo tecnológico", dijo solemne el asesor. "Necesitamos... -y aquí tuvo a bien hacer una pausa dramática que, sabía, eran muy del agrado del Gobernante- un community manager". 

"Entonces busca al mejor", asintió el Gobernante. 

Y el asesor obedeció; llamó a los más populares community managers de la región, habló largo y tendido con todos ellos y por fin se decantó por uno. Era un hombre de aspecto inteligente y ufano, que decía conocer las obscuras artes de las redes sociales y los blogs, la magia subyacente en la comunicación dos punto cero. El Gobernante se dirigió a él: 

"Oh, sabio oráculo de la comunicación digital, ¿qué debo hacer para que los jóvenes me respeten y admiren?" 

Y el community manager le respondió: "Debería, Majestad, crearse un perfil en Facebook, otro en Tuenti y otro en Twitter. También sería conveniente hacerse un blog." 

El Gobernante se enojó. "¡Pero, maldita sea, yo no tengo tiempo para esas labores, más propias de un infante desocupado que de un líder de masas! Trabajo seis horas al día, y juego al golf, y ceno una vez a la semana con mis amigos empresarios. Eso por no hablar de Mari Carmen, que no hay jornada en que no proteste por el escaso tiempo que dedico al núcleo familiar. Los pocos momentos de asueto gusto de masturbarme, ¿es que hasta eso me va a arrebatar este desagradecido oficio público?" 

"No tema", le dijo el community manager. "Yo me encargaré de todo. Me haré pasar por su Majestad en el proceloso universo de la información inmediata, respondiendo a los jóvenes insurgentes, domándolos perspicazmente con el fin de ganarme su estima y respeto." 

El Gobernante accedió a encauzar su Gobierno en la autopista de la información. Pasaron los días, los meses y los años. Y un día el Gobernante salió de nuevo a la calle, y de nuevo se topó con la desafección de los más jóvenes, que no sólo le ignoraban, sino que ahora le increpaban en estos términos: "¡me censuras en el blog!" y "¡sólo followeas a los de tu partido!" 

El Gobernante, enfadado, acudió a su community manager y le preguntó qué ocurría. Éste le respondió: 

"Eh... Bueno, verá, Majestad... Quizá deberíamos abrir también un canal en YouTube." 

Y el Gobernante, vibrando de ira, mandó decapitar al community manager, quien falleció por desprendimiento de cabeza. 

Los perfiles en las redes sociales del Gobernante nunca más fueron actualizados, lo que no impidió que, en las siguientes elecciones, renovara su mayoría absoluta. 

Lo último que se lee en su Twitter es: "Buenos días!" hace ahora tres años.


Sobre esta noticia

Autor:
mimesacojea.com (469 noticias)
Fuente:
mimesacojea.com
Visitas:
3536
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.