Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

El paquete de ayuda de EEUU podría repercutir negativamente en la estabilidad política de Pakistán

10/10/2009 18:54 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El paquete de ayuda financiera valorado en 7.500 millones de dólares que Estados Unidos ha prometido a Pakistán durante los próximos cinco años a cambio de reforzar la lucha de Islamabad contra el terrorismo internacional podría tener inesperadas y graves repercusiones para el Gobierno del presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, desde la reticencia del Ejército y de los sectores de la oposición que entienden esta inyección económica como una grave amenaza para la soberanía del país centroasiático.

Estados Unidos proporcionará el dinero en un plazo de cinco años siguiendo las directrices estipuladas por la Ley Kerry-Lugar y con el objetivo de recuperar las simpatías del pueblo paquistaní, ayudando a su Gobierno a que haga llegar a la población los bienes y servicios esenciales.

Pero la Ley incluye además un fuerte contenido político, ya que primero condiciona la ayuda a que el Ejército paquistaní --de largo la institución más poderosa del país-- actúe completamente subordinado al Ejecutivo de Zardari a la hora de luchar contra Al Qaeda y los elementos milicianos en la frontera con Afganistán. El Departamento de Estado norteamericano cuenta con unos determinados "privilegios de supervisión" por los que tiene la libertad de certificar cada seis meses que el Ejército se está plegando a los deseos del Gobierno civil y concede a sus representantes acceso sin precedentes a las actividades nucleares del país.

El conocimiento de esta condición motivó esta semana que el Ejército paquistaní, tradicionalmente alejado de la luz pública, emitiera un lúgubre comunicado en el que expresaba su "gran preocupación" ante las "implicaciones sobre la seguridad internacional" que comportaba el paquete de ayuda y recordaba, a través del jefe del Estado Mayor, general Ashfaq Kayani, que "Pakistán es un Estado soberano y tiene absolutamente todo el derecho a analizar y responder a las amenazas para la seguridad nacional de acuerdo con sus propios intereses".

La carta de Kayani inició una cadena de protestas a nivel de la práctica totalidad de los grupos de oposición a Zardari. Incluso socios menores de la coalición de Gobierno paquistaní han expresado sus dudas sobre la manera de aceptar el paquete de ayuda sin que los rivales del presidente le acusen de haber convertido a Pakistán en un títere de Estados Unidos y víctima de una intromisión flagrante en su soberanía nacional.

Por este motivo el Gobierno paquistaní y la cúpula militar han acordado presentar a Washington una declaración conjunta en la que expresan su preocupación por la influencia y repercusiones de la ayuda estadounidense.

"Se ha decidido que el Gobierno de Pakistán discutirá las polémicas cláusulas de la ayuda con Estados Unidos", anunció la oficina del primer ministro, Yusuf Raza Gilani, tras una reunión entre el presidente Zardari y los jefes militares.

UN MOVIMIENTO POLÍTICO

"La misiva del Ejército ha sido una especie de movimiento político", apuntó el analista militar y político Hassan Askari Rizvi al magacín 'Time'. "La respuesta del Ejército incrementa la presión sobre el Gobierno y galvaniza a la oposición más crítica del paquete de ayuda en el Parlamento", dijo.

El elemento de cohesión es el sentimiento nacionalista. La petición inherente al envío de ayuda es, para el Líder de la Oposición Parlamentaria, Nisar Ali Khan, una clara injerencia estadounidense. "Aborda cuestiones que tienen que ser decididas por nosotros, por el Parlamento y por el Gobierno de Pakistán", advierte Khan, miembro de la Liga Musulmana de Pakistán del ex primer ministro derrocado Nawaz Sharif.

La Ley requiere que el Ejército paquistaní actúe específicamente contra los bastiones milicianos de Quetta y Mudrike, donde se encuentran concentradas con total libertad, según la Inteligencia estadounidense, la cúpula talibán afgana encabezada por su líder, el Mulá Omar, y la del grupo militante Lashkar e Taiba, respectivamente, una información que el Ejército paquistaní rechaza categóricamente. Muchos expertos internacionales recuerdan que, históricamente, ambos grupos han sido aliados de las fuerzas militares paquistaníes, y creen que esos lazos todavía perduran.

Además, la Ley Kerry-Lugar concede a los investigadores estadounidenses "acceso directo a ciudadanos paquistaníes" asociados con redes de proliferación nuclear. Es una referencia directa a la figura del doctor A.Q. Khan, el científico paquistaní que confesó haber compartido "secretos nucleares" con Irán, Corea del Norte y Libia. El doctor Khan se encuentra actualmente bajo arresto domiciliario en Pakistán pero las autoridades se han negado en repetidas ocasiones a permitir que sea interrogado por expertos internacionales.

"Para muchos, y a pesar de sus pecados, ese hombre sigue siendo considerado un héroe en Pakistán", declaró un senador de la oposición, antiguo miembro del Gobierno del ex presidente y antiguo comandante de las Fuerzas Armadas Pervez Musharraf.

RECHAZO POPULAR

De acuerdo con una reciente encuesta del Instituto Republicano Internacional, un 80 por ciento de los paquistaníes se oponen a la cooperación con Estados Unidos en materia terrorista. Esta cifra supone un incremento de 19 puntos desde el pasado mes de marzo aun teniendo en cuenta que, paralelamente, el rechazo popular a los talibán paquistaníes también ha alcanzado un máximo histórico. La percepción popular sobre el presidente da a entender que los paquistaníes creen que Zardari se está plegando con excesiva facilidad a las demandas internacionales.

El Ejecutivo paquistaní ve en esta oposición motivos claramente políticos que no consideran los avances democráticos obtenidos por el Gobierno de Asif Alí Zardari, viudo de Benazir Bhutto y artífice de la disociación de la figura del presidente y comandante de las Fuerzas Armadas.

"Pakistán recibió ayuda estadounidense en 2001 y 2007", recuerda el portavoz presidencial, Farhatulá Babar. "En esa época, Pakistán estaba gobernada por un general que también ejercía como presidente. La diferencia, ahora, es que el presidente y el primer ministro son elegidos democráticamente", declaró el portavoz, para el que las críticas son parte de "un intento deliberado para desprestigiar al presidente Zardari por los elementos a los que no les gusta esta nueva situación".


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
1690
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.