Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Franco Mc escriba una noticia?

Papeles de Otoño

16/06/2009 06:54 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una mañana en un cafetín de la Universidad aprendí que nunca existe una esperanza perdida, sino quizás una esperanza mal cultivada

Encerrado a voluntad en un cuadrilátero de ventanales con sólo un motivo, pasar el tiempo y meditar; salvo que aparezca ella caminando entre las losetas como por arte de magia, ensalzada entre los jardines, las piletas y el repentino sol de otoño.

Yo me conformo con seguir escribiendo lo que pienso, sin hacerme muchas esperanzas, total el lugar es cálido, tranquilo y espacioso. No existe la presión de otras ocasiones que te exige una lectura de repaso previo a un control. Sólo me acompaña mi espíritu literario.

Por los ventanales veo alzados los pabellones cuyos estudiantes los circulan animosos, otros más reposados, y algunos reposados de pie en cada uno de los balcones que se divisan, y son tres.

La mesa es blanca y no contrasta con mi hoja de papel en la que escribo y de rato en rato mi visón queda impactada cada vez que doblo la cervical. Una mujer me interrumpe el pensar moviendo las sillas sin levantarlas, se pasea por toda la sala haciendo rechinar el suelo. Al terminar la paz retorna.

Paz para mi corazón. Alguna vez escuché que cuando pierdes el camino debes volver al inicio. Una mañana en otra oportunidad la había visto por primera vez muy cerca de los pabellones L y J, entre los jardines verdes y la tiendecilla carmesí que desde mi posición diviso de frente. A esa hora los pasos de la gente parecen relajados; y yo debería haber estado en clases pero el profesor no llegó, sólo dimos un control con una asistente que para completar una hora de las tres que teníamos nos hizo ver un clip de marketing no muy nuevo y de poca calidad visual.

La diviso, pero no afuera entre los jardines, las piletas y el sol otoñal que la ensalza

No quiero mirar la hora, porque no es esencial por el momento, quiero concentrarme en los aspectos de cada segundo pasajero en el mundo que me rodea y esperar activar mi capacidad de asombro que todo por ventura tenemos. En un minuto todo se hace silencio y los tecleos de las lap tops se hacen perceptibles. Miro nuevamente el ventanal y todo aparece detenido en el tiempo. No la he visto aún, de las figuras femeninas que recorren las calzadas, ninguna es mi complemento. El celular suena y el mensaje es una publicidad impertinente. Yo vuelvo los ojos a mi alrededor como para no dejarme absorber por la blancura exagerada del papel aunado a la mesa. Elevo los ojos ya con la esperanza casi perdida y la diviso, pero no afuera entre los jardines, las piletas y el sol otoñal que la ensalza. Está sentada unas mesas más allá con un libro entre las manos pero fijándome la mirada con una sonrisa animosa; como la que conoce lo que yo estaba hciendo.

Recogió sus cosas y se puso de pie, anduvo hacia mi haciéndose más grande, más hermosa con la cualidad de quien tiene el poder de hacer de esta historia un madrigal

- ¿Conmigo tu historia tiene un final feliz?

Muevo la cabeza con afirmación y le coloco el punto final a lo escrito hoy. Después de todo aprendí ese día que nunca existe una esperanza perdida, sino quizás una esperanza mal cultivada.


Sobre esta noticia

Autor:
Franco Mc (80 noticias)
Visitas:
4040
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.