Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rogger Alzamora escriba una noticia?

¿cinco palabras de Jesucristo para el Papa Benedicto?

03/04/2010 18:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Oirá el clamor general?

PRIMERA PALABRA: “El que recibe a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe; y el que me recibe no me recibe a mí, sino al que me envió” (Marcos 9, 37)

Los delitos cometidos por pederastas, seudo pastores del rebaño de Cristo (a quien, se supone, personifican y representan en la tierra) no son, ni deberían ser, un escándalo cualquiera. Están en juego las vidas de miles de víctimas de la insania, de quienes eligieron el mismo camino del Salvador de la Humanidad para preservar su palabra y cuidar su ejemplo. Vistos los acontecimientos, los curas pederastas han defraudado a la Iglesia Católica, a sus feligreses; pero sobre todo a Jesucristo. El abuso de niños en desventaja o abandono es un acto criminal, pero sobre todo es una traición a la confianza de Dios, quien concedió a los niños el lugar más importante en su reino.

SEGUNDA PALABRA: “Yo soy el Buen Pastor. El Buen Pastor da su vida por sus ovejas. El asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, huye ante el lobo abandonándolas, y el lobo las agarra y las dispersa…” (Juan 10, 11-12)

Un pederasta y abusador, deja de ser sacerdote y pasa a ser delincuente. En lugar de ser pastor es lobo, que no cuida a las ovejas, sino se las come. Es un peligro constante. Arrepentirse y prometer buen comportamiento es algo que deberá hacerlo fuera de la iglesia. Ya no como pastor. Y someterse a la justicia ordinaria por sus crímenes o ser denunciado y entregado por la propia jerarquía ante las autoridades judiciales. Y, más como un desagravio moral, ser expuesto y despojado públicamente de su investidura en ceremonia similar al de su ordenación.

TERCERA PALABRA: “Yo soy la Vid verdadera, y mi Padre el viñador. Si alguna de mis ramas no produce fruto, él la corta…” (Juan 15, 1-2)

Los cristianos católicos repudiamos a los sacerdotes criminales que proliferan nuestra Iglesia, tanto como a quienes los protegen o encubren; tememos que alguno de estos delincuentes con sotana se cruce con nuestros hijos en alguna circunstancia. Mientras se sigan minimizando u ocultando a los culpables, no nos sentiremos seguros. Nos da pena desconfiar. Hacer pagar a justos por pecadores. Preferir quedarnos sin los consejos, ayuda y consuelo que solíamos esperar de nuestros pastores espirituales. Sabemos que no todos merecen nuestra desconfianza, pero ¿cómo separar la paja del trigo si no encontramos una señal decidida y radical en las autoridades eclesiásticas? ¿Hasta cuándo esperaremos a que nos respalden en lugar de quitarnos piso? La confianza es básica en una relación espiritual y si se quiebra es posible que ya no pueda restaurarse.

Que, finalmente, las autoridades mundiales tipifiquen el delito de abuso sexual a menores de edad como crimen de lesa humanidad

CUARTA PALABRA: “El que no está contra nosotros está con nosotros” (Marcos 9, 40).

Esperamos de la jerarquía católica que se ponga del lado de los feligreses, de los católicos cristianos y no de unos pocos seudo sacerdotes, delincuentes y criminales, que se aprovechan de nuestra fe y del propio Jesucristo. No queremos pastores sucios del alma, porque no sirven a la obra de Dios y atentan contra la naturaleza humana. Los sacerdotes deben ser probos, dignos, humildes, honestos, sanos. Si no reúnen tales condiciones es mejor que dejen el sacerdocio. No hay medias tintas.

QUINTA PALABRA: “Si tu ojo es para ti ocasión de pecado, sácatelo” (Marcos 9, 46)

Exigimos:

- De la jerarquía católica humildad y transparencia. Que no solamente pida perdón y reconozca su responsabilidad sino que, de una vez por todas, entregue a los criminales a la justicia ordinaria.

- Que desanden el camino equivocado y reconozcan que la grey está infestada de maldad y que se haga una profunda limpieza ética y moral dentro del sacerdocio, expulsando públicamente a los criminales y psicópatas que fungen de pastores.

- Que, finalmente, las autoridades mundiales tipifiquen el delito de abuso sexual a menores de edad como crimen de lesa humanidad, pues se trata de un daño irreparable al presente y futuro de la persona humana.


Sobre esta noticia

Autor:
Rogger Alzamora (7 noticias)
Visitas:
2685
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.