Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Conferenciante escriba una noticia?

El padre Alberto Cutié causa polémica por no guardar el celibato

09/05/2009 07:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Unas fotos muestran como besaba en la boca y acariciaba a una chica en la playa, el sacerdote abandona temporalmente la parroquia de South Beach, en Miami (USA)

El revuelo suscitado por las fotos de Cutié, junto a las recientes revelaciones de los hijos del presidente de Paraguay, Fernando Lugo -cuando aún ocupaba el cargo de obispo-, vuelve a plantear la polémica en torno al celibato. El diario 'The New York Times' dice que "todo el sur de Florida parece inmerso en una acalorada discusión sobre celibato, celebridad y tentaciones". Los noticieros de radio y televisión han dedicado horas al tema y las fotos son muy visitadas en la web.

Alberto CurtiéNacido en Puerto Rico y de ascendencia cubana, el padre Alberto, como todos llaman al sacerdote, es muy popular en Estados Unidos y toda Latinoamérica por su programa 'Abre tu alma con el padre Alberto', que transmite la cadena Telemundo. También publicaba la columna semanal Consejos de Amigos en varios periódicos hispanos de EE.UU., incluido 'El Nuevo Herald', y era director de 'Radio Paz', en la que hacía comentarios diarios hasta que surgió el escándalo. Su libro Ama de verdad, vive de verdad fue éxito de ventas.

El obispado de Miami ha anunciado que el padre Alberto abandona temporalmente la parroquia de South Beach. Los feligreses del cura han reaccionado de forma muy diversa; unos lo condenan por no practicar lo que predica y otros le absuelven. En una breve nota, Cutié dice: "Pido el perdón de todos los que puedan sentirse dolidos o entristecidos por mis acciones".

En Radio Paz, la mayoría de los oyentes han llamado a la emisora mostrándose solidarios con el cura.

Fuente

Eunuco por causa del Reino de los Cielos

Dijo Jesús: "Hay eunucos que nacieron así del seno materno, y hay eunucos que fueron hechos tales por los hombres, y hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. Quien pueda entender, que entienda." (Evangelio de San Mateo Cap. XIX, Vers. 12 - NBJ, Desclée De Brouwer, 1998)

En el primer caso que vemos en el texto bíblico, habla de personas que por su manera de ser se sienten incapaces o indispuestas a casarse. En el segundo caso, menciona a las personas hechas incapaces por otras, como por ejemplo por esclavitud, imposiciones legales -como los funcionarios de aquella época en las cortes de los Herodes- o lo requieren las circunstancias ajenas a su voluntad. En el tercero, se relaciona a las personas que para hacer mejor la obra de Dios deliberadamente eligen este estado, es decir, el celibato voluntario. Es este último el que nos trae el asunto de la polémica.

El sacerdote Alberto Cutié firmó un compromiso el dia de su ordenación con la institución religiosa del Vaticano. En ese sentido, ha faltado a su palabra. Pero sólo es ese el problema real, dado que la Biblia no promueve el celibato como condición para ser sacerdote. Más bien todo lo contrario.

Una concesión, no un mandato divino

El apóstol San Pablo decía lo siguiente: "Lo que os digo es una concesión, no un mandato. Mi deseo sería que todos fueran como yo; mas cada cual tiene de Dios su gracia particular: unos de una manera, otros de otra. No obstante, digo a los solteros y a las viudas: Bien les está quedarse como yo. Pero si no pueden contenerse, que se casen; mejor es casarse que abrasarse. (Primera Epístola de San Pablo a los corintios, Cap. VII, Vers.7-9 - NBJ, Desclée De Brouwer, 1998).

Tal y como se desprende del texto bíblico citado, el apóstol habla de su opinión personal, pero deja claro que no es mandato de Dios. Es más, aclara que si alguien precisa tener una relación de pareja, pues debe unirse en matrimonio, dado que el ser humano tiene necesidades naturales que no tienen necesariamente que  reprimirse.

Pero ¿Qué de los sacerdotes que sirven en la Iglesia? Primeramente, antes de llegar al punto de la polémica, debe saberse que en la época que escribe el apóstol no existían las Iglesias como hoy las conocemos, sino que eran lugares -mayormente en casas de cristianos- donde se reunían para celebrar las liturgias, habitualmente espontáneas, sin nada pre-establecido en el contenido. De ahí la palabra "Iglesia", del griego "Eclesia" que significa "reunión". Ni siquiera existía una institución organizada. Aún se estaban construyendo los fundamentos.

"Es, pues, necesario que el Obispo sea irreprensible, casado y con una sola mujer" (Primera Epístola de San Pablo a San Timoteo, Cap. III, Vers.3 - NBJ, Desclée De Brouwer, 1998).

Cuando ya fue preciso organizarse un poco mejor, los apóstoles establecieron obispos (supervisores de que todo funcionaba correctamente), líderes locales (conocidos en aquella época como "ancianos", cuyo título no tenía relación con la edad sino con la sabiduría) y diáconos (ayudaban en las reuniones y servicios cristianos en general). Sabido esto, pasemos a leer un texto que a muchos puede sorprender en gran manera: "Es, pues, necesario que el Obispo sea irreprensible, casado y con una sola mujer, sobrio, sensato, educado, hospitalario, apto para enseñar" (Primera Epístola de San Pablo a San Timoteo, Cap. III, Vers.3 - NBJ, Desclée De Brouwer, 1998).

Incluso, los apóstoles mostraban su derecho a tener pareja: "He aquí mi defensa contra mis acusadores. (...) ¿No tenemos derecho a llevar con nosotros una mujer cristiana, como los demás apóstoles y los hermanos del Señor y Pedro? (Primera Epístola de San Pablo a los corintios, Cap. IX, Vers.3-5 - NBJ, Desclée De Brouwer, 1998).

La prohibición a casarse es repudiada en la Biblia

Si lo anterior le ha sorprendido, lo siguiente puede conseguirlo aún más, ya que en la misma Biblia encontramos lo siguiente: "El Espíritu [Santo] dice claramente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe entregándose a espíritus engañadores y a doctrinas diabólicas, por la hipocresía de embaucadores que tienen marcada a fuego su propia conciencia; éstos prohiben el matrimonio y el uso de alimentos que Dios creó para que los coman con acción de gracias los creyentes y los que han conocido la verdad. (Primera Epístola de San Pablo a los San Timoteo, Cap. IV, Vers.1-3 - NBJ, Desclée De Brouwer, 1998).

Este texto pone en serio aprieto a la Iglesia del Vaticano. En reconocimiento de tal realidad bíblica, la Iglesia Católico Romana no tiene reparos en hermanarse, como hizo hace unas décadas, con la Iglesia Católica Anglicana, cuyos sacerdotes no tienen el requisito del celibato. En la Iglesia vaticana, esta práctica de "hacerse eunuco por causa del Reino de los cielos" es ahora un asunto más funcional que doctrinal o de santidad.

Celibato, ¿Beneficioso o contraproducente?

Una vez aclarado que el celibato no es un mandato bíblico, ni tan siquiera era requisito para ser sacerdote en los primeros años del cristianismo, surge la lógica pregunta: ¿Es bueno o contraproducente que un sacerdote sea célibe? Para responder esto se deben considerar como mínimo dos puntos de reflexión.

El primero es que el tiempo empleado para la obra de Dios es mayor si se es célibe. Precisamente es base del consejo personal de San Pablo para los que no precisen tener pareja. Lo cual se convierte en una ventaja de agenda profesional.

Lo segundo que debemos meditar, es la capacidad de empatía y comprender bien a los matrimonio si se es célibe. He aquí donde entra en gran parte la Psicología. Cierto es que no se necesita probar las drogas para saber que son dañinas, ni subir a la cima de una montaña para saber que allí hay aire limpio, incluso bellas vistas, lo mismo que un abogado puede aconsejar legalmente sin haber sido acusado o acusador o un médico recetarnos algo sin haber tenido la enfermedad.

Sin embargo, bien conocemos que la mayoría de los padres dicen a sus hijos, no sin razón, que entenderán muchas cosas de lo que les aconsejan cuando también sean padres. La Psicología lo confirma. Se precisa vivir y experimentar por sí mismo para comprender muchas cosas de familia. Desde luego, como bien dice el padre Alberto Cutié, que un sacerdote puede limitarse a seguir la pauta establecida en la práxis de consejería de los expertos, pero la vida no es tan simple como para que existan recetas que sirvan para todos los casos de familia. Es en ese aspecto, que un célibe aconsejando a parejas y familias por ser un "eunuco por causa del Reino de los Cielos" pierde efectividad y, por supuesto, sabemos que la consejería familiar es un área imprescindible en un sacerdote.

En mi opinión, prefiero solicitar consejo familiar o de pareja al padre Alberto Cutié que a un célibe. Opinión que asumo compartiremos muchos. Por todo ello, doy mi voto de apoyo al padre Alberto y me suscribo a la petición de que se anule el requisito del celibato a los sacerdotes. Aprovecho para añadir que soy Lic. en Ciencias Eclesiásticas y especializado en Psicología Social, aunque me dedique al periodismo de investigación desde hace ya 14 años.


Sobre esta noticia

Autor:
Conferenciante (19 noticias)
Visitas:
13418
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.