Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Soy Un Jugón escriba una noticia?

Outrun (RETROSPECTIVA)

26/10/2009 09:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

outr0000

De repente, pierdes de vista a tu padre y te adentras en un garaje mal iluminado. Abres la puerta mientras observas detenidamente a tu reluciente Testarossa, obra maestra del Cavallino Rampante y sueño de muchos a finales de los años 80. Por si la estampa no fuese ya de por si agradable, giras la cabeza y ves a tu parienta, una rubia exuberante que te sonríe tímidamente y que te dice ocultando su mal genio "ten cuidado al apretar el acelerador, cariño, no vaya a ser que vuelques el coche el como nos pasó el otro día camino a la playa".

Obviamente, esas palabras te han entrado por un oído… y han vuelto a salir por el mismo. Aceleras de manera un poco brusca, derrapando un poco, y poco después vas enfilando la autopista que bordea el mar mientras escuchas una estación de radio que está poniendo uno de los éxitos del momento: Splash Wave.

Ni un píxel más, ni uno menos era lo que nos ofrecía el absolutamente demencial Outrun, una de las obras magnas de los salones recreativos de finales de los 80 creadas con ese toque arcade que desde Japón nos traía Sega, la compañía del por entonces carismático Alex Kidd y que consiguieron que un servidor acabase comprándose una Mega Drive 2 cuando a la pobre no le quedaban mas de dos años de vida.

Para empezar, Outrun, al igual que una gran cantidad de recreativas de Sega, venía en una de sus versiones con un mueble que hacía que nos sintiésemos como si estuviésemos a los verdaderos mandos de un Ferrari Testarossa. Bueno, lo de Testarossa es relativo, ya que el juego no tenía la pertinente licencia de la escudería italiana por antonomasia, hecho que provocó algún roce entre las dos empresas, pero que afortunadamente se saldó sin sangre alguna.

Outrun cabina

Cabe reseñar que también existía otra versión de la recreativa más cutre en la que se incluía el volante… pero que no tenía asiento, con lo que se perdía algo de esa magia que te llevaba el sentarte a los mandos de tu cochazo, pero que obviamente para nada afectaba a su jugabilidad.

Un poco de historia.

Aunque muchos piensan que Outrun es un juego bastante original y tal, la verdad es que para mí tiene un clarísimo antecesor. Para saber de qué estoy hablando, tenemos que retrotraernos 3 años en el tiempo para toparnos con una de las mejores obras creadas para Philips Videopac 7400, el juego de conducción Trans American Rally, que nos proponía cruzar los Estados Unidos de América con nuestro deportivo de color (sí, puede que lo hayas adivinado) rojo.

videopac-n60-pagina-portadapeq-218x300

Ya en 1986, Yu Suzuki, ahora leyenda viva del mundo del videojuego, por entonces todavía estaba empezando en Sega, sin embargo, ya contaba con un pequeño currículum en el que destacaban Space Harrier y Hang-On, obras que más quisiera algún que otro programador en su currículum.

En ese año, Suzuki, que ya se encontraba al mando de uno de los mejores grupos de programación de Sega, AM2, sacó a la palestra el juego que hoy nos ocupa.

Outrun ¿juego de carreras?

Seguramente, si mostramos este juego a cualquier persona a la que no le gusten los videojuegos o que esté poco familiarizada con el género de la conducción, acabaría definiéndolo como "un juego de carreras". Para mí, un juego de carreras implica eso mismo: una carrera (a veces me sorprendo de lo ingenioso de mis frases XD).

En una carrera, contigo toman parte rivales que en mayor o menor medida tienen condiciones similares a las tuyas con la intención de ganar, sin embargo, lo que nos proponía Outrun no era "llegar el primero a la meta", sino conseguir llegar al final por cualquiera de las rutas que nos ofrecía esta coin-op, las cuales daban a la obra una rejugabilidad inmensa, ya que por decirlo de alguna manera, tú eres el dueño de cada partida que jugases, escogiendo entre las diferentes bifurcaciones que iban apareciendo conforme avanzaba el juego.

Volviendo al tema de la naturaleza de Outrun, al jugar, nunca tuve, ni tengo la sensación de querer adelantar al siguiente coche por ganar una plaza. El jugador sabe de antemano que su empepinado Ferrari a 300 kms/hora es más rápido que los Escarabajos, buggies, camiones y demás fauna, la cual, y a pesar de ir bastante rapidito (molaba eso de ver Escarabajos a toda hostia a 20 metros tuya XD), no suponían mayor escollo que el esquivarlos. Precisamente ahí andaba otro de los puntos fuertes del juego: la mala leche de los conductores de primera, ya que en cierto modo más de una vez se te quedaba cara de "MIERDMIERDAMIERDA" al ver la agresividad con la que los otros vehículos se abalanzaban hacia tu impoluto coche, provocando a veces que tu Ferrari acabase en la cuneta tras haber dado un señor vuelco… o con tu rubia acompañante echándote la bronca tras haber chocado frontalmente con un obstáculo.

outr0008 Zasca. Tras ésto, tu parienta no te hará cositas por la noche.

Por resumir todo de alguna manera, la definición de Outrun que mejor vomitada sale de mi teclado es "bello simulador de paseo a toda hostia". Alguno podría rebatirme con un "¿entonces dónde dejamos a Hang-On?", pero creo que este juego de motos, a pesar de las similitudes, tenía sus características que lo diferenciaban de Outrun, empezando por el simple hecho de que en sus carreras solo aparecían motos de gran cilindrada iguales a la tuya, y no Escarabajos.

La Biblia sobre la belleza videojueguil según AM2.

¿Por qué este juego es literalmente bello? Eso tiene respuesta fácil. Outrun era un placer para los sentidos. Lo único que le faltaba a la máquina en la que te sentabas era un ventilador frontal encima de la pantalla para terminar de sentirte el puto amo. Gráficamente esta obra, al igual que Afterburner o Hang On, se basa en el scaling, dicha técnica daba al juego una sensación de tridimensionalidad que en el lejano 1986 rompió moldes en los salones recreativos. A su vez, en todos y cada uno de los píxeles que adornan Outrun se denota Hamor. Cada detalle existente, como los paneles publicitarios, las columnas, el modelado de los otros coches, nuestro propio Ferrari… todo, todito, todo era preciosismo.

OutRunmame1 Benditas y odiadas columnas…

Para completar el combo, Outrun también era una delicia para el oído. Tras esa primera pantalla en la que nos daban a elegir cual de las tres canciones preferíamos escuchar durante nuestro periplo (Pasing Breeze, Magical Sound Shower, y mi favorita, Spash Wave), nos sumergíamos en una orgía musical a la altura del resto de apartados del juego y por encima de todos sus competidores de la época). Al mando del apartado musical se encontraba otro monstruo del género, Miyauchi Hiroshi, persona que también manejo los hilos musicales de otros juegos de Sega como Afterburner. También hay que hacer un huequecito a Last Wave, la canción que aparece en la pantalla de puntuaciones, un tranquilito colofón para una buena partida.

Versiones caseras antiguas de Outrun: Desde la más bajuna mierda a la perfección Saturnera.

Si por algo se caracterizan las versiones de Outrun caseras, es porque o son bastante buenas, o deberían ser pasto de las ruedas de los camiones que se pasean por el juego.

Entre las versiones meritorias de la época podíamos encontrar dos que reflejaban el espíritu de la recreativa en una gran parte, respetando sus valores, como son las versiones de Mega Drive y PC Engine, con buenos acabados gráficos y música acorde con lo que gozábamos en nuestra sala recreativa. Otra conversión que sin llegar al nivel de esas dos se dejaba jugar bastante, era el cartucho de Master System, que a pesar de la obvia pérdida gráfica, no daba malas sensaciones… Al contrario de la versión para su hermana pequeña portátil, Game Gear, que aunque nos tenía acostumbrados a buenas copias de la 8 bits de sobremesa de Sega (por poner el ejemplo más claro: me refiero a Sonic), en este caso defraudó de manera considerable, con un movimiento de la carretera brusco y mareante.

OutRun_002

Versión Mega Drive.

Para mejorar la cosa, en Saturn, dentro del recopilatorio Sega Ages, donde también se encontraban otras coin-ops de las que ya he hablado en este texto. En ese glorioso cd se encuentra, a falta de tener un mueble como el de la recreativa que se adapte a la consola (juas), la versión más perfecta jamás creada de esta maravilla.

Adentrándonos un poco entre los bodrios que nos brindaron, se puede decir que los ordenadores de 8 bits fueron los que peor parados salieron, a saber: nula sensación de velocidad, colorido paupérrimo, y lo que más nos duele a los que disfrutamos con la versión recreativa: que por limitaciones técnicas, el sonido de las versiones originales fuese imposible de portar de una manera más o menos decente. Si hay que salvar a alguna versión de este grupo de la quema, esa es la de Commodore 64, con menor colorido que otras conversiones como la de Atari ST, pero bastante más jugable.

Outruns recientes: la nota media sube… Y más con la sorpresa de Game Boy Advance.

Recientemente se han publicado otras conversiones en consolas tan dispares como Dreamcast, PlayStation 2 y Game Boy Advance… llevándose la palma la más pequeñita y menos potente de todas.

Sobre las versiones de 128 bits, la verdad es que no hay nada que mejore a la versión de Saturn. En Shen Mue II existe una recreativa con la que jugar a una versión del juego y que aguanta el tipo, pero lo de PlayStation 2… ¡HORROR!, en la consola de Sony, Outrun se convierte en un remake infumable a mas no poder en 3D al que solo se puede llamar de una manera: GROTESCO.

otrunps2

Versión PSChof

Sin embargo y viniendo desde atrás, Outrun para la 32 bits portátil de Nintendo es jugable, suena bien y goza de una suavidad increíble al mover todos los elementos de la pantalla. Sin duda alguna es uno de los más recomendables ports que se han hecho jamás sobre este juego. Cabe reseñar que podemos encontrarlo dentro del cartucho Sega Arcade Gallery.

Pequeñas curiosidades sobre Outrun:

  • En la versión recreativa, el logo del Ferrari cambiaba conforme a la dirección que tomásemos con el coche.

  • El mapeado del juego en la versión original japonesa difiere de la versión dedicada al resto del mundo, ya que se altera el orden de las fases.

  • Debido a la pobre calidad de sonido que tenían las versiones para los distintos ordenadores, en muchas de ellas se decidió añadir una cinta con las canciones originales de la máquina arcade para paliar tan brutal pérdida.

  • Aunque actualmente sea más o menos desconocido, Squaresoft creó un juego que le dió una cierta reputación antes de crear su saga Final Fantasy. Su nombre es Rad Racer y tiene claras influencias de Outrun, pudiendo jugarse en la extinta Famicom/NES.

  • Existe una demo técnica de un prototipo de Outrun hecho por aficionados para, atención: Atari 800. Desgraciadamente no muestra nada jugable (ni siquiera el coche) y el proyecto está abandonado, pero teniendo en cuenta el sistema del que estamos hablando, la verdad es que tiene su mérito. Podéis echarle un vistazo aquí abajo:

Con ésto terminamos el repaso de uno de los juegos que matan mi tiempo de vez en cuando, y es que una partida de Outrun nunca viene mal, ya que su vigencia sigue intacta a pesar de los años. A los que nunca lo hayáis probado, podéis empezar con la versión recreativa, jugable desde hace años en el emulador MAME, pero no dejéis de lado las versiones de Saturn (si tenéis la opción de catarla), Mega Drive y Game Boy Advance.

Fuentes: Elaboración propia, revista Superjuegos Xtreme número 188 y Pixfans.


Sobre esta noticia

Autor:
Soy Un Jugón (247 noticias)
Fuente:
soyunjugon.wordpress.com
Visitas:
11426
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.