Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Osteodistrofia renal: los huesos se debilitan, tratamientos para recobrar funciones renales

28/10/2009 12:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Funciones de los riñones, alimentos para reforzar vitaminas y compuestos; hormona paratiroidea, en qué consiste, diabetes, presión arterial, tratamientos, complicaciones, trasplante,

OSTEODISTROFIA RENAL: LOS HUESOS SE DEBILITAN, TRATAMIENTOS

PARA RECOBRAR FUNCIONES RENALES

Una de las funciones de los riñones es ayudar a hacer los huesos fuertes y sanos manteniendo los niveles adecuados de sustancias como calcio, fosfato y vitamina D. La insuficiencia renal conduce a niveles anormales de estas sustancias y a la osteodistrofia renal, un estado que debilita la masa ósea.

Sin tratamiento, la osteodistrofia renal puede ocasionar dolor en la espalda, cadera, piernas y tobillos. Los huesos debilitados tienen cada vez más riesgo de fractura. El reconocimiento oportuno logra que el dolor y las fracturas ya no sean comunes en los pacientes renales.

Las pruebas de sangre detectan fosfato muy alto y calcio y Vitamina D muy bajos.

Los riñones ayudan a absorber el calcio de los alimentos. Entre los alimentos ricos en calcio están los productos lácteos. Otras fuentes importantes de calcio son los huevos y verduras verdes. Además, regulan los niveles de fosfato, otro mineral que refuerza los huesos.

En la insuficiencia renal el calcio sale de los huesos y se pierde. Esto origina una caída en el nivel de calcio de la sangre. Los niveles normales en la sangre son entre 2.2 y 2.6 mmol/L (milimoles por litro de sangre). En los pacientes renales el nivel puede caer por debajo de 2.0 mmol/L.

Cuando los riñones fallan, el fosfato se acumula en la sangre.

Los niveles normales de fosfato en la sangre son 0.8 a 1.4 mmol/L. En los pacientes renales, el fosfato puede ser mayor de 2.0 mmol/L.

El fosfato alto puede ocasionar prurito grave. En contrapartida, produce niveles bajos de calcio, que a su vez significa huesos debilitados.

Por diálisis no se eliminan fácilmente los fosfatos. Para mantener los niveles de fosfato bajos, las personas con insuficiencia renal deben seguir una dieta saludable y, en particular, evitar alimentos ricos en fosfato como los productos lácteos, nueces y carne.

La vitamina D se encuentra en algunos alimentos como la margarina y manteca. Cuando se expone a la luz solar, la piel fabrica la vitamina D. Sin embargo, el cuerpo no puede utilizar la vitamina D de cualquiera de estos orígenes hasta que los riñones la hayan modificado a una forma activa.

Hormona Paratiroidea

La hormona paratiroidea (HPT) es la sustancia que produce cuatro pequeñas glándulas al frente del cuello denominadas glándulas paratiroideas. La HPT ayuda a regular los niveles de calcio en la sangre.

Cuando los riñones fallan, los niveles de calcio en sangre pueden volverse bajos. El cuerpo lo compensa produciendo más HPT. En ocasiones el cuerpo reacciona en exceso y produce demasiada HPT. Esto provoca que los niveles de calcio se eleven demasiado.

Los niveles de HPT elevados son comunes en pacientes con insuficiencia renal y esta HPT adicional agrava la osteodistrofia renal.

Cuando se recibe el tratamiento adecuado para la insuficiencia renal crónica, en especial durante la primera etapa de la insuficiencia renal, es posible hacer más lento o incluso detener el curso del daño a los riñones. El manejo cuidadoso de la presión arterial y la vigilancia de la salud son primordiales, a fin de prolongar la función de los riñones tanto como sea posible.

La mayoría de las personas pueden mejorar adoptando medidas sencillas como dejar de fumar, alimentándose sanamente y haciendo ejercicio regular, en tanto un equipo medico vigile cuidadosamente la función de las unidades renales.

Cuando los riñones han comenzado a fallar, los productos de desecho se acumulan en la sangre. La creatinina es uno de los productos de desecho que debe monitorearse en forma regular junto con la administración de medicamentos.

La diabetes y la presión arterial alta son estados que pueden ocasionar insuficiencia renal.

Complicaciones

Cuando los riñones siguen fallando, se pueden presentar complicaciones como anemia y osteodistrofia renal, en cuyo caso el médico establece un plan de tratamiento.

El tiempo que dure el primer estadio de la insuficiencia renal dependerá de cuánto funciona todavía el riñón y cómo se responda al medicamento y la dieta.

La insuficiencia renal crónica muchas veces avanza de la etapa temprana hasta la insuficiencia avanzada. Esto se conoce como insuficiencia renal en etapa terminal (IRET) o enfermedad renal en etapa terminal (ERET).

En la actualidad no hay curación para este estado y el daño hecho a los riñones es irreversible.

El tratamiento médico para la insuficiencia avanzada es sustituir las funciones perdidas de los riñones por diálisis o trasplante de riñón. La diálisis es un proceso artificial para filtrar desechos y eliminar líquidos del cuerpo. Hay dos clases: diálisis peritoneal y hemodiálisis.

Un riñón saludable trasplantado de un donante funciona como un riñón normal. No cualquier persona es elegible para un trasplante de riñón y existe una larga lista en espera de riñones de donantes adecuados. Los riñones están disponibles de un donante vivo (que puede ser familiar o no del receptor) o de un cadáver.

Un trasplante exitoso proporciona una función renal mucho más eficiente que la diálisis, entonces los pacientes se sienten mejor y con más energía.

Por las mejoras que se han hecho a todas las opciones de tratamiento disponibles, los pacientes renales disfrutan de un estilo de vida activo, pueden cuidarse a sí mismos y sentirse productivos.

Fuentes: Cannata JB. Osteodistrofia renal. En: E. Pascual, V. Rodríguez-Valverde, J. Carbonell, J. Gómez-Reino, (eds.). Tratado de Reumatología. Barcelona, 2011-2031, 1998.

Rodríguez M y Cannata JB. Osteodistrofia renal. En: L Hernando, P Aljama, M Arias, C Caramelo, JE Egido y S Lamas, (eds.). Nefrología


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
15396
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.