Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jean Bernstein escriba una noticia?

El origen electromagnetorreceptivo remantente colateral de la religión, o la herencia del Homo Aquaticus

30/05/2015 03:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"I think you are saying that the aquatic experience may have left us with an additional mode of perception not possessed by other primates.Okay, that's possible."- Elaine Morgan en entrevista epistolar con Jean Bernstein 10/01/2012

 

Redacción: Jean Bernstein

 

Fuentes

 

 

 

Con información de: Tom Reese y Jean Bernstein

 

Recientemente, Cristiano Crescentini y sus colegas en la Universidad de Udine, en Italia, han ido realizando una versión más sofisticada de los experimentos originales de Persinger, dando resultados fascinantes.

 

Ellos usan algo llamado "prueba de asociación implícita" como una manera muy sutil para medir cuan fuertemente sus 14 sujetos de estudio (todos católicos) se identifican con su religión. Este grupo de científicos usaron poderosos eletromagnetos para aplicar pulsaciones intermitentes o continuas.

Los resultados arrojaron que los pulsos intermitentes hacían que la gente se identificara significativamente como menos religiosa.

 

Lo que aparentemente sucede es que esta parte del cerebro está cercanamente vinculada con el sentido de ubicación. Al estimular su actividad, los sujetos encontraron más difícil la experiencia de "autoconsciencia extendida", en la cual se siente como si el cuerpo trascendiera las limitaciones físicas convencionales y se sintiera uno con el universo.

 

En otras palabras, engañando nuestra consciencia de nuestro propio cuerpo, podríamos incrementar o decrementar sensaciones cuasimísticas.

Como reflexión quisiera proponer unas cuestiones.  ¿Será que las pulsaciones electromagnéticas que comenzaron emerger con la vida moderna han influido en el florecimiento e incremento en el ateísmo y agnosticismo en las poblaciones civilizadas?¿Tendría razón Elaine Morgan al decir que provenimos de Homo Acuático y este nos heredaría los remanentes de la electromagnetorecepción en forma de pensamiento religioso?

 

Un estudio publicado en la revista “Nature Communications” revela que el 96 por ciento de los vertebrados, incluido el ser humano, desciende de un pez marino depredador con un sexto sentido que le permite detectar campos eléctricos.

 

Según los autores del estudio, el ancestro sería un pez marino depredador que vivió hace 500 millones de años. La especie tenía buena vista, mandíbulas y dientes, y un órgano sensorial que le permitía detectar movimientos en el agua.

 

Hoy sólo los tiburones, los peces espátula y algunos vertebrados terrestres, como el axolotl mexicano, conservan la capacidad de electromagnetorecepción. Sin embargo, para el resto de reptiles, así como para los pájaros y los mamíferos, la adaptación a la vida en tierra firme supuso la "pérdida" del “electromagnetosentido”.

 

En los últimos años, los científicos han encontrado material magnético (magnetita) en las aves, caracoles, marsopas, bacterias y otros animales. La utilidad de estas brújulas fabricadas biológicamente es obvia. Los seres humanos también parecen tener un sentido magnético, aunque hasta ahora nadie ha diseccionado la cabeza humana en busca de cristales de magnetita. Por el contrario, la prueba de un sentido magnético viene de la dirección de investigación de los experimentos realizados por Robin R. Baker, en Inglaterra.

 

En una serie de pruebas con muchos temas, con los ojos vendados los seres humanos se han tomado muy lejos y luego le preguntó, al mismo tiempo con los ojos vendados, a punto de "origen" y en el norte. Los resultados fueron sorprendentes. Sentido de la orientación no se perdió a pesar de los viajes largos. Además, las pruebas después de la eliminación de las vendas de los ojos mostraron un marcado deterioro de la capacidad de encontrar dirección. La unión de los imanes e imanes simulados a los sujetos demostró que los imanes capaces de encontrar dirección hace una corrección de capacidades. Los controles de bronce"imanes" conserva su sentido magnético.

 

 Pero ¿Si la percepción de la existencia de una divinidad fuera un efecto colateral de la magnetorrecepción, haciendo de este sentido algo tan natural como el ver, el oír, el sentir, el percibir aromas, sabores, temperaturas o texturas? Tomemos el ejemplo de Ellen White.

 

 

"Cuando oraba -como ha ocurrido cientos de veces- de pronto aparecía una luz suave alrededor del cuarto y una dulce fragancia de flores, es cuando yo sabía que Dios estaba cerca". Estas visiones han convencido a sus seguidores que ella era una profetisa de su dios, pero fue cuando los científicos comenzaron a estudiar el pasado de Ellen descubrieron una situación que podría haber sido un parteaguas en su historia vitae, ellos piensan ocasionó una epilepsia del lóbulo temporal, nosotros creemos que ocasionó una hipersensibilidad en el hueso etmoides. Cuando ella tenía 9 años fue perseguida y acosada por una niña mayor que ella.

 

"En compañía de mi hermana gemela y una de mis compañeras de clases, iba cruzando un área comunal en la ciudad de Portland, en el estado de Maine, cuando una chica como de 13 años de edad comenzó a seguirnos, amenazando con pegarnos... Íbamos corriendo a casa, pero la chica nos siguió rápidamente, con una piedra en la mano. Me volví para ver a qué distancia iba detrás de mí y, al volverme, la piedra me dio en la nariz. Experimenté una sensación enceguecedora y como de aturdimiento, y caí sin sentido. Cuando recobré el conocimiento, me encontré en la tienda de un comerciante; tenía la ropa cubierta por la sangre que manaba de mi nariz, y había un largo arroyuelo de sangre en el piso. Un amable desconocido ofreció llevarme a casa en su carruaje. Yo no sabía cuán débil estaba, y le dije que mancharía mucho su carruaje con mi sangre, y que yo podía caminar hasta mi casa. Sólo había caminado algunos pasos, cuando sentí vértigo y que me iba a desmayar. Mi hermana gemela y mi compañera de clases me llevaron a casa. No recuerdo nada de lo que pasó por un tiempo después del accidente. Mi madre dice que yo no me daba cuenta de nada, sino que permanecí en un estado de estupidez por tres semanas. ... Al recobrar el conocimiento, me pareció que había estado dormida.... No era consciente del accidente, y no sabía la causa de mi enfermedad.... Me sorprendí del cambio en mi aspecto. Cada uno de los rasgos de mi rostro parecía haber cambiado.... Se notó que los huesos de mi nariz estaban rotos.

 

 

En Ellen, el desarrollo tanto mental como físico fue rápido y vigoroso. Siendo aún una niña, mostró amor por el estudio, rápida percepción, y memoria retentiva. Era de naturaleza optimista y confiada, le gustaba la sociedad, era valerosa, decidida, y perseverante." Ellen estuvo excesivamente afectada  por ser agredida, de tal suerte que nunca más regresó a la escuela. Su personalidad también cambió drásticamente para volverse altamente religiosa y moralista, y fue a partir de ahí que comenzó a padecer alucinaciones. 

 

Ellen dice que su padre estaba en Georgia cuando ocurrió el accidente, y que cuando él finalmente regresó a casa, no reconoció a su hija. Aparentemente, los médicos que la atendían consideraron la posibilidad de reparar los huesos rotos con alambres de plata. De acuerdo con Ellen, sin embargo, decidieron no hacerlo porque su recuperación era improbable. Posiblemente, los médicos intentaron alinear manualmente los huesos rotos, pero no parece haber registro de esto. Después de recobrar el conocimiento, Ellen fue confinada a su cama por muchas semanas y "quedó reducida casi a un esqueleto."

 

Durante dos años, le fue imposible respirar por la nariz. El área de la cabeza en que Ellen recibió el impacto de la piedra lanzada por la muchacha de 13 años de edad contribuyó significativamente a la severidad de la herida producida. La piedra golpeó a Ellen en la nariz al volver ella su cabeza para ver a qué distancia iba la muchacha que las perseguía, y fue cuando cayó inconsciente al suelo.

 

El hueso etmoides (os ethmoidale PNA) es un hueso del cráneo, corto y compacto, central, impar y simétrico compuesto por una lamina vertical y media, una lámina horizontal perpendicular a la primera y dos masas laterales. Es un hueso de superficies muy anfractuosas y con numerosas cavidades (celdillas etmoidales).

 

Se encuentra en la escotadura etmoidal del hueso frontal y delante del esfenoides. Se articula con estos y con los palatinos por detrás, con el hueso propio de la nariz por delante, con el maxilar superior y unguis por fuera y con el vómer por debajo.al y órbitas).

 

El Prof. Gregory Holmes de la Escuela Médica de Darthmouth, experto mundial en neurología pediátrica cree que el hecho de que Ellen alucinará después del traumatismo no es fortuito, comenta convencido en su veredicto por el cambio de la personalidad, el tono de la religiosidad y la percepción de las visiones, a lo que comenta: "Los huesos alrededor de los ojos son muy sensibles y el tejido entre los ojos es muy susceptible de ser lastimado debido a su frágil naturaleza".

 

¿Y esto qué tiene que ver con magnetorrecepción? A continuación parafrasearemos parte del documental "Dios en la mente".

 

El Dr. Michael Persinger de la Universidad Laurentian  ideó el experimento denominado "El casco de dios" donde se manipulaban los campos magneticos que se transmitían en el cerebro para demostrar que las experiencias religiosas, espirituales  o místicas eran producidas por el lóbulo temporal derecho del cerebro, aunque nosotros insistimos en que las ondas magnéticas son percibidas por el etmoides.

 

Para asegurar que genuinamente el campo electromagnético fue el que causó la sensación de presencia en sus sujetos de estudio, el Dr. Persinger corrió el experimento con el campo electromagnético prendido y apagado sin decirle a nadie cuál era el verdadero propósito de la investigación. Los resultados indicaron que cuando el aparato estaba prendido el 80% de sus sujetos sentía algo.

 

El Dr. Persinger, al igual que nosotros, cree que estos campos electromagnéticos pueden ocurrir naturalmente y crear esta sensación, a lo que argumenta no sólo explicaría la sensación de presencia sino también otras experiencias sobrenaturales como la visión de fantasmas.

 

Él comenta que fueron llamados por un individuo que estaba preocupado porque su hija no conciliaba el sueño debido fundamentalmente a que le asaltaban terroríficas visiones nocturnas, a lo que en el transcurso de su investigación él comenta "En ciertas situaciones los campos electromagnéticos han sido creados para superar los que produce naturalmente el cerebro, lo que incidenalmente puede producir en ciertos individuos muy sensibles todo tipo de experiencias muy significativas que puede ser interpretados por ellos como la divinidad o el diablo". Fue cuando encontraron que ella dormía cerca del radio y al medir esa área encontraron que ese aparato tenía un inusual patrón que coincidía con las métricas de lo que ellos utilizaban en laboratorio para inducir la sensación de presencia. Una vez retirado el radio, las apariciones cesaron.

 

Sabemos que la actividad geomagnética afecta a la actividad humana porque al observar los datos correlacionados existe un evidente incremento de apariciones cuando la actividad geomagnética global de la tierra incrementa.

 

Los tlingit comparten con los esquimales la creencia de que la aurora boreal la causan los espíritus de los difuntos jugando, mientras que los salteaux dicen que son los mismos, ocupados en bailar. No es coincidencia que ahora sepamos que son producidas por tormentas solares que ocurren en el astro rey y que también pueden alterar los campos electromagnéticos de la tierra. Se observa un incremento de número de reportes de avistamientos fantasmales cuando se dan estos fenómenos. El caso de Persinger evidencia que hay vinculación entre espacios electromagnéticos arrtificiales y/o naturales y las visiones paranormales, que aunque él supone causados por los lóbulos temporales, recordamos la función del hueso etmoides y pensamos que es un efecto colateral de la magnetorrecepción humana.

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Jean Bernstein (167 noticias)
Visitas:
2300
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.