Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

Cuatro organizaciones piden a Moscú que investigue a fondo un caso de desaparición y torturas en Chechenia

04/03/2011 19:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Human Rights Watch (HRW), Front Line, la Federación Internacional para los Derechos Humanos (FIDH) y Civil Rights Defenders han pedido este viernes a las autoridades rusas que investiguen a fondo un caso de desaparición y torturas en Chechenia con el objetivo de depurar responsabilidades y poner fin a las amenazas de las que son objeto tanto la víctima, Islam Umarpashaev, como su familia.

En diciembre de 2009, Umarpashaev desapareció de su casa en Chechenia y permaneció retenido e incomunicado hasta su liberación, el 2 de abril de 2010, según un comunicado conjunto distribuido por las cuatro organizaciones. Durante este periodo, Umarpashaev fue sometido a un trato "cruel e inhumano" y llegó a permanecer hasta tras meses atado a un radiador y con limitaciones de comida. La víctima alega que permaneció en oficinas de las Fuerzas de Élite de la Policía Especial Chechena (OMON).

Durante su cautiverio, la familia de Umarpashaev se puso en contacto con el Grupo Móvil Conjunto de Organizaciones de Derechos Humanos Rusas en Chechenia para reclamar su liberación y justicia. Gracias a la colaboración de este grupo, creado a raíz del asesinato de activistas en la república rusa, la familia presentó una denuncia a nivel local y trasladó el caso en enero de 2010 al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

La corte europea pidió acto seguido a Moscú que determinase si agentes de seguridad estatales habían participado en esta desaparición.

En el momento de la liberación, los captores le dijeron a Umarpashaev que le dejaban irse porque su padre había comenzado a "crear problemas" y le hicieron prometer que no diría nada de los meses que pasó retenido.

Con la liberación ya conseguida, las organizaciones pasaron entonces a pedir a las autoridades federales que asumieran la investigación de los hechos, algo que no se logró hasta enero de 2011, tras "una intensa campaña pública en apoyo de Umarpashaev" y la intervención del comisario europeo de Derechos Humanos, Thomas Hammarberg.

Sin embargo, las pesquisas desde entonces no han estado exentas de polémica, ya que, según el Grupo Móvil Conjunto y el periódico 'Novaya Gazeta', el jefe de la OMON llegó a amenazar a los investigadores con abrir fuego si intentaban acercarse a la sede de estas tropas. Tanto el Ministerio del Interior para Chechenia como la principal base militar rusa, Jankala, rechazaron las peticiones de los investigadores de acudir escoltados a Grozny.

Finalmente, el equipo logró la protección del comité investigador checheno y entró, junto al propio Umarpashaev, en las oficinas de la OMON. Sólo uno de los oficiales estuvo presente durante esta visita, pero la víctima le reconoció como uno de los autores de su secuestro. El objetivo ahora es interrogar a todos los miembros de la OMON para que Umarpashaev pueda identificar a más personas.

PREOCUPACIÓN

Una integrante de la oficina de HRW en Rusia, Tania Lokshina, ha aplaudido el "inmenso coraje" de Umarpashaev por enfrentarse a las autoridades chechenas, ya que muchas personas "están simplemente paralizadas por el miedo" y no se atreven a enfrentarse a las fuerzas de seguridad que controla "de facto" el dirigente Ramzam Kadirov.

Para el director ejecutivo de Civil Rights Defenders, Robert Hardh, el caso es un ejemplo "crudo" del fracaso del sistema de protección de testigos ruso, al menos en lo relativo a víctimas de violaciones de Derechos Humanos en Chechenia. "Revela una vez más la falta general de respeto por el estado de derecho en la región del Cáucaso Norte", ha añadido.

El presidente de la FIDH, Souhayr Belhassen, ha mostrado su deseo de que se logre "justicia" y ha calificado de "paso positivo" que la investigación la lleven las autoridades federales y no las locales. En este sentido, ha criticado la impunidad imperante en Chechenia para los casos de "secuestros y tortura". "Sólo un agente de policía ha sido condenado por torturar a un detenido", ha reprochado.

Por su parte, la directora de Front Line, Mary Lawlor, ha afirmado que las organizaciones pro Derechos Humanos están "extremadamente preocupadas por la seguridad de los activistas del Grupo Móvil que han colaborado con Umarpashaev". Por este motivo, ha pedido a la comunidad internacional que presione a Rusia para que proteja a la víctima y su entorno.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
2298
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.