Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dariana escriba una noticia?

Operación Triunfo, un negocio bajo las sombras

14/05/2009 15:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No importa quien gane, para los productores es un negocio del momento, donde no importa el después.

Desde hace años, el programa de búsqueda de estrellas de la canción, rompe índices de audiencia. Es un programa que atrae a todos los públicos, desde niños pequeños hasta ancianos, pasando por todas las edades.

La idea que transmiten al público es la de descubrir nuevos talentos y dar la oportunidad a jóvenes sin padrino a introducirse por la puerta grande en una profesión tan envidiada y codiciada. Como apoyo, una reconocida productora discográfica se involucra en el proyecto y  le da credibilidad. Producen, editan y comercializan los CD´s de las galas y y como premio del programa para el ganador y los dos finalistas, se comprometen a editar sus canciones. La cantidad de discos vendrá dada al éxito en las ventas, por supuesto, y por si la cosa funciona, además, les hacen firmar un contrato de varios años en exclusiva.

Para los jóvenes que entran en la academia todo esto es un sueño. Personas hasta ahora anónimas que tienen la posibilidad de ver cumplidos sus sueños en menos de seis meses. Una corta carrera para encumbrarse en la lista de éxitos. Para sus padres, resulta un alivio económico y para todos: padres, familiares, amigos, conocidos, vecinos y paisanos, un orgullo.

Hasta ahí, todo bien. Pero hay algunas cuestiones que no entiendo: Cómo el público no se da cuenta de que es manipulado y sigue participando en ese show sacadinero?. Como telespectadora me molesta que  intenten hacerme comulgar con piedras de molino y quieran hacerme ver que mi participación es importante cuando se las trae al pairo.

Según las modas de televisión, todo programa que se precie hoy en día debe tener un elemento discordante que, en Operación Triunfo se llama Risto Mejide: Nadie aguanta sus críticas, no tanto porque estén faltas de verdad, como por su forma ofensiva de hacerlas. Pero por eso mismo está en la mesa del jurado, casi es el protagonista de las galas. Nadie le aguanta, todo el mundo le critica, pero el morbo nos hace quedarnos pegados a la pantalla, y tragarnos los interminables anuncios sin cambiar de canal para no perdernos ni coma y ser testigos, en primera persona, de la salvajada que va a soltar esta vez y a quién. A la vez que Don Risto Mejide, marqués del despropósito, hiere en lo más profundo que puede al concursante de turno, enfocan a la dulce y sonriente Nohemí, que con su expresión  reprobatoria a los métodos educativos del susodicho, deja claro que no son compartidos.

A Risto a veces le cuesta mucho contener la risa (se le nota), esa risa que tiene que sujetar apretando los labios con boquita de piñon mientras le tiembla el moflete al comprobar una y otra vez que su manipulación a la audiencia le sale como le da la gana. Para él es una apuesta que siempre gana y al hombre, que no es tan fiero como lo pintan (pero que le pagan -y le pagan muy bien- para que haga su papel de ogro feroz), le da la risa. Sabe de sobra que el concursante al que peor trate, recibirá el respaldo de los televidentes que le apoyarán sobremanera, incrementando los imgresos con su participación en llamadas al 905 y los mensajes al 7522. Eso forma parte del negocio y Risto Mejide se gana sobradamente el sueldo que le pagan.

Gana el concursante cuyos allegados más dinero gastan en llamadas y mensajes

A los heróicos  concursantes, que tienen que soportar obligatoriamente las vejaciones a que son sometidos por parte de este personaje (personalidad que interpreta Risto), no les queda más que las lágrimas o una leve sonrisa irónica. De cualquier modo, tomen la actitud que tomen, aguantar el tipo estoicamemte para que no se derrumbe su dignidad, merece un respeto por mi parte.

Que hacen mientras humillan a sus hijos esos padres? quizá firmen también un contrato de mantenerse calladitos so pena de indemnizaciones millonarias, si no, no entiendo como ningún padre -o madre- de los concursantes de ésta y anteriores ediciones del programa no se han manifestado al respecto.

Todo por qué o para qué? si al final quien gana el concurso es quien más dinero tiene?

Gana el concursante cuyos allegados más dinero gastan en las llamadas y mensajes. Los que consigan acceder al programa por sus propios méritos como promesas de la canción  y con recursos económicos limitados, se quedan en el camino.

Quizá el secreto esté en trabajar duro en la academia para no ser nominado, pero estamos igual; en la final, el ganador será el que más recursos económicos tenga.

La producctora de Operación Triunfo sabe esto. Sabe que el concursante que gana no tiene por qué ser éxito de ventas, pero tampoco importa, el negocio está ya hecho. Entre el beneficio que les reporta la publicidad, los patrocinios de las firmas de discos, coches, lacas, maquillajes y electrónica,  los beneficios de llamadas y mensajes, además de la venta de los Cd's de las galas y la revista temática, hacen su agosto. Si le añadimos las giras que organizan para firma de autógrafos y conciertos, el negocio es redondo.

Y los triunfitos? qué más da? como bien dice Risto: "son un producto".

Si tienen éxito les seguirán explotando mientras dure el contrato que tienen firmado en exclusiva (creo que durante 5 años). Si resulta que funciona y se convierten en nuevos ídolos de la juventud, estupendo! y si no obtienen los beneficios esperados, también estupendo! No pasa nada, los dejan en el olvido y le dan paso a los siguientes, los que vendrán el proximo año en la siguiente edición, sangre fresca para vampiros hambrientos.

No se engañen, la productora del programa sabe que el más votado es el que más recursos económicos tiene pero que a la hora de vender los discos, cada una de esos familiares, amigos y detractores de Risto Mejide, que se han gastado miles de euros en llamadas y mensajes, sólo comprará un ejemplar del CD editado, por eso, el negocio está en el programa, sin importar el después de los concursantes porque, ese, ya no es su negocio.

A Risto a veces le cuesta mucho contener la risa


Sobre esta noticia

Autor:
Dariana (2 noticias)
Visitas:
4876
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.