Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan De Las Rocas escriba una noticia?

Once.

17/01/2011 14:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No hay bien peor repartido que la suerte. Por ello, desde que el hombre es hombre ha intentado encontrar una fórmula que atraiga la buena fortuna y ahuyente la mala

Se han dado cuenta que tanto por ciento de su organismo ha estado influenciado por una fuente quizás desconocida hasta el momento. Un empresario afirmó una vez que el éxito sobre las cosas se debe más a una inclinación religiosa; que a un continuado esfuerzo, que al final no es bien remunerado. En esa extraordinaria entrevista que se hizo de su gran secreto y éxito en los negocios, afirmó que la clave del triunfo se debe a la adoración de objetos que no tomamos mucho en cuenta. Una vez le obsequiaron un arcabuz (arma pirata), era una pistola del siglo XVII que fue encontrado en unas de las excavaciones en ciudad francesa. Lo tenía en un estante bien cuidado y cada vez que alguien veía esa gran pieza de colección, el dueño de aquella pistola siempre daba una reseña historia para no quedar mal con sus invitados, al costado o mejor dicho al frente de ahí se encontraba una mesa de billar, la cual todos sus asistentes que querían lucirse en el juego podían hacerlo.

El comenzaba a informar a sus invitados que las habituales armas blancas de los piratas eran cuchillos, espadas, lanzas, hachas de abordaje, espolones, chuzo etc. Entre las armas de fuego estaban: pistolas, arcabuces, arcabuzillo, mosquete etc. Ellos disparaban sobre todo al principio del abordaje, ya que en la lucha cuerpo a cuerpo no daba tiempo de recargarlas. Cuando se escuchaba su versión, todavía no estaba lo interesante, estaba algo frío y se esperaba una trama enganchadora para al fin agarrarle cierto interés. Seguía contando la historia con mucho entusiasmo hasta que finalmente soltó un dato importantísimo, ese dato era que vio al dueño de aquella arma. Sonó extraño pero agregó que en esa noche después de despedir a sus invitados, se quedó dormido en un sofá de esa sala de juego. Su mirada quedó de frente observando aquella mesa de billar, luego afirmó que en su sueño aparecieron unas personas vestidas de la época (piratas), tenían unos sombreros extraños y prosiguieron a jugar.

Cuando toda su conversación fue grabada se hizo un minucioso estudio de lo mencionado, y se llegó a una conclusión puntualizada. La historia registraba a los piratas, corsarios, bucaneros, filibusteros como asaltantes de barcos, ese era su trabajo, apoderarse de la carga, de los pasajeros importantes sin dañar sus futuros bienes. La precisión de sus armas era muy escasa a larga distancia, de un solo disparo y se tardaba mucho tiempo en recargarlas. Los cañones también eran imprescindibles para romper el velamen del barco y evitar que huyera.

Es posible que en sí mismos no tengan ningún poder y que seamos nosotros quienes se lo otorguemos con nuestra fe

También destrozaban el velamen por medio de hachazos al momento de abordar, todo eso para inmovilizarlo, y tras un primer disparo de pistolas y mosquetes, pasaban a la lucha cuerpo a cuerpo con cuchillos, dagas, patadas etc. Como verán es una función netamente de asalto y robo, no hay otra función alterna que pueda decir otra acción fuera de eso. Lo curioso de la conversación grabada fue el instante que comenzaron a jugar billar en una mesa de pool moderna: era una mesa con el tapizado azul y los bordes de madera; éstos pueden tener pintados de negro los sitios del borde pegados al agujero. Fue totalmente extraño el análisis de ese conversatorio, de una persona que encontró fortuna al basarse de una imagen de piratas jugando billar en el nuevo milenio. Su vida se tornó mágica al hacer las cosas que en un principio no podía hacerlo. Uno de los piratas según su testimonio poseía una barba negra muy pronunciada, luego agarró aquella pistola del estante y dio un disparo; supuestamente no disparaba e incluso no quería moverse de ahí para ser víctima de barbanegra como lo apodó esa vez.

Ahí nació lo mágico, la pistola fue encontrada en suelo francés, en un grupo de restos de antigüedad, además el billar posiblemente lo inventaron los franceses. El nombre proviene de la palabra francesa bille, traducido por bola. Se preguntarán ahora mis estimados que tiene que ver el uno con el otro. Simplemente son misterios inexplicables que no poseen una lucidez total, llega la fortuna en una creencia inverosímil que no se ajusta a la realidad de cualquier ser humano. La pregunta es ¿Acaso los piratas jugaban billar antes de asaltar los barcos?... da una impresión a simple vista, no cabe duda que el sueño del emblemático empresario encerró muchos paradigmas y que a partir de ahí, en solo creer en eso pudo hacer su grandiosa fortuna. Por las noches afirmaba escuchar ruidos en su sótano, cada vez que bajaba para presenciar lo ocurrido no veía nada, solo estaba su pistola colgado en la pared. Lo agarraba cada cierto tiempo, jugaba con el en el espejo, paseaba en su jardín con el, hasta cuando tomaba una decisión importante lo tenía presente y se lo posicionaba en su mentón de abajo hacia arriba. Una vez se lo robaron en una borrachera, pero afirmó que la esencia ya estaba con él, inmutable como un brillo de sol.


Sobre esta noticia

Autor:
Juan De Las Rocas (1 noticias)
Visitas:
2474
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.