Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que No Se Utiliza escriba una noticia?

No olvidar….y trabajar por la democracia y la solidèz de las Instituciones de nuestros Estados y del Mercado

12/03/2010 18:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Recordar es un acto de respeto, un ejercicio de justicia y de dignidad.-

Europa  Press

Hoy es un dia muy especial.- Muchos diràn, como “todos”.- Pero no es asi….si bien siempre debemos agradecer la posibilidad de un dia màs, porque ello nos habla de que aùn hay cosas por hacer, lo cierto es que hoy es un dia…”para recordar” dicen muchos….otros decimos “para no olvidar”… a aquellos que fueron objeto, del crimen terrorista.-

En atención a ello, el articulo del Blog de hoy, sin dejar de lado mi especialidad, tratarà de abarcar, al volcar la misma, el hecho que hoy, como debe reiterarse en cada 11 de Marzo de nuestras vidas y como en cada fecha relacionada con un hecho de esta magnitud, como lo fuera el del 11 de setiembre de 2001, debe ser tenido presente.-

Se expresa en un articulo aparecido hoy en el Periòdico “El Pais” …”recordar es un acto de respeto, un ejercicio de justicia y de dignidad. En el Día Europeo en Recuerdo de las Víctimas del terrorismo, es una exigencia moral, un alegato a favor de la decencia y de los valores humanos. Decencia y valores que no poseen los asesinos. Principios que nos imponen la evocación de los que murieron, y el ejercicio continuado de solidaridad con quienes siguen sufriendo las consecuencias de la violencia terrorista. Dedicamos un día al año al recuerdo de las víctimas, de todas las víctimas. Y debemos trabajar el resto de los días del año para que se cumpla la ley y se haga justicia, que es la mejor manera de honrarlas” ( 11 de Marzo: Día Europeo en Recuerdo de las Víctimas del terrorismo: Cecilia Malstrôm y AlfredoPerezRubalcaba), que nos hace considerar, entre otros, un punto importante: “recordar”, si …“no olvidar” …pero trabajar, en especial aquellos que por su función, pueden lograr las modificaciones legislativas necesarias, para la aplicación de la Justicia por medio de la ley.-

Expresaba Juan Pablo II, en la Carta Encíclica Sollicitudo rei socialis, 24; cf. Catecismo de la Iglesia Católica, 2297: Entendemos por terrorismo el propósito de matar y destruir indistintamente hombres y bienes, mediante el uso sistemático del terror con una intención ideológica totalitaria. Al hablar de terror nos referimos a la violencia criminal indiscriminada que procura un efecto mucho mayor que el mal directamente causado, mediante una amenaza dirigida a toda la sociedad. Las acciones terroristas no se refieren sólo a un acto o a algunas acciones aisladas, sino a toda una compleja estrategia puesta al servicio de un fin ideológico. Juan Pablo II ha señalado que: “No se pueden cerrar los ojos a otra dolorosa plaga del mundo actual: el fenómeno del terrorismo, entendido como propósito de matar y destruir indistintamente hombres y bienes, y crear precisamente un clima de terror y de inseguridad, a menudo incluso con la captura de rehenes. Aun cuando se aduce como motivación de esta acción inhumana cualquier ideología o la creación de una sociedad mejor, los actos del terrorismo nunca son justificables“.- Esta aproximación nos permite captar que la maldad del terrorismo es más profunda que la de sus actos criminales, ya de por sí horrendos. Existe una intención inscripta en esos actos que busca un efecto mayor con el fin de aterrorizar a una sociedad y hoy, incluso, al mundo entero. El terrorismo busca una “utilidad” más allá de sus crímenes; intenta que un grupo muy reducido de personas mantenga en tensión a toda la sociedad, obteniendo una amplia repercusión política, potenciada por la publicidad que obtienen sus nefastas acciones. Los terroristas cuentan con que su actividad criminal es “rentable” en términos políticos y, por eso, la justifican como “necesaria” en virtud de sus propios objetivos. No pueden ocultar la naturaleza lamentable de sus acciones, pero tratan de darles un “sentido” político que las haría, en su opinión, legítimas. El recurso al terror, junto con el intento de su justificación política ante la sociedad a la que se aterroriza, es lo que da un carácter específico a la violencia terrorista que la distingue de otros tipos de violencia”.-

El terrorismo es, también, distinto de la simple delincuencia organizada. Las organizaciones terroristas suelen mantener contactos con diversas agrupaciones delictivas. Pero, mientras otros grupos de delincuentes sólo tienen como fin el propio lucro, el terrorismo tiene fundamentalmente una finalidad política que presenta como justificativa de sus acciones, a las que trata de dar la mayor publicidad posible, a diferencia de lo que hace la delincuencia ordinaria.

Los terroristas cuentan con que su actividad criminal es “rentable” en términos políticos y, por eso, la justifican como “necesaria” en virtud de sus propios objetivos

Dentro de la ideología marxista-revolucionaria, a la que se adscriben muchos terrorismos, entre ellos el de ETA, es normal querer justificar sus acciones violentas como la respuesta necesaria a una supuesta violencia estructural anterior a la suya, ejercida por el Estado. A su juicio, la violencia de Estado sería la violencia originaria, verdadera culpable de la situación conflictiva, en la medida en que es anterior a todas las demás y puede ser ejercida con más medios El Magisterio de la Iglesia es unánime al declarar que el terrorismo, tal como lo hemos definido anteriormente, es intrínsecamente malo, y que, por tanto, no puede ser nunca justificado por ninguna circunstancia ni por ningún resultado.-En este sentido, volvemos a repetir la condena que hicimos en 1986, en la Instrucción Pastoral Constructores de la paz: “El terrorismo es intrínsecamente perverso, porque dispone arbitrariamente de la vida de las personas, atropella los derechos de la población y tiende a imponer violentamente el amedrentamiento, el sometimiento del adversario y, en definitiva, la privación de la libertad social”.- La presencia del terrorismo difunde en su entorno una verdadera “cultura de la muerte” en la medida en que desprecia la vida humana, rompe el respeto sagrado a la vida de las personas, cuenta con la muerte injusta y violenta de personas inocentes como un medio provechoso para conseguir unos fines determinados e impulsar de este modo un falso desarrollo de la sociedad. La vida humana queda así degradada a un mero objeto, cuyo valor se calcula en relación con otros bienes supuestamente superiores.- En definitiva, el terrorismo es un rostro cruel de la “cultura de la muerte” que desprecia la vida humana por pretender el poder “a cualquier precio” y que coloniza las conciencias instalándose en ellas como si se tratara de un modo normal y humano de ver las cosas. El terrorismo busca dos efectos directos y negativos en la sociedad: el miedo y el odio. El miedo debilita a las personas. Obliga a muchos a abdicar de sus responsabilidades, al convertirse en objeto de posibles acciones violentas. No nos referimos sólo a los asesinatos, sino también a las amenazas, insultos y actos violentos que hacen imposible en la vida cotidiana la convivencia en paz y libertad, hasta el extremo de comprometer la propia legitimidad de los procedimientos democráticos. No pocos son víctimas de una espiral de terror o de extorsión económica, soportadas dolorosamente. Ceder al chantaje de la violencia, por temor, lleva a la sociedad (individuos, grupos, instituciones, partidos políticos) a no enfrentarse con suficiente claridad al terrorismo y a su entorno, de forma que los terroristas monopolizan, con frecuencia, el dinamismo de la vida social y el significado político de algunos acontecimientos. Además, se llega a aceptar como inevitables violencias menores que extienden el clima de crispación y confrontación.- El miedo favorece el silencio y ante hechos como el que recordamos hoy, quienes puedan expresarse por escrito u oralmente, o intervenir en organismos u asociaciones y quienes deben aplicar la ley, para hacer justicia, tienen la obligación de mantener vivo esos hechos.-

Debemos sentirnos orgullosos al conocer hechos, como los que nos expone José Manuel Rodríguez Uribes (Valencia, 1968) Director General de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, dependiente del Ministerio del Interior, desde 2004: “Debe reconocerse la reacción solidaria de la sociedad española y la ejemplar superación del riesgo de una reacción xenófoba por las propias características de aquel atentado terrorista, una matanza indiscriminada de 192 personas, dirigida contra la civilización y la razón por el terrorismo islamista. Además, la experiencia del 11-M nos ha servido para reforzar la seguridad contra el terrorismo islamista, pese a seguir siendo un peligro a largo plazo. Y tengo que añadir que en estos seis años se han cumplido los principales objetivos que demandaron las víctimas del atentado”.

Lo importante es que, en septiembre de 2008, el Tribunal Supremo dictó una sentencia firme, tras un juicio realizado con todas las garantías, precedido de una rigurosa labor de investigación de las fuerzas de seguridad. Otros países que han sufrido atentados del terrorismo islamista de gran envergadura, como Estados Unidos, en septiembre de 2001, y Londres, en julio de 2005, no han logrado el resultado judicial de España. En España se ha hecho justicia. Ha funcionado el Estado de derecho. No podemos devolver la vida a los muertos, pero 1.831 víctimas han sido reparadas. Puedo decir que tenemos el sistema de resarcimiento de víctimas más completo, reconocido por la ONU y la OSCE. No es por causalidad, pues tenemos la experiencia de más de 40 años del terrorismo etarra. La Ley de Solidaridad de Víctimas del Terrorismo de 1999 es una buena base, pero la mejoraremos” (Reportaje: “En España ha funcionado el Estado de Derecho”; periódico “El Pais”, 11/03/2010) .-

PRIMERA PARTE

DRA.SUSANA B.FERRO ILARDO

AGENDAR!!

LOS DIAS 17 AL 19 DE MARZO DE 2010, SE CELEBRA EN LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA "EL XXII CONGRESO INTERNACIONAL DE ALUMNOS DE DERECHO PENAL".- TEMA GENERAL "CORRUPCIÒN".- EN EL MISMO, DISERTARAN DESTACADAS PERSONALIDADES DEL DERECHO PENAL.- SALAMANCA-ESPAÑA.-

Recordar..es una exigencia moral, un alegato a favor de la decencia y de los valores humanos.- El resto del y de los años.. debe trabajarse para que se cumpla la ley y se haga justicia


Sobre esta noticia

Autor:
No Se Utiliza (16 noticias)
Visitas:
2735
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.