Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Olvidar, la difícil tarea de un parroquiano

12/05/2019 00:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Lo que es cierto, estamos al borde de la pobreza y los salarios por sus constantes devaluaciones se achicharran

Fuente Literaria

.

Es fácil ver niños en el regazo de sus madres, tomando leche materna de sus senos, otros se acuclillan para ver pasar por el piso, los mendrugos de pan que dejan caer las personas, mientras caminan por los pasajes, veredas y aceras de la gran urbe.  Mientras, la radio y prensa dicen lo mismo sobre el presidente bolivariano de Venezuela que no desea desligarse del poder.

Lo que es cierto, estamos al borde de la pobreza y los salarios por sus constantes devaluaciones se achicharran al ir a los puntos de mercado.

Observé, al pasar con mi pequeño vehículo a Rusmania atravesando la calle, con su brazo erguido y en yeso provocado por un golpe de su esposo.  Tenía tres niñas y, cada mañana iniciaba su recorrido por el mercado principal en la búsqueda de harina de maíz para sus niñas., vestía con una sotana de dormir andrajosa que pertenecía a su bisabuela. Su esposo, un hombre corpulento, con una abundante cabellera blanca, ojos pardos de expresión comprensiva y aire jovial, tenia que ocupar un puesto de vigilancia porque el desempleo aumentaba casi a diario.

Cada uno se ve en entrecejos. Pero, sigue su camino en silencio, como lo hacen, hombres desgarbados que se dirigen a la plaza central para leer la prensa. Aquí, ya atardece. Me levante a cocinar ante que la luz sufra su nuevo apagado, es algo rutinario, un país tan rico. Pero, empobrecido por los falsos comunistas, ya nadie desea esbozar una sonrisa y la salida de los pequeños es notorio, los grandes centros comerciales se encuentran solos, ya nadie comparte con la gran familia.

Esta gente, la misma, recorrieron los pasillos del poder, utilizando la imagen militar. La mayoría de nuestros niños han muerto de hambre y enfermedades y todos, como los abuelos dejaron de resistirse.

Estamos en el colapso y corrupción humana de un gobierno facsímil y que escribe su propia historia, teniendo como base la propiedad del robo, toda propiedad es un robo. Sin duda, es el colapso de la sociedad moderna en mi país.

Se cumple un ciclo en mi vida, igual al de mi padre, corro para no entrar en estos anillos, todo, se desvanece entre las nieblas, es nuestro propio existir. Nadie, busca la verdad, un Estado republicano llevado a un nivel deprimente por los propios políticos, a pesar, que nuestra historia se encuentra en los libros y, es nuestra propia historia.

Es un fenómeno generacional, es lo más bajo de nuestra sociedad, debemos burlar la historia y aprender de ella, lo anecdoctico, perdimos la oportunidad de vivir una época motivacional, solo se persigue los intereses personales y acabar de robar, nuestra propia casa. Ladrones que frecuentan bares para diseñar las películas violentas en mi país, me hablan de orden y moral, es falso. Son seres que despojan al prójimo y son crueles, mordaces y codiciosos. Acá el destino nos echó una gran broma.

, es una retórica del nuevo mundo comunista, hacer aparecer que todo va bien y cuando, llega el agua al cuello, de una manera rápida, buscan a Rusia para solucionar problemas.

Nuestros ancianos, no mueren solos en frías residencias y, no tenemos huérfanos.

Estamos ocultos en una gran prisión. Pero, los venezolanos aman al soberano presidente que eligieron, no hay objeción

Nuevas lágrimas empiezan a deslizarse por las mejillas de Dorotea, pero les gusta sufrir y se conforman con lo expresado en plantas televisivas. Aquí, todos habían aprendido a robar por sí mismos, menos trabajar.

Me encuentro en la calle con gente muy pobre, huérfanos indigentes, ancianas obligadas a cuidar a sus nietos, somos otra historia.

Otros detallan sus posesiones y cargos públicos.  Algunos tienen hasta granjas.  La historia en la calle constituye otra verdad y, somos testigos de ella.

Bajo los designios de esta sociedad, nos hemos convertido en violentos, hay que levantar los ojos y ver al Padre y orar. Se debe dejar atrás las supersticiones y, pensar en nosotros y no tener la mirada pérdida, en Venezuela no hay revolución. Menos Bolivariana.

Camino por los pasadizos de la ciudad para llegar a la entidad bancaria, son los mismos personajes y ancianos, nos tienen en un ir como venir, un cuento de aventuras. Es como correr el malecón de Puerto Cabello de un lugar a otro. Al terminar sentarse en la fuente de las sirenas para ver a los lejos, los barcos que se acercan a la rada con sus alimentos de cuarto nivel para nuestra población, recibimos alimentos de baja categoría, bajan nuestros reflejos y capacidad de razonar, es un esclavismo, nos llevan al colonialismo.

El gran acertijo es preguntarnos, ¿Quién alienta una guerra religiosa al sur de la India con miras a Venezuela? Teniendo presente que el mundo musulmán no esta acorde con las ideas y proyección del pensamiento personal y político de Nicolás Maduro Moros al no saber seleccionar a sus grupos de poder.

Hay una desventaja, el venezolano tiene un pensamiento frío ante su realidad y, no se sabe cuantos han huido a las otras ciudades y quienes admiten convivir con una persona depresiva que retoma algunas pautas del pasado.

Rickert, con el pelo greñudo y desaliñado, entiende las indiferencias y la triste sensación de que su vida asume retos de ese pasado. Las voces se tornan angustiantes y ya hace días que no hay un abrazo. Quazil llega del Castillo del Cerro Azul y posterga una respuesta, por los momentos hay que sacar los platos de la nevera y sentarse en la mesa para entender que ya no hay comida, menos menaje para los días por venir. Mientras, los niños esperan la muerte, sin culparse. Sus padres eligieron a la persona que seguirá dirigiendo la patria, ¡Cuanta ignorancia!

Así que, el parroquiano estaextraviado

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1159 noticias)
Visitas:
4038
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.