Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan B. Viñals Cebriá escriba una noticia?

La olvidada Ermita de la Virgen de los Desamparados de Marchalenes

23/04/2014 14:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

LA OLVIDADA ERMITA DE LA MARE DE DEU DELS DESAMPARATS MARCHALENES (Tradiciones desaparecidas)

LA OLVIDADA ERMITA DE LA MARE DE DEU DELS DESAMPARATS MARCHALENES (Tradiciones desaparecidas)

Donde ahora en la ciudad de Valencia, se encuentran las calles Málaga y su contigua Alquería de la Estrella; hasta bien entrada la década de los años sesenta del siglo XX, precisamente frente por donde discurría descubierta la caudalosa acequia de Mestalla, justamente en donde se formaban los brazos de Algirós y Rambla dando la cara a la gran ciudad, se hallaba la popularísima Ermita de Marchalenes, oratorio dedicado bajo la advocación de la Virgen de los Desamparados.

La preciosa ermita y el espacioso huerto eran propiedad del Gremit dels Corders (Gremios de Sogueros). Llamados coloquialmente menadors (menadores)hace más de dos siglos tenían su huerto de trabajo y su capilla en la calle En-Sendra, pero en el año 1908 decidieron trasladarse a las afueras de la ciudad y más concretamente al populoso Marchalenes, en donde en esta barriada de extramuros adquirieron de don Vicente Palau, más de diez anegadas de tierra de huerta, con moreras y otras clases de árboles. Los lugareños desde aquel entonces siempre le hemos llamado corrientemente pero en valenciano Huerto de los Menadores, el mencionado recinto fabril se encontraba cercado por unos altos y gruesos muros con una sola puerta principal de muy buenas proporciones. En su interior además de las trece sendes(sendas) y sus correspondientes rodes (ruedas), el cercado tenía gran cantidad de higueras, plátanos y acacias, formando los gruesos árboles unas líneas paralelas caminos (sendes) largas y relativamente estrechas.

Durante el mes de julio de 1936, elementos extraños venidos de fuera de Marchalenes, destrozaron el interior de la ermita, y las imágenes fueron violentamente, sacadas del recinto sagrado y arrojadas junto a la orilla de la acequia de Mestalla, en donde fueron quemadas.

Personas mayores que vivieron por aquellos tiempos de esplendor de la Ermita de Marchalenes, y que gustaban rezar en tan pizpireta Ermita, nos comentaron, -que el altar mayor se encontraba presidido por una preciosa imagen de la virgen de los Desamparados (atribuida a Vergara según el periodista Baltasar Bueno, publicado en Las Provincias).

La Ermita más vititada más visitada por los fieles valencianos

Fue coronada con gran esplendor y brillantez, una semana después que la de Valencia. En otro de los altares se encontraban la virgen del Rosario, patrona del arrabal de Marchalenes, San Juan Bautista, y el Cristo de la Sangre, primer patrono que fue del Gremio de Sogueros, que tenían como preciado lema .- “Lo millor del mon el canem de Valencia”. (Lo mejor del mundo el cañamo de Valencia). Sus fiestas conmemorativas anuales, de gran resonancia, adquirían gran relieve y gozaban de gran popularidad en toda Valencia festiva.

Terminada la contienda civil la Ermita fue utilizada como modesto taller de unos artesanos artistas falleros, hasta que en los finales años sesenta, por mor a la especulación fue derribada sin ninguna contemplación, hurtando así, otra de las reliquias de este poblado mitad lacustre mitad huertano.

 

La Coronación de la Virgen de los Desamparados se celebró con gran fastuosidad y se realizo una semana después de coronar a la Patrona de Valencia. En la construcción de la ermita de la Mare de Deu aparte del Gremio de Sogueros  cooperaron en gran manera  el vecindario de Marchalenes, aportando materiales, trabajo, porteando arena desde río, y de otras muchas diferentes maneras.

El erudito valenciano don Luís B. Lluch Garín, en una visita que hizo cuando la Ermita entonces estaba ocupada últimamente por unos artesanos falleros, dejaba escrito lo siguiente.- “De la ermita no queda más que el edificio. Toda su fábrica es de ladrillo, y sus hastíales de mampostería. Su estilo gótico adornado con fajones impostados, óculos, arcos apuntados y tímpanos, tiene como remate una airosa y elegante espadaña de dos hornacinas con cruz y veleta de hierro labrado. La planta es rectangular, y termina formando un ábside con tres nichos para imágenes. En sus paredes resaltan unas pilastras dóricas y un cornisamento que sirve de asiento a un techo plano, La entrada la ocupa un coro con barandilla de hierro”.


Sobre esta noticia

Autor:
Juan B. Viñals Cebriá (1591 noticias)
Visitas:
7205
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.