Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

El olor del cáncer fue la primera pista que los perros rastreadores siguieron hacia la detección temprana del mal

30/03/2012 15:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Fue en 1989 que un perro detectó por primera vez el cáncer de su amo. Luego llegaron los perros rastreadores y ahora la teoría de que cada cáncer tiene un olor específico es válida. Ha entrado en todos oncológicos

El cáncer, conjunto de enfermedades en las cuales el organismo produce células malignas sin orden ni concierto, mata y mata mucho. Se calcula que solamente en España se diagnostican cerca de 162.000 nuevos casos de cáncer al año y que a nivel global la enfermedad se llevará entre 2005 y 2015 a unos 84 millones de personas. Lo peor es que, todavía nos falta mucho camino por recorrer y no hemos conseguido ninguna solución definitiva, en el tema detección.

De momento nuestra arma más efectiva es la de la detención temprana de la enfermedad, algo vital porque cuanto más tiempo transcurre los tratamientos conocidos se vuelven ineficaces. Es por esto que gran parte de los esfuerzos de la comunidad científica se vienen centrando desde hace largo tiempo en encontrar métodos eficaces para el diagnóstico temprano del cáncer, pero hay que superar siendo dos los principales problemas:

Hay determinados tipos de cáncer para los que simplemente todavía no existe ningún sistema de detección precoz eficaz. Por ejemplo tenemos el de pulmón, el cual solamente es diagnosticado antes de que la enfermedad se propague a otros órganos en un 15% de los casos.

Otros métodos de diagnóstico, como el análisis de sangre oculta en las heces o la biopsia, son poco eficaces en la detección temprana de varios tipos de cáncer, son muy intrusivos y caros, etc.

Necesitamos pues dar con alguna solución que permita diagnosticar cualquier tipo de cáncer en sus primeros estadios de desarrollo. Sin duda todo un reto que la ciencia parece estar cerca de revolver gracias a… el olfato de los perros y el aroma del cáncer.

El mejor amigo del hombre, el perro, está al lado de su amo en momentos difíciles como cuando su aliento delata un cáncer de pulmón

Células de un melanoma. El hallazgo podría facilitar la invención de una "nariz" para detectar tumores en la piel. Una forma común del cáncer de piel podría diagnosticarse por el "aroma" que emana, afirman los expertos en Estados Unidos.

Investigadores del Centro Monell, de Filadelfia, tomaron muestras del aire emitido directamente de la superficie de células cancerosas de la piel y descubrieron ciertas diferencias del extraído de la superficie de piel sana. Según ellos, esto ofrece la posibilidad de realizar pruebas de detección del mal baratas e indoloras. Nuestro hallazgo podrían permitir detectar a tiempo el cáncer de piel, según la Dra. Michelle Gallagher

"La piel libera una serie de sustancias químicas llamadas "componentes orgánicos volátiles", muchos de las cuales despiden una esencia. Los investigadores del Monell Center usaron una tecnología avanzada de cromatografía, método de análisis físico-químico, para identificar la composición química del aire. El estudio se realizó en 22 pacientes, 11 con epitelioma basocelular y en 11 personas sanas.

Todas las muestras contenían los mismos ingredientes, pero el equipo reveló que los pacientes con cáncer presentaron concentraciones marcadamente distintas de determinadas sustancias químicas.

La Dra. Michelle Gallagher presentó los resultados del proyecto en la conferencia anual de la Sociedad Americana de Química. Gallagher planea ahora construir perfiles de otros tipos de cáncer, incluyendo al melanoma maligno.

Perros detectores

Por otra parte, un equipo británico en los últimos años se ha estado dedicando a entrenar a perros para que detecten tumores oliendo la orina de los pacientes.

La Dra. Carolyn Willys, investigadora en el departamento de Dermatología del Hospital Amersham en el Reino Unido, integra el grupo de especialistas que ha adiestrado a perros para detectar cambios sutiles en el olor de la orina.

Estos cambios podrían indicar la existencia de distintos tipos de cáncer, como el de próstata, y el de piel.

El olfato canino, según ella, es una de las habilidades más sensibles de que se dispone, y tiene la ventaja de estar "conectada" a un cerebro programado para identificar diversos tipos de esencias.

"Tiene un gran potencial de uso. La detección de estos componentes orgánicos volátiles podría ser la mayor contribución a la diagnosis del cáncer.

"Además no es invasiva y es una forma simple de detectar la enfermedad", agregó Willys.

Otros proyectos en el mundo contemplan también analizar los componentes del aliento para detectar determinadas sustancias químicas emanadas por tumores pulmonares.

Lo importante no es el olor: uno de los más importantes especialistas de cáncer y su detección es el Dr. Mario Marini para quien el olor no tiene importancia

Algunos expertos en cáncer de piel no consideran que el hallazgo sea tan importante y que de lograrse fabricar una "nariz detectora de cáncer" sería más que nada "complementario".

"No creo mucho en esas cosas", dijo a BBC Mundo el Dr. Mario Marini, profesor titular de Dermatología del Hospital de Clínica, de Buenos Aires, Argentina.

“Suena muy hermoso, pero no puedes basarte en un aroma para un cáncer” según el Dr. Mario Marini.

Según Marini, la clave hoy en la lucha contra este tipo de cáncer reside en realizar "tratamientos biológicos específicos" basados en detectar los cambios genéticos del melanoma.

El olfato de los perros no se ha perdido como el de los humanos. Ha dado pie a la "la nariz olfativa" que capta olores diversos incluidos los del cáncer

Las primeras menciones sobre la capacidad de los perros de sentir el olor de los tumores malignos fueron en el año 1989. Investigaciones posteriores demostraron que estos animales pueden ayudar a diagnosticar ciertos tipos de cáncer, como el de piel, mama, ovarios, vesícula biliar, próstata, así como el de intestino.

Científicos alemanes aseguran que los perros rastreadores son capaces de detectar el cáncer de pulmón, si se les entrena. Esta conclusión se ofrece tras un estudio de un equipo de científicos dirigidos por Thorsten Walles, del Hospital Schillerhoehe, que caracterizó el descubrimiento como un "gran paso adelante”

En el experimento tomaron parte cuatro canes: dos pastores alemanes, un pastor australiano y un labrador. Además, para participar en el estudio se seleccionó a 60 pacientes con cáncer de pulmón, 50 con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y 110 voluntarios sanos.

Los investigadores entregaron a los participantes tubos de ensayo llenos de un tejido que mantiene bien el olor y les hicieron respirar profundo. Después de eso, los animales se 'sentaban' delante de esos tubos. Resultó que los perros aprobaron la tarea con éxito en un 71% de las ocasiones. Además, los investigadores comprobaron que los animales no se confundieron con el olor específico de los pacientes con EPOC y de los fumadores.

No obstante, los científicos todavía no pueden identificar qué componentes químicos pueden detectar los perros. Se espera que después de resolver esta cuestión, sea posible desarrollar dispositivos electrónicos para diagnosticar cáncer en los momentos iniciales de la enfermedad, lo cual es una gran ayuda. La hazaña de los rastreadores la recogió tambien en su día la revista European Respiratory Journal.

Los animales entrenados pudieron pasar con éxito la prueba en diversos países e incluso probando a perros policía. Lo cual sugiere que en un futuro podría emplearse su fino olfato para el diagnóstico temprano del tumor.

Un nuevo examen realizado por investigadores diversos aparentemente muestra que a los “perros rastreadores” les basta con "oler el cáncer" de pulmón en el aliento de los pacientes. El hallazgo podría mejorar significativamente los métodos de detección temprana de la enfermedad, que es la forma más mortal de cáncer en el mundo, según publica la revista Freakonomics.

En el resumen de la investigación se explica que el pronóstico de los pacientes de cáncer de pulmón depende en gran medida el diagnóstico precoz, esto lo recalcan todas las publicaciones. Aire exhalado de los pacientes puede representar la muestra ideal para el futuro de detección de dicha enfermedad. Sin embargo, la aplicabilidad clínica de las actuales tecnologías de sensores de diagnóstico basadas en análisis del patrón de la señal sigue siendo incalculable debido a su incapacidad para identificar un objetivo claro. Para probar la solidez de la presencia de una hasta ahora desconocida de compuestos orgánicos volátiles en el aliento de los pacientes con cáncer de pulmón, triunfaron también los perros policía.

Según dijo Science Daily: “En la respiración de los pacientes con cáncer de pulmón, es probable que haya rastros de algo que echa para atrás al perro cuando olfatea a su amo. Algunos canes ladran o parecen gimotear o gruñir como si algo fuera mal. Es como si hubieran olido alguna pista. El sentido de olfato de los perros puede detectar lo que el médico no puede quizás hasta que sea demasiado tarde.

La diferencia es que todo eso ocurra en una etapa muy temprana de la enfermedad. Nuestros resultados confirman la presencia de un marcador estable de cáncer de pulmón. Este es un avance en el diagnóstico de la enfermedad, pero todavía tenemos que identificar con precisión los compuestos observados en el aire exhalado de los pacientes. ¡Es lamentable que los perros no se puedan comunicar a la bioquímica del olor del cáncer!”.

El tema de la relación posible entre el olfato de los perros y el olor de su dueño canceroso se originó gracias a Freakonomics.

Era como si escribiera un economista informal que se dedica a explorar el lado oculto de las cosas. Ese economista terminó en 2005 inspirando un libro no de ficción que publicó la Universidad de Chicago. Lo escribieron el economista Steven Levitt y el periodista del New York Times Stephen J. Dubner. La obra fue considerada como una mezcla feliz de la cultura y la economía. Para fines de 2009, habían vendido cuatro millones y medio de ejemplares.

Luego apareció un blog de Freakekonomics. Y tuvo gran difusión y tráfico gracias al libro. Aparecían sus cosas en varios diarios sobre todo el New York Times, por Stephen J.Dubner. Pero lo que ayudó a las noticia de los perros y el cáncer fue la columna de la periodista tara Parker-Pope "on Health" (sobre la Salud". Con Freakonomics colaboraron varias universidades y eso ayudó al estudio del tema.

El libro es una colección de artículos de "economics" no exactamente de economía escritos por Levitt, sin duda un experto informal que ganó prestigio aplicando la teoría económica a diversos que por lo general no tocan los economistas "tradicionales". Acepta sin embargo el modelo microeconómico standard neoclásico de maximación útil.

En Freakonomics, Levitt and Dubner afirman que la economía es una raíz. Algo así como el estudio de incentivos. Las cuestiones que trata el libro son distintas entre sí y abarcan un abanico de tópicos que van desde el Ku Klux Klan hasta el negocio de las drogas pero felizmente entre estos temas abigarrados y snob estaba uno muy positivo el de la fidelidad del perro hacia su amo cualquiera sea la condición en que este se halle. Aunque sea al borde de un cáncer.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1645 noticias)
Visitas:
8992
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.