Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Consejero Del Dia escriba una noticia?

El ojo de gallo y su tratamiento

12/06/2018 18:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Consejo al Día El ojo de gallo y su tratamiento

Si sufres de un dolor constante debido a una protuberancia o callo en tus pies, es probable que sufras de un ojo de gallo. Además sin que te des cuenta, puede que esta lesión esté infectada, por lo que aparte del dolor constante, también padezcas de ardor, comezón, mal olor, etc.

Clínicamente se le conoce a este mal como heloma interdigital o heloma Moll. Es una lesión que se genera entre el cuarto y quinto dedo del pie, provocada por la queratosis que genera la presión excesiva sobre el pie.

Básicamente es un callo o protuberancia que genera mucha incomodidad y dolor, pero además el roce constante con el calzado produce laceración, generando una herida que si no es atendida, puede devenir en contaminación.

¿Por qué aparece el ojo de gallo?

image

Si los zapatos aprietan, la presión que es ejercida termina por causar callosidades como las de este tipo. El verdadero daño resulta cuando el calzado se usa durante un tiempo prolongado. El callo comienza a erosionarse y producir una herida.

El ojo de gallo es común en las mujeres que tienden a usar calzado muy estrecho hacia la punta, y además si se trata de tacones, éstos tienden a aumentar la presión sobre la zona del pie donde más callos pueden generarse.

A veces el ojo de gallo se confunde con papiloma humano, pues son heridas de aspecto similar, sin embargo el ojo de gallo además de excoriarse, se inflama, y es cuando produce dolor agudo. En algunos casos la humedad de la zona termina produciendo bacterias y hongos en la herida.

A pesar de las características ya descritas, es importante acudir con un podólogo, quien podrá determinar si se trata o no de un ojo de gallo.

¿Cuál es el tratamiento más efectivo?

image

Existen muchos tratamientos naturales y caseros que puedes utilizar en caso de padecer esta enfermedad.

Puedes Sumergir los pies en una mezcla de vinagre de manzana junto con agua y jabón, o en agua muy fría (con hielo preferiblemente) y sal, hasta que las callosidades se ablanden para luego exfoliarlas con una piedra pómez. También puedes aplicarte aceite de ricino durante diez días sobre la lesión hasta que esta desaparezca.

Otra opción es cubrir la herida con cascaras de limón todos los días hasta que ésta desaparezca. Puedes usar una cebolla bañada en vinagre de la misma forma que la cascara de limón. Asegúrate que la cebolla haya reposado un día entero bañada en vinagre.

Frota por el callo, aspirinas, vitamina E o vitamina A, previamente pulverizadas, todas las noches hasta que la lesión desaparezca.

Si ya has probado algunos de los tratamientos mencionados, existe la opcion de exfoliarte la callosidad con el podólogo. Sin embargo, no es una solución definitiva, pues la exfoliación solo retira la herida durante un tiempo.

La manera más eficaz de eliminar un ojo de gallo de forma irreversible es a través de una cirugía; que garantice la eliminación de la protuberancia ósea. Esta cirugía debe ser realizada solo por podólogos profesionales, no arriesgues tu salud con personas que desconozcan los procedimientos adecuados.

El ojo de gallo y su tratamiento Consejo al Día


Sobre esta noticia

Autor:
Consejero Del Dia (252 noticias)
Fuente:
consejoaldia.com
Visitas:
3183
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.