Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que José Carlos Del Coso escriba una noticia?

Ojalá me equivoque

30/01/2013 20:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Yo estoy plenamente convencido de que el partido de esta noche entre Real Madrid y Barcelona va a ser un auténtico tostón. De esos encuentros en los que echas más cuenta a la bolsa de pipas que al césped o al mando a distancia que al juego. El partido será un tostonazo porque así lo dicen los precedentes y las mermas que destila el Real Madrid. Un aburrimiento puro, visto por millones de personas cuya única justificación ante el televisor será el aura de ambos equipos y el picante de la emoción por si pasa algo en algún momento. Solo Messi, Iniesta, Cristiano, Ozil y demás podrán librarnos de otra batalla campal diseñada por Mourinho para mantener su puerta a cero aún a sabiendas de que está torturando a millones de personas. Mourinho tiene la enorme y una de las últimas oportunidades de demostrar que es un entrenador "top". Ni más ni menos que superar al Barcelona en clara inferioridad de condiciones. Es la hora de que el técnico luso demuestre lo que pregona y refleje en alguna ocasión lo que esconde su currículum tan peculiar. Es la hora de la estrategia, pues si el Real Madrid llega en inferioridad clara de condiciones contra el Barcelona, Mourinho, que se autoproclama como entrenador Top, y Roura que no se autoproclama como nada, debería equilibrar la balanza a base de inteligencia táctica y emocional. Me temo que no pasará nada de eso. Como en otras ocasiones, la libreta técnica y el cuaderno de apuntes le llevarán al camino más cómodo: encerrarse atrás y encomendarse a una genialidad de sus referentes en ataque. Yo soy de los que piensan que las bajas sí tienen mucha importancia cuando tu equipo tiene una plantilla limitada. Otrora bautizada como la mejor de la historia, aquellos que consideren al equipo merengue como plantillón o los mejores del mundo, o con profundidad de armario, nada han de temer por perder una justificación clara ante un resultado adverso. La defensa y el portero que presentará el Real Madrid, por mucho que se esfuerce a estas alturas, no es mejor que la de Osasuna, Valladolid, Granada o Sevilla, con todos mis respetos. Una defensa hambrienta de minutos y de difícil configuración podría ser una presa cotidiana para la armada culé. A priori no se me ocurre otro calificativo para la defensa merengue que la de posibles muñecos en manos de Messi. Por eso pienso que Mourinho pondrá un autocar de dos plantas ante la portería de Adán o Diego López. Existen otros caminos que exigen otro tipo de riesgos, pero al mismo tiempo exigen más valentía y por lo que hemos visto en otras ocasiones, Mourinho carece de tales dosis. El Real Madrid es un equipo partido en dos desde la llegada de Mourinho, donde la defensa y el ataque jamás se saludan si se cruzan por la calle, y donde un centro del campo inoperante por incomparecencia ha de decantarse por pertenecer a un grupo u otro en cada partido. Generalmente el centro del campo madridista se decanta más por destruir lo ajeno que por construir lo propio. Por tanto, una conclusión razonable sería pensar que las bajas de Ramos, Pepe, Coentrao o Marcelo por sobrepeso, en nada deberían perjudicar al ataque madridista. Digamos que si el Madrid aspirase a marcar hoy tres goles, sus bajas defensivas no deberían ser un obstáculo para tal objetivo. Porque los ausentes, los centrales titulares aportan al juego ofensivo tanto como pueden aportar los suplentes, es decir, absolutamente nada. El principal problema madridista, que además se convertirá en la principal justificación de Mourinho, será la lentitud de su defensa y la falta de concentración y seguridad por la falta de rodaje. Esto es así porque así lo ha querido su entrenador desde pretemporada. Si decidió quedarse con Albiol y Arbeloa, y ahora resultan insuficientes para afrontar estos partidos, a él se le deberá. Si sigue insistiendo en seguir usando la técnica del ostracismo con jugadores que no deciden su propio futuro pensando en los deseos de su técnico como es el caso de Carvalho, también se le deberá a él. Si ha preparado el mes de enero y febrero para un jugador como Coentrao, relegando a un segundo plano la recuperación de Marcelo, a él se le deberá. Si se empeña en reclamar las sobras de los equipos ingleses disfrazadas de polivalencia y demostradas "infravalencias", como es el caso de Essien, su responsabilidad es. Y si tiene un auténtico conflicto de seguridad con un portero itinerante y otro que también llega con la vitola de suplente en su anterior equipo, su culpa será. El Real Madrid tiene actualmente lo que ha querido tener. El equipo más poderoso económicamente tiene un plantillón en la contabilidad y una plantilla cogida con pinzas sobre el césped. La falta de rigor técnico de su entrenador, la ausencia de sentido común de su directiva y la divina providencia del fútbol que ha castigado su enorme soberbia con una plaga de lesiones y sanciones, podrían poner al Real Madrid nuevamente al filo de la podredumbre táctica ante todo el mundo. Ojalá me equivoque en beneficio del fútbol y en perjuicio de Mourinho. Ojalá se vea un partido en que cada equipo mire de arriba abajo a su rival con la única intención de humillarle alejándose de la preocupación lusa de ser humillado. image NOS INTERESA TU OPINIÓN, PUEDES DEJAR COMENTARIOS Y PARTICIPAR EN LAS ENCUENTAS... COMPARTE ESTE ARTÍCULO CON TUS AMIGOS

Más sobre


Sobre esta noticia

Autor:
José Carlos Del Coso (104 noticias)
Fuente:
blogeltestigo.blogspot.com.es
Visitas:
912
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.