Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Leonardo Pittamiglio escriba una noticia?

"Oh" de Oval y la electroacústica

17/09/2010 07:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Oh de Oval dibuja una extrañísima silueta en la música electroacústica. Los particulares títulos de los tracks (onomatopéyicos), son consecuentes con las inéditas composiciones que se reproducen en ellos, raras en muchísimos sentidos

En tiempos en que la hipercreatividad reina en el mundo de las grandes urbes y se derrama de las copas de la inacabada lista de eventos que se celebran mundialmente, no existe noticia que no sea reveladora y cualquier noticia puede serlo, incluso las que no lo llegan a ser. Mi noticia reveladora comienza aquí.

Oh de Oval dibuja una extrañísima silueta en la música electroacústica. Los particulares títulos de los tracks (onomatopéyicos), son consecuentes con las inéditas composiciones que se reproducen en ellos, raras en muchísimos sentidos: la métrica, la ausencia de ritmo, la furtividad con comienzan y acaban cada una, y muy especialmente, por la moldura transparente y perfecta que logran entre los sonidos airados de las cuerdas de guitarra y las notas sintetizadas que emulan estos mismos sonidos.

Sin dejar los elementos electrónicos de ser tales, y que cualquiera percibiría con claridad al oír Oh, Oval logra transfigurar estos sonidos en las notas que producen las guitarras acústicas o los instrumentos reales. Obra inmensa de exquisito vanguardismo y valor es este EP de sólo 25 minutos, inspirado por igual en Al Dimeola y Paco de Lucía que en Richie Hawtin y Aphex Twin.

La guitarra es la figura que acapara la carátula de este CD, y más aún, es este instrumento la esencia de la música contenida en Oh. Un trabajo para amantes de la guitarra y de quienes gustan oír las notas en detalles precisos, como las notas que se producen con la sumatoria táctil sobre la cuerda, en un estilo que me recuerda a Steve Howe de Yes. Y sin embargo, ninguna guitarra se utiliza en Oh.

Pues Markus Popp, mentor de los Oval, no es el guitarrista clásico del que todos tenemos una idea (Keith Richards, Jimi Page), por eso la toca de una manera sólo propia en él: ejecutándola en la Mac, “de mentira”, del modo como si realmente tañera las cuerdas. La música se construye al azar, de manera libre; Popp llevado por la improvisación y como si estuviera produciendo “música real”. No es guitarrista de formación, pero sabe interpretar la música en general, por eso utiliza adecuadamente los aparatos digitales al momento de imitarla. No la toca realmente a la guitarra: le extrae una secuencia de notas como si la tocara con dos manos.

La guitarra es la figura que acapara la carátula de este CD, y más aún, es este instrumento la esencia de la música contenida en Oh

La batería digitalizada es un elemento muy notorio en “Hey”, la primera pieza, y escaso e incluso ausente en el resto del CD. En la cuarta, “Oh!”, la oímos por última vez. Al igual que el tratamiento digital del instrumento de la guitarra, los samplers de percusión insisten en la idea de imitar las texturas acústicas de los instrumentos reales de percusión. ¿Quién se apercibiría del artificio?

Los soundscapes aparecen con eventualidad, pero no son elementos prominentes como en sus discos anteriores; era de esperarse, se sabe, porque las cuerdas de la guitarra acústica no producen sonidos espaciales sino concretos.

Y si este EP de cuarto de hora parece demasiada construcción musical, que podremos decir de su doble LP que seguirá a este trabajo, que ya se sabe tendrá el nombre de O y no recorrerá un camino muy diverso a esta pequeña muestra maestra.

A amantes del sonido acústico y del folk franco y natural yo regalaría este EP de Oval, y así acariciarían el futuro, vivenciarían el presente que no vieron e inadvertidamente traficarían con algo sacrílego: los sonidos digitales. Oh es el disco que menos podía yo esperar de este conjunto. Una grata sorpresa y una obra que disfrutaré siempre.

"concise, highly detailed pieces that are a conscious nod to the culture of instant gratification." - Popp refiriéndose a su propia música.

__________________________________________________________________________

VALORACIÓN FINAL:

Puntaje: 38/40


Sobre esta noticia

Autor:
Leonardo Pittamiglio (54 noticias)
Visitas:
2805
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.