Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gerson E. A. Arenivar escriba una noticia?

Oferta de Visiones..

19/03/2010 17:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No sé si algún día las cosas fueron simples. Tal vez no, porque como seres humanos parece que nos gusta lo complicado. Pero, a medida que nuestras capacidades técnicas, conocimientos científicos y necesidades sociales, emocionales y espirituales han ido aumentando, también han proliferado una gran cantidad de visiones de mundo. 070427_vendedor2 Estas visiones son tan variadas que van desde el escepticismo científico, pasando por los odios étnicos y afiliaciones políticas, hasta una credulidad espiritualista que usa un lenguaje muy elaborado, ambiguo y pretendidamente místico. Nuestro mundo parece un mercado (más que un centro comercial, según lo habíamos destacado en un artículo anterior) y podemos oír en los puestos las grandes ofertas, incluso podemos sentir los jaloneos de expertos vendedores invitándonos a probar su supuesto delicioso fruto.

Sólo debemos estar alertas.

Como ya en el artículo "El Gran Centro Comercial" hemos hablado de algunas cosas postuladas en el párrafo anterior, no será necesario redundar acá en ellas. Sin embargo, hay una cuestión que considero que siempre debemos tener presente: Nuestros paradigmas. Es decir, nuestras maneras de ver la vida, porque si no los revisamos con regularidad, podríamos terminar viviendo de una manera irreal.

No debemos ser paranoicos, pero hay que estar alertas. ¿Por qué? Porque la forma en que vemos al mundo afecta directamente la forma en que somos en el mundo, es decir, afecta qué hacemos y cómo lo hacemos. Piensa por ejemplo en los grupos radicales que auspician el odio y la violencia (y que todavía se amparan en los derechos civiles que creen que ellos sí tienen). Sus acciones están dirigidas y motivadas por su desequilibrada forma de ver la vida. Y lo mismo se puede decir del fanatismo religioso, del escepticismo científico, o del espiritualismo pseudocientífico. Sin embargo, lo que llama mi atención no es que creamos o dejemos de creer lo que queramos, después de todo tenemos esa prerrogativa, sino que hay personas que aceptan tal o cual visión del mundo sólo porque es conveniente, o le da licencias para hacer ciertas cosas, o porque no tienen criterio propio.

encrucijada Cada uno de nosotros es libre de ver la vida como quiera verla. Pero también es nuestro deber examinar ese lente por el cual vemos la vida. Y ante la oferta de visiones que pululan a nuestro alrededor, quiero proponer dos parámetros que pueden ayudarnos a estar alertas y examinar de manera objetiva la visión del mundo que realmente sea adecuada:

1. Un Núcleo de Principios: Es decir, nuestra visión del mundo no puede estar centrada en sentimientos, ni en interpretaciones científicas (o extrapolaciones científicas), ni en gurúes (aunque puedan tener algo bueno que decir). Es en Principios que debe centrarse nuestra visión del mundo. Los Principios siguen la Ley de la Siembra y la Cosecha. Son evidentes por sí mismos, incluso si se los quiere ignorar. Hablo acá de Amor, Paz, Fe, Dominio Propio, Gozo, Bondad, Mansedumbre, Desarrollo, Laboriosidad, Integridad...

2. Los Motivos: Aún si una nueva oferta de visión de mundo surge y pretende tener como centro principios, lo que debemos examinar son los motivos de dicha visión y nuestros propios motivos. Porque no importa cuánto nos esforcemos por parecer algo, no importa cuánto tiempo, dinero y energía gastemos, si nuestros motivos no son los correctos, nada puede estar correcto.

Lo que quiero destacar es que es muy fácil que se nos digan cosas bonitas, que se nos hable del amor y la paz y sobre nuestro inmenso potencial; pero como seres excelentes es necesario echar un vistazo minucioso a los paradigmas que adoptamos, para que veamos qué tan efectivos son y serán en realidad.

El hecho es que una visión equilibrada de la vida, centra en Principios y guiada por los motivos correctos, nos ayudará a entender nuestro lugar en el mundo, nos escudara del fanatismo y nos mantendrá por la senda de la excelencia personal. El mundo necesita de hombres (y mujeres) íntegros y leales, justos y decididos. Y la forma en que vemos la vida puede ayudarnos a ser este tipo de personas.

Hasta la próxima.


Sobre esta noticia

Autor:
Gerson E. A. Arenivar (566 noticias)
Fuente:
vivirlaexcelencia.blogspot.com
Visitas:
4605
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.