Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Odre tras la neblina del río

19
- +
16/06/2019 19:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La neblina cruza nuestro rostro, bajo los sueños de cada lágrima por desear estar en tu alma

Fuente Literaria

 

Los ríos se encuentran perezosos y lloran para que vuelvan los bosques,

Y ríos.

Arenas que forman piedras en papel blanco y tinta azul. Calles formadas con molinos

Vacíos.

 

Desde que me despedí de tu mano, con el paso del rayo y las nieves de antaño. Ya me despido

De tu cuerpo.

En quienes, más he confiado, hermanos y familiares, nietos, de las nubes harapientas del verano.

Mi sombra, sola me habla en voz baja junto a las polillas y chiripas, ratones de mi vecindario, porque mis vecinos no les agrada la higiene.

 

Me despido del planeta tierra, ante el fracaso, las cajas de música y la escritura. De los bosques y casas de madera.

Tu amiga silenciosa, deja el pretexto. Bebamos sangría y vino. Entonces, canciones a media noche, a la luz y anochecer de los murciélagos.

 

Deja de llenarte de humaredas y la triste mirada, deja correr en tu rostro, la velada, leo tus sueños y me despido de la nostalgia y depresión.

El firmamento nos conduce a nuestro nacimiento

 

Alzo la triste mirada, los trenes parten bajo la lluvia. Me despido de la memoria, de las palabras, entre lobos.

 

Verdad, no me prestes atención. Soy un pecador. Soporto, el misterio de tu existencia, la jaula donde me encontraste.

 

Tengo mucho pasado, desde una Iglesia Evangélica hasta un Monasterio, curas yéndose al abismo con monjas y cuidadoras.

 

Son sueños que caminan al pasado.

 

Es cualquier tarde, no me preguntes, sí te amaba o no te amaba. En tu rostro solo puedo ver sueños, nunca realidades, lo iluminas con tu triste mirada.

 

Las acequias se llenan de humareda, hojas quemándose unas con otras. Todos partimos, desde la lluvia.

 

Me despido de la memoria y la nostalgia, de estos poemas. Palabras y más palabras. Para ocultar lo único verdadero: que respiramos y dejamos de respirar.

 

La muerte.

 

Emiro Vera Suárez, 16. / 06/ 2019

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1033 noticias)
Visitas:
337
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.