Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sol Arrieta escriba una noticia?

Los Obvios en puestos de frutas y verduras

19/05/2011 19:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ahora sí, todos anaranjados y desparramados por la casa, han llegadoLos Obviosa mis manos. Ernesto se les acerca cada tanto con cariño, ojalá sean buenos augurios, aunque no crea en ellos. Se ha cumplido una meta, no importa qué pase con ella, acá están, como si me avisaran que no tengo que comerme más las uñas.

imageGracias a Faca, mi compañero de vida y consentidor permanente en cada una de las locuras que emprendo, granmúsicoy compositor pero, sobre todo, mi gran amor; aCaly, mi padre y hacedor de la espectacular estética del libro, humorista gráfico, sarcástico en su expresión artística, como pocos, con realismo y originalidad; a Alicia, mi madre e impulsora de la lectura desde muy pequeña, culpable en gran parte de mi extraño oficio, deberías volver a pintar ; a Selva, mi hermanita y amiga incondicional con quien pasamos largas horas hablando pavadas cada vez que nos vemos, otra que lleva el arte como estandarte; aVelchay Hernán, dos de mis más importantescompañeros de letrasy grandes escritores, además de grandes personas y amigos; a todas las amigas y todos los amigos que me impulsaron para que esto suceda y no veían la hora de que saliera; y a todas y todos los que están del otro lado de la pantalla, que no quiero enumerar por miedo a que la memoria me traicione, pero ustedes saben...

Decía Jean Paul Sartre que el mundo podría existir muy bien sin la literatura, e incluso mejor, sin el hombre . Todo es prescindible en esta vida, también nosotros y nosotras. Pero el arte abre ideas y de esas ideas se valió la obra de este magnífico filósofo.Ejercer las artes de escribir y de leer, bien o mal, es el camino más acertado por el cual podremos cosechar en el transcurso los frutos del árbol de la revolución cultural, esa que tanto nos hace falta para permitirnos romper con las barreras que nos aíslan, cualquiera sea el lugar en el que nos encontremos.Hace alrededor de diez años que me ocupo del primero de los oficios y muchos más del segundo. Pero es la primera vez que tengo la oportunidad de mostrar parte de mi material recopilado en una misma obra, si es que puede asignársele semejante título. ¿Por qué ahora? Simplemente porque quiero decir cosas, quizá no grandes cosas, ningún descubrimiento científico, filosófico ni mucho menos político. Sino esas cosas que molestan, que zumban tras nuestra oreja todos los días en lo irritante de la sociedad. Como todos y todas saben, no alcanza con querer decir, porque la industria editorial actual emana sólo los productos que le servirán como valores de uso, para acumular capital, a partir de costos irrisorios y ridículos —no es una novedad, tampoco, que los ylas artistas vivimos con lo justo—. Pero, afortunadamente, hace unos dos años me encontré en este paseo de las letras con dos grandes personas, Luis y Patricia, que me han acompañado y apoyado en todo momento de la misma forma (e incluso mejor) que lo haría Alfaguara con una escritora que viveen un country de San Isidro. Con el "agravante" de que vivo a más de mil kilómetros de la ciudad de la furia.Los Obvioses un rejunte de ficciones, aunque me gusta llamarles pseudo ficciones. Cualquier similitud con hechos reales que encuentren en los textos no es mera coincidencia. El país está cambiando, pero lo más importante es que están cambiando las mentalidades. Sin embargo, siempre que exista la exclusión social (marginación económica, de género, sexual, represiones, etcétera) estaremos en la lucha. Los textos que expongo en este libro son, precisamente, una expresión de esta última.Las Obvias y los Obvios son todas aquellas mujeres y todos aquellos hombres que miran la realidad por sobre el hombro y cuya longitud nasal les impide ver al que está a su lado padeciendo. Cada una de estas pseudo ficciones refleja, en mayor o en menor medida y con mayor o menor evidencia, las realidades de éstos y éstas.imageEn los cuentos tiendo a jugar con la manifestación psíquica de los personajes en los diversos procesos sociales. La intolerancia y la inmediatez, como rasgos fundamentales de un neoliberalismo entrado en años, suelen aparecer con frecuencia. La violencia tanto física como emocional son revelaciones que surgen implícita o explícitamente en otras ocasiones. Encontrarán, también, algunas ficciones sobre sucesos puntuales acontecidos durante la época más nefasta de nuestro país.El objetivo de publicar estos relatos es, puntualmente, llegar a todos los Dudosos y a todas las Dudosas para que se diviertan y reflexionen pero, además, para que lo lean esos Obvios y esas Obvias que se quedarán con lo superficial y, de algún modo, el mensaje les tocará sin que lo noten la consciencia.

Pueden pedirme a mí un ejemplar o, si están en otros puntos del país o en otros países, pedirlo directamente aCreadores Argentinospara que se los envíen. Ya les contaré cuándo es la presentación.

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Sol Arrieta (72 noticias)
Fuente:
cotidianidadeshumanas.blogspot.com
Visitas:
4582
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.